Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Medicina Deportiva del Grupo Quirónsalud

  • Codo de tenista o golfista, el síndrome que apenas afecta a estos deportistas

    Dr. José Tabuenca, jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid


    iStock-539244329iStock-539244329¿Conoces los términos codo de tenis o codo de golf? Estos hacen referencia a una serie de lesiones que surgen por el sobreesfuerzo que se caracterizan por presentar dolor y malestar en la región externa o interna del codo y que afectan, sobre todo, a la inserción de los tendones flexores y extensores del antebrazo y de la muñeca. Sin embargo, y a pesar del nombre con el que se conoce la lesión, los deportes de raqueta o el golf son la causa directa de tan solo el 5% de los casos.

    Estas lesiones se producen con mayor frecuencia al realizar actividades de la vida cotidiana que suponen esfuerzos repetitivos de los músculos del codo. La epicondilitis y la epitrocleitis las puede padecer entre el 1 y el 3% de la población general, algo más habitual en el sexo masculino entre los 40 y los 50 años. Es común en personas que trabajan con ordenadores, que realizan tareas del hogar, o aquellas que desempeñan su labor profesional en la construcción, la jardinería o la carpintería. De hecho, se puede considerar que una de las mayores causas que generan este problema en el siglo XXI es el abuso o mal uso de ordenadores, tabletas digitales y teléfonos.

    Uno de los problemas más importantes de las personas a las que se diagnostica codo de tenista es que esta clínica se cronifica con facilidad al no ser diagnosticada y tratada de forma adecuada y con rapidez. En al menos un 20% de los afectados por codo de tenista, los síntomas pueden persistir más de un año. Si la duración de la lesión se alarga, puede resultar invalidante y ser más difícil de tratar.

    Existe controversia en lo que se refiere a la causa que origina el codo de tenista o el codo de golfista. La lesión básica podría ser una rotura visible o microscópica en la inserción de los músculos en epicóndilo o epitroclea. Los pacientes refieren dolor al coger un peso o al apretar para saludar con la mano y, en los casos más severos, aparece incluso en reposo.

    La exploración clínica muestra dolor selectivo localizado sobre el epicóndilo o epitroclea, en el origen muscular, que se extiende difusamente por la cara externa o interna del codo. Este dolor se incrementa con la extensión o flexión contra resistencia de muñeca y dedos. Aunque el diagnóstico es clínico, si no mejora con un tratamiento inicial, es recomendable realizar una ecografía o resonancia que podrían mostrar alteraciones en los músculos del codo.

    En lo que se refiere al tratamiento, siempre se debe iniciar de forma conservadora, y se deben considerar tres componentes principales: protección, disminución de la inflamación y fortalecimiento de los músculos y tendones. Las medidas de protección incluyen la modificación del tiempo o intensidad de aquellas actividades deportivas o laborales que agravan el dolor, con la realización de descansos y estiramientos. Asimismo, la utilización de brazaletes o coderas, con un ancho de entre cinco a seis centímetros, ayuda a que haya menos tracción en la zona de inserción del músculo y, por consiguiente, menos dolor.

    Para dis¡minuir la inflamación del tendón, se puede aplicar hielo masajeando suavemente la zona dolorida durante cinco minutos. También se pueden emplear distintas modalidades de fisioterapia, como masajes de fricción, ultrasonidos, iontoforesis, técnica EPI y medicación antiinflamatoria.


    Técnicas quirúrgicas

    Se deben realizar estiramientos y ejercicios de fortalecimiento de los músculos y tendones afectados, una vez se haya conseguido disminuir ligeramente el dolor con las medidas anteriores. Si con estas medidas no se mejora, pueden estar indicadas las infiltraciones con corticoides o plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento) en la zona de máximo dolor. Para evitar recaídas, los pacientes que realicen actividades deportivas o manuales específicas (tenis, golf, cadena de montaje, etc.) necesitan una evaluación del gesto que realizan y modificación de este si fuera necesario.

    Se habla de fracaso del tratamiento conservador cuando el paciente no mejora entre los seis meses y un año. Un 7% puede no mejorar con estas medidas, precisando entonces tratamiento quirúrgico. Se han descrito diferentes técnicas quirúrgicas, dirigidas a disminuir la tensión que ejercen los tendones extensores sobre el epicóndilo, con la desinserción del mismo y favoreciendo la vascularización del hueso subyacente mediante perforaciones.

    En la actualidad se utilizan para ello, además de la cirugía abierta convencional, técnicas semiinvasivas como la artroscopia de codo. A los tres meses, los pacientes vuelven gradualmente a su rutina. Se autorizan las actividades deportivas cuando el paciente alcanza el 80% de su resistencia o fuerza habituales.

  • Deporte y mayores: en el ejercicio físico la jubilación no existe

    Dr. José Tabuenca

    Jefe del servicio de Traumatología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

    El ejercicio físico, como tantas otras cosas, no tiene edad. De hecho, los mayores son de los que más se benefician de una buena actividad física, siempre adaptada a sus condiciones, ya que la tensión arterial se reduce, igual que la inflamación y la pérdida ósea. Unos beneficios que pueden ayudar a mejorar su estado físico y reducir la medicación que necesite.Deporte y mayores: en el ejercicio físico la jubilación no existeDeporte y mayores: en el ejercicio físico la jubilación no existe

    Sin embargo, antes de iniciar cualquier práctica deportiva hay que realizar una valoración previa del estado físico, que incluya un estudio cardiológico y analítico para comprobar el estado de salud del mayor. Además, es necesario conocer las patologías de las que esté siendo tratado, para establecer una pauta física personalizada.

    El desempeño de las articulaciones es clave, por eso en personas de edad más avanzada se aconsejan ejercicios que no generen un aumento de la sobrecarga articular.

    Entre las prácticas individuales de bajo impacto, las más recomendables son la natación, la bicicleta, y entre los deportes colectivos se aconsejan prácticas como el pilates, el Tai Chi y determinados tipos de yoga.

    Los mayores que se decidan por alguna de estas prácticas deportivas no deben olvidar la utilización de calzado adecuado, hidratación constante y, si realizan la el ejercicio al aire libre, no han de olvidar protegerse del sol.

    Además, en determinadas personas que han mostrado desgaste articular puede estar indicado tomar suplementos nutricionales de colágeno que permiten que el ambiente en el que se encuentra el cartílago de sus articulaciones mejore.

  • Los tenistas también deben ‘cubrirse’ las espaldas

    Dr. Luis Serratosa

    Jefe del Servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

    Los deportes de raqueta son, como mínimo, cosa de dos. Una equidad en la pista que también se traslada al cuerpo del tenista, aunque en el eje corporal siempre hay una parte más involucrada que otra en el ejercicio. De hecho, este desequilibrio fisiológico es origen de muchas lesiones en el tenis y una de las consecuencias más comunes es el dolor de espalda, que generalmente se localiza en la zona lumbar.Los tenistas también deben 'cubrirse' las espaldasLos tenistas también deben 'cubrirse' las espaldas

    Las causas guardan probablemente relación con el hecho de ser asimétrico, y con los continuos movimientos de rotación, hiperextensión y flexión del tronco. Esto hace que la musculatura del tronco del tenista deba ser capaz de soportar estos movimientos continuos y exagerados.

    Además, los desplazamientos laterales son muy comunes en tenis, y requieren arrancadas con gran potencia y paradas bruscas, lo que tampoco ayuda a la espalda de los jugadores.

    Por todo ello, ante posibles molestias en la espalda la estrategia de prevención se debe basar en el desarrollo de toda la musculatura del tronco y la pelvis para ganar estabilidad. Además, también es recomendable una elección de la raqueta adecuada (tensión del cordaje, grip, etc) y una técnica correcta.

  • La respiración, un aliado para cualquier deporte

    Dra. Lorena Comeche

    Jefa asociada de Neumología del Hospital Universitario Quironsalud Madrid

    Cuando empezamos a hacer cualquier deporte nos preocupamos del equipamiento necesario, damos mucha importancia al calentamiento previo para evitar lesiones, y nos esforzamos por aplicar la técnica más adecuada para conseguir los mejores resultados.

    La respiración, un aliado para cualquier deporteLa respiración, un aliado para cualquier deporteSin embargo, apenas le dedicamos atención a la respiración, quizá porque es algo natural, que hacemos de forma automática desde el nacimiento y nos acompaña siempre, hagamos deporte o no. Por eso, aunque nos limitamos a coger y soltar aire, cuando aceleramos el ritmo hay veces que nuestra respiración no nos acompaña, tenemos sensación que no nos entra suficiente aire.

    El oxígeno llega hasta nuestro organismo a través de los pulmones y es fundamental para el funcionamiento de los músculos. Cuando realizamos ejercicio aeróbico lo necesitamos en grandes cantidades. De hecho, durante un esfuerzo intenso un deportista entrenado puede incrementar su consumo hasta 30 veces, en comparación con cuando está en reposo. Por ello, si somos capaces de controlar y entrenar nuestra respiración, llevaremos una mayor cantidad de oxígeno a los músculos de forma más eficiente.

    Lo habitual es que cojamos aire por la nariz y lo expulsemos por la boca, aunque también hay personas que respiran por la boca. En principio, no hay consenso. Respira como lo hagas de forma natural. Hacerlo por la nariz ofrece ventajas: el aire entra más limpio en los pulmones y en condiciones adecuadas de temperatura y humedad. Sin embargo, alrededor del 50% del trabajo que implica movilizar el aire se realiza en el trayecto de la nariz a la boca, por eso cuando estamos fatigados tendemos a reducir la inspiración por la nariz, respirando por la boca.

    Intenta coger aire profundamente, desde el diafragma, hasta llenar los pulmones por completo, para utilizar toda la capacidad pulmonar. Notarás que el abdomen se hincha. Y a continuación, expulsa el aire por completo.

    Varios aspectos nos pueden ayudar a mejorarlo y sacarle más rentabilidad: es muy útil concentrarte en tu propia respiración, intentando reducir la frecuencia e incrementando el volumen de aire movilizado; la propia práctica del ejercicio desarrolla nuestra capacidad pulmonar; no olvidemos ejercitar y fortalecer la musculatura abdominal, diafragma y musculatura torácica para ayudar a nuestra respiración. También es clave realizar el ejercicio con una postura erguida, sin encorvarnos, y mantener la cabeza siempre al frente.

  • En el tenis, el suelo pélvico también juega

    Dra. Gema García Gálvez

    Unidad del Suelo Pélvico el Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid

    Los beneficios del ejercicio físico como parte de una vida saludable son de sobra conocidos. Todos sabemos cómo puede repercutir a nivel cardiovascular, para estilizar la figura o para liberar estrés… Pero existe un área anatómica, aún no bien conocida por muchos, que sufre especialmente con la actividad física tipo carrera o salto: el suelo pélvico.

    En el tenis, el suelo pélvico también juegaEn el tenis, el suelo pélvico también juegaDesde que la evolución determinó que caminaríamos erguidos, toda la presión abdominal que ejercemos recae sobre un plano muscular que cierra la cavidad inferior de la pelvis y que, además, es el sostén de órganos tan importantes como la vejiga, el órgano reproductor y el recto. De este modo, cuando resulta dañada tiene consecuencias que van desde la desagradable incontinencia urinaria al prolapso genital en mujeres.

    En el primer puesto de la lista de deportes altamente lesivos del suelo pélvico estarían el atletismo, la gimnasia deportiva, el baloncesto, el voleibol, el balonmano, el fitness o la equitación. Correr, esquiar, patinar, pero también jugar al tenis o al pádel, también pueden considerarse deportes de riesgo, pero en menor medida que los anteriores. En el lado opuesto, el remo, el ciclismo, la natación y el golf podrían denominarse deportes seguros para el suelo pélvico.

    En concreto, el tenis y el pádel precisan carrera y salto que se asocian a una contracción repetida del abdomen y la consecuente hiperpresión y daño del suelo pélvico.

    Muchas tenistas, que además han sido madres, sabrán de lo que hablo, porque al impacto físico se le suma el daño del embarazo y parto vaginal, factor de riesgo para presentar los temidos escapes de orina.

    Por lo tanto, todo deportista debe tener esto en cuenta y contrarrestar este daño con un fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico realizando los conocidos ejercicios de Kegel: unas 10 contracciones rápidas y 10 lentas de 3 a5 veces/día, sin ayudarse de otros músculos (rectos abdominales, glúteos, aductores). Para saber si la contracción se está realizando correctamente, podemos introducir en el caso de mujeres 1-2 dedos en vagina, en posición sentada, comprobando el aumento del tono en torno a los dedos, a la vez que colocamos la otra mano en abdomen para confirmar que no está contraído.

    En definitiva, no subestiméis este daño crónico y repetido que el deporte genera en el suelo pélvico, ya que hasta una de cada cinco mujeres se ven obligadas a dejar el ejercicio físico por incontinencia urinaria.

    ¡Tonifica y consulta al especialista!

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de La salud del deporte
Sobre este blog

La actividad deportiva se ha instalado de manera definitiva en nuestro día a día, tanto a nivel profesional como de aficionado. Y es que mantenernos activos gracias a la práctica de algún deporte se ha convertido en un elemento fundamental para disfrutar de una vida saludable gracias a sus múltiples beneficios físicos y psicológicos. Si quieres conocer todo lo que el deporte puede hacer por ti, y cómo practicarlo de forma segura, en este blog podrás encontrar los mejores consejos de nuestros expertos en medicina deportiva.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.