Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Medicina Deportiva del Grupo Quirónsalud

  • Así son las lesiones de los pilotos de MotoGP y así se curan

    Dr. Ángel Charte, especialista en Medicina Interna del Hospital Universitari Dexeus–Grupo Quirónsalud

    Director Médico Oficial de MotoGP

    dr charte

    Los pilotos de MotoGP se exponen diariamente a situaciones extremas, alcanzando velocidades de hasta 340 kilómetros por hora. Situaciones que hacen que, tanto profesionales del motor como amateurs, sufran lesiones de toda índole.

    Desde mi experiencia como director médico oficial de Moto GP, me llaman la atención casos como el de Randy de Puniet, recuperado en tan solo 26 días de una rotura de pierna; o el del australiano Mick Doohan que, seis años después de que los médicos sugiriesen amputar su pierna derecha, ganó cinco títulos de 500 de manera consecutiva.

    Los accidentes en moto o las caídas pueden dar lugar a diferentes tipos de lesiones; desde abrasiones y fracturas de piernas, brazos o manos, hasta traumatismos en el pecho e incluso cerebrales. Hay que recordar que la nueva reglamentación impide correr a pilotos que han sufrido una fractura quirúrgica hasta pasadas 72 h y con un estricto control postquirúrgico

    Es por ello que los profesionales de MotoGP, tal y como tenemos siempre presente el equipo médico del Hospital Universitari Dexeus, eligen tratamientos y métodos para llegar lo antes posible a las condiciones óptimas. Por ejemplo, las cámaras hiperbáricas, práctica médica conocida como oxigenoterapia hiperbárica, que utiliza oxígeno puro al 100% en una cámara a altas presiones de 1.4 a 2.5 ATA (atmósferas absolutas) la utilizamos en fracturas que afectan a huesos largos, cerradas y que conllevan el desprendimiento de las trioleínas, que es una grasa que envuelve el hueso, entra en el torrente sanguíneo y da lugar a una embolia gaseosa. De esta manera se logran grandes cantidades de oxígeno en la sangre, el cual es aprovechado por la regeneración de los tejidos, no necesitando de la presencia de glóbulos rojos.

    Aunque no todas las lesiones moteras están asociadas con los accidentes. Muchos de los problemas que los pilotos sufren regularmente tienen relación con la práctica continuada de esta modalidad deportiva, así como con posturas incorrectas o sobreesfuerzos.

    Los dolores de espalda, causados principalmente por la posición encorvada que los pilotos toman para combatir el viento o incluso la citalgia, tipología de dolor de espalda que se concentra en la parte baja y afecta al nervio ciático, se pueden evitar acudiendo regularmente a un fisioterapeuta y practicando una buena tabla de estiramientos y ejercicios que fortalezca la parte lumbar y abdominal del cuerpo.

    También se pueden dar otro tipo de lesiones frecuentes como el síndrome compartimental, que se produce por una sobrecarga tensional alta por esfuerzo que afecta al compartimento de la fascia muscular de antebrazos afectando a musculo, nervios y vasos sanguíneos. Si no se trata rigurosamente, puede ocasionar graves consecuencias e incluso tratamiento quirúrgico.

    Otra de las más comunes es la epicondilitis o codo de tenista. La pueden sufrir los pilotos debido a movimientos repetitivos ejerciendo esta parte del cuerpo al embragar o desembragar, o al abrir o cerrar gas. Estos movimientos generan una tensión localizada en los puntos de inserción de los tendones en el hueso del codo. Es importante acudir a un especialista en el momento en el que el dolor se manifiesta para evitar posible cronologías que lleven al piloto a pasar por el quirófano.

  • Las funciones de los médicos detrás de los equipos deportivos

    Dr. Julián Cremallet

    Especialista en Medicina del Deporte del Hospital Quirónsalud Zaragoza

    Jefe de los Servicios Médicos del Tecnyconta Basket Zaragoza

    La labor de un médico de un equipo profesional es apasionante, pero al mismo tiempo compleja y agotadora. Las numerosas guardias o la presión por realizar diagnósticos lo antes posible para que los jugadores puedan comenzar el tratamiento son dos de los factores con los que convivimos día a día. Además, nuestras funciones como profesionales médicos de un equipo deportivo abarcan diversos ámbitos.

    balonceso

    Al inicio de la pretemporada de baloncesto se realiza en el Hospital Quironsalud Zaragoza un exhaustivo reconocimiento médico que incluye exploración médica, Somatoantropometría, que consiste en realizar medidas corporales (peso, talla, pliegues cutáneos, etc) para determinar el estado físico del jugador y poder realizar planteamientos individualizados de entrenamiento y nutrición específico para cada caso, ecocardiograma, ergometría (prueba de esfuerzo) y analítica de sangre y orina. De esta manera intentamos prevenir la aparición de problemas graves tales como patología cardíaca.

    Asimismo, en colaboración con el preparador físico y los fisioterapeutas se valoran el acondicionamiento muscular, la capacidad aeróbica y la anaeróbica. Se valoran también las características musculares de cada jugador para determinar los ejercicios físicos más convenientes para conseguir la máxima potencia muscular, resistencia y elasticidad intentando prevenir las lesiones musculares o el agotamiento muscular.

    A pesar de ello, por desgracia es muy frecuente que aparezcan lesiones deportivas en los jugadores. Nuestra función como profesionales médicos es intentar diagnosticar con rapidez para realizar el tratamiento precozmente y conseguir una curación completa en el menor tiempo posible para su incorporación al equipo. Es muy frecuente la realización de la Resonancia Magnética, Ecografía o TAC el mismo día de la lesión. Gracias a ello, tenemos un diagnóstico preciso con el que poder diseñar el tratamiento médico, iniciar la fisioterapia adecuada y estimar el tiempo esperado de baja deportiva.

    Entre nuestras funciones como médicos deportivos, se encuentra también la asistencia a los jugadores y árbitros durante el partido. Ante una lesión se debe decidir lo más precozmente posible si el jugador puede continuar el partido o debe ser sustituido. Esta es una de las situaciones más estresantes porque tanto el jugador, como el cuerpo técnico, aficionados y medios de comunicación están muy atentos a nuestras decisiones.

    Por otro lado, nuestros jugadores también padecen enfermedades comunes: gastroenteritis, alergias, neumonías, etc. También en estos casos debemos realizar diagnósticos y tratamientos rápidos y eficaces para conseguir la incorporación precoz a los entrenamientos.

    Por último, nos encargamos del control de dopaje. Al inicio de temporada se debe enviar a AEPSAD (Agencia Española para la Salud del Deportista) un cuestionario firmado por todos los jugadores, técnicos y personal sanitario en el que se afirma que se les ha impartido a todos los jugadores una charla sobre el dopaje y que lo han entendido correctamente. Es obligatorio presentarla antes de la competición. Además, semanalmente el médico debe enviar el calendario de entrenamientos para que se pueda realizar control del dopaje si es preciso.

    Finalmente, hay que destacar que el médico de un equipo profesional no trabaja de forma aislada sino que es necesaria una relación de absoluta colaboración, coordinación y confianza en todos los ámbitos con los entrenadores, los preparadores físicos, fisioterapeutas y nutricionistas para organizar el trabajo que ha de hacer el jugador desde el punto de vista físico y técnico y obtener así los mejores resultados.


  • De futbolista a doctor: el fútbol y la medicina deportiva

    Dr. Eduardo Mauri Montero
    Especialista en Medicina del Deporte
    Jefe de la Unidad de Medicina Deportiva de L'Institut Ramon Cugat del
    Hospital Quirónsalud Barcelona

    futbol 1

    Todo cambia y nada cambia. Es una frase que a menudo escuchamos en muchos ámbitos de nuestra vida. En el mundo del futbol y de la medicina también. En 1982 J. M. Maguregui (q.e.p.d) me brindó la oportunidad de debutar con el R.C.D Espanyol en primera división, habiendo pasado ya por equipos como el C.D Sabadell y el Granada C. de F., en calidad de cedido.

    Desde mi debut hasta mi retirada, sufrí, como todo jugador de futbol en su carrera, lesiones de distinta consideración. Lesiones que pude estudiar muy de cerca desde el punto de vista del paciente y que, una vez enfundada la bata blanca, afronté desde el punto de vista del médico.

    ¿Qué ha cambiado de aquella medicina a la de ahora? Todo y nada. Aparte de nuevos materiales, instalaciones más modernas, etc., dos grandes aspectos han sido fundamentales para su evolución: el profesionalismo y la especialización de todos los involucrados en el estamento médico de un equipo.

    Por aquel entonces disponíamos solo de un médico traumatólogo que venía días puntuales a los entrenamientos, un fisioterapeuta y un masajista. Las lesiones musculares, que son las más numerosas en el futbol, se diagnosticaban mediante la historia clínica y la exploración manual, y eran tratadas con sencillos aparatos de electroterapia y masaje en la mayoría de ellas. Por desgracia algunas tenían que ser tratadas quirúrgicamente cuando fallaba el tratamiento conservador. A modo de anécdota, quiero resaltar que yo que era un jugador proclive a sufrir lesiones musculares, nunca fui diagnosticado con la ayuda de ninguna máquina o aparato. Los traumatólogos tenían que "ver" el interior del organismo con sus manos. En los posters de las plantillas, el número de profesionales que se encargaban de la salud del jugador raramente excedía de tres o cuatro miembros. Sin embargo, en la actualidad, superan incluso en algunos casos el número de jugadores profesionales de que dispone el equipo.

    En los años 90, aproximadamente, empieza a surgir oficialmente la especialidad de Medicina del Deporte y su titulación ya se obtenía a través de tres cursos académicos en la Escuela creada específicamente para ello. Fue un importante paso para especializar más al médico que la desarrollaba, aflorando el tema del dopaje (un gran desconocido hasta el momento) como gran novedad dentro de la misma.

    En mi retorno al equipo ya como médico en 1997, comprobé que, aunque el futbol y sus reglas permanecían prácticamente inalterables, la medicina había dado un salto importante; no solo en la incorporación de profesionales (médicos, fisioterapeutas y preparadores físicos) sino a tres niveles distintos: preventivo, diagnóstico y terapéutico.

    A nivel preventivo, la aportación de los preparadores físicos y su trabajo codo a codo con los profesionales de las ciencias del deporte ha sido clave para reducir el número de lesiones de uso y sobre abuso tan comunes en el pasado. A ellos les corresponde el control del entrenamiento, las cargas de trabajo, la nutrición y suplementación y todas aquellas circunstancias que puedan influir negativamente en el rendimiento del futbolista (fatiga, hidratación, condiciones especiales, etc.)

    A nivel diagnóstico, como hemos podido comprobar en l'Institut Ramon Cugat del Hospital Quirónsalud Barcelona, es clave la aparición de la Ecografía (sobre todo de la experiencia del profesional que la realiza), la tensiomiografia y la Resonancia Magnética Nuclear, aunque ésta en ocasiones nos pueda crear cierta alarma por la magnificación de la información que nos aporta.

    Dentro de las terapias el cambio ha sido más avanzado, pues a los ya conocidos tratamientos tradicionales en su mayoría de electroterapia, se ha ido incorporando la terapia biológica (factores ricos en plasma y células madre) que parece nos indican el camino a seguir en el futuro tratamiento de muchas lesiones deportivas con resultados muy esperanzadores. La artroscopia y cirugías mínimamente invasivas han dado paso a recuperaciones más precoces y completas y se han reducido notablemente los posibles efectos secundarios y riesgos del pasado.

    No se debe pasar por alto el papel tan importante que desarrollan los fisioterapeutas y rehabilitadores de campo, así como los diferentes colaboradores externos que pueden ayudar al futbolista a alcanzar su máximo rendimiento o que puedan aportarle su ayuda en momentos determinados (podólogos, psicólogos, medicina alternativa, etc.).

    Clubs, federaciones e instituciones de la salud han de concienciarse de que la medicina evoluciona a pasos agigantados y que su gasto no es más que una inversión de futuro. A la larga es más barato fichar un buen equipo médico que un gran delantero de renombre.

    Aunque nada cambia y todo cambia, entre todos hemos de intentar disminuir el número de lesiones deportivas, reducir los plazos de recuperación si es posible, alargar la vida del deportista y reducir el enorme gasto que supone afrontar las lesiones derivadas de la práctica deportiva y sus posibles secuelas en el futuro.

    Por supuesto que, mientras que haya deporte, seguirá habiendo lesiones, pero nuestra misión es profundizar en su estudio y seguir avanzando en este apasionante campo que es la medicina y que aparentemente es interminable. Somos los mismos seres humanos que hace millones de años, pero no somos iguales.

    Todo cambia y nada cambia; nada cambia, pero todo cambia.


48 resultados
Páginas: << Página anterior 6 7 8 9 10
Buscador de La salud del deporte
Sobre este blog

La actividad deportiva se ha instalado de manera definitiva en nuestro día a día, tanto a nivel profesional como de aficionado. Y es que mantenernos activos gracias a la práctica de algún deporte se ha convertido en un elemento fundamental para disfrutar de una vida saludable gracias a sus múltiples beneficios físicos y psicológicos. Si quieres conocer todo lo que el deporte puede hacer por ti, y cómo practicarlo de forma segura, en este blog podrás encontrar los mejores consejos de nuestros expertos en medicina deportiva.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.