Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Satisfacción de la prótesis de pene

    Las prótesis de pene son unos dispositivos de forma cilíndrica que se colocan en el interior de los cuerpos cavernosos del pene, que son los responsables de la erección. Cuando los fármacos o las inyecciones fallan y el paciente desea mantener relaciones sexuales, es la única opción de tratamiento. Es un tratamiento definitivo y los pacientes manifiestan un alto grado de satisfacción puesto que pueden tener todas las relaciones sexuales que desean.

    Las actuales prótesis son auténticas obras de ingeniería e incorporan la más moderna tecnología. Estos implantes incorporan un pequeño dispositivo que se coloca en el escroto y permite inflar o activar la prótesis. Todo el material del implante no se ve por fuera. La cirugía suele durar 1 hora y la recuperación postoperatoria es muy buena.

    Satisfacción prótesis de peneSatisfacción prótesis de pene

    Prótesis de pene con 2 cilindros, la bomba y el reservorio

    En un estudio del Instituto de Urología de Londres, las prótesis de pene pueden aumentar en algunos casos un poco la longitud del pene frente al acortamiento habitual que se produce tras esta cirugía. Estos hallazgos han sido presentados en la Reunión de la Sociedad Norteamericana de Medicina Sexual.

    El concepto de la utilización de dispositivos protésicos como expansores del tejido es bien conocido en cirugía plástica y por ello se ha estudiado si se cumple en relación con los implantes de pene. Este equipo de urólogos revisó a 50 hombres, con una media de edad de 55 años, sometidos tanto a cirugía de prótesis de pene como a recambios de prótesis de pene en los últimos 5 años. La mayoría de los hombres del estudio estaban totalmente satisfechos con la función sexual y la longitud de su pene. Uno de los consejos que se les dio a los pacientes era inflar la prótesis alrededor de 1 hora al día durante varios meses para incrementar la longitud de su pene.

    Satisfacción prótesis de peneSatisfacción prótesis de pene

    Las prótesis inflables de pene (PIP) se describieron por primera vez hace casi 50 años y son procedimientos comunes en todo el mundo. Los datos de Medicare de los Estados Unidos muestran que del 2001 al 2010 más de 53 000 hombres estadounidenses de ≥ 65 años se sometieron a una cirugía de implante de pene. De ellos, el 93% eran prótesis hidraúlicas de pene de 3 componentes.

    Akakpo y col. evaluaron casi 50 artículos sobre la satisfacción de los pacientes con implantes de pene entre el 2006 y el 2016. Los datos muestran una elevada tasa de respuesta positiva (según una puntuación de ≥3/5) en el estudio de validación inicial. Un estudio de seguimiento en una gran población de varones italianos también mostró una alta satisfacción del paciente con una puntuación media total de 68/75. Los resultados aquí fueron similares a los estudios anteriores, con 84% de los hombres que puntuaban ≥3/5 (que era la definición utilizada para la satisfacción).

    El cuestionario se realizó en 118 hombres de 4 centros de EE. UU. que tenían un estado post operatorio de colocación inicial de la prótesis de 6 meses a 5 años. No se excluyó a los hombres por complicaciones quirúrgicas, comorbilidades, estado de relación o vinculación sexual. Los datos preliminares muestran una alta satisfacción del paciente con una puntuación media global de 4,15 sobre 5. Con respecto a los subdominios, la satisfacción global tuvo una puntuación media de 4,15, la puntuación media del dolor fue de 4,56, la apariencia fue de 3,72 y la función tuvo una media de 4,16 (todos en una escala de 5 puntos).

    Las prótesis de pene tienen uno de los mayores índices de satisfacción dados los buenos resultados y el cambio de vida que suponen para el paciente. En nuestra unidad de disfunción eréctil, los pacientes con prótesis de pene también los más altos índices de satisfacción por la libertad que les aporta y poder tener un pene erecto el tiempo y el número de veces que desean.

    BIBLIOGRAFÍA

    1. Scott FB, Bradley WE and Timm GW: Management of erectile impotence. Use of implantable inflatable prosthesis. Urology 1973; 2: 80.

    2. Lee DJ, Najari BB, Davison WL et al: Trends in the utilization of penile prostheses in the treatment of erectile dysfunction in the United States. J Sex Med 2015; 12: 1638.

    3. Chouhan JD, Pearlman AM, Kovell RC et al: A quality analysis of the last decade’s most heavily cited data relative to outcomes after penile pros- thesis placement. J Sex Med 2020; 17: 861.

    4. Akakpo W, Pineda MA and Burnett AL: Critical analysis of satisfaction assessment after penile prosthesis surgery. Sex Med Rev 2017; 5: 244.

    5. Cayan S, Asci R, Efesoy O et al: Comparison of long-term results and couples’ satisfaction with penile implant types and brands: lessons learned from 883 patients with erectile dysfunction who underwent penile prosthesis implantation. J Sex Med 2019; 16: 1092.

    6. Brinkman MJ, Henry GD, Wilson SK et al: A survey of patients with inflatable penile prostheses for satisfaction. J Urol 2005; 174: 253.

    7. Caraceni E and Utizi L: A questionnaire for the evaluation of quality of life after penile prosthe- sis implant: quality of life and sexuality with penile prosthesis (QoLSPP): to what extent does the implant affect the patient’s life? J Sex Med 2014; 11: 1005.

    8. Capogrosso P, Pescatori E, Caraceni E et al: Satisfaction rate at 1-year follow-up in patients treated with penile implants: data from the multicentre prospective registry INSIST-ED. BJU Int 2019; 123: 360.

    9. Carlos EC, Nose BD, Barton GJ et al: The absence of a validated English-language survey to assess prosthesis satisfaction: a prospective cohort using the sexual quality of life after penile prosthesis. J Sex Med 2020; 17: 2307.

    10. Salter CA, Bach PV, Jenkins L et al: Development and validation of the Satisfaction Survey for Inflatable Penile Implant (SSIPI). J Sex Med 2021; 18: 1641.

  • ECOGRAFÍA DOPPLER DE PENE (II)

    La ecografía del pene para la evaluación de la disfunción eréctil se realiza con el paciente en posición supina y con la ayuda de medicamentos erectogénicos inyectados directamente en los cuerpos cavernosos.

    En nuestra práctica inyectamos aproximadamente de 10 a 20 mcg de alprostadilo y raramente repetimos la dosis para minimizar el riesgo de priapismo, hematoma, dolor e hipotensión. Un transductor lineal de 12 MHz se utiliza entonces para evaluar la anatomía del pene y la hemodinámica tanto en las vistas longitudinales y transversales. El flujo sanguíneo de la arteria cavernosa se evalúa colocando la sonda en el área más proximal del pene, típicamente en la unión penoscrotal, con el fin de minimizar el efecto que la presión intracavernosa tiene en las velocidades sistólicas máximas y diastólicas finales. Nos aseguramos de que la sonda está inclinada en un ángulo de menos de 60 grados con respecto al pene con el fin de capturar lecturas hemodinámicas precisas. Una velocidad sistólica máxima (PSV) de >35 cm/s se considera normal, < 25 cm/s es sugerente de insuficiencia arterial, y un valor entre 25 y 35 se considera una zona gris y debe interpretarse con precaución. En los hombres más jóvenes, el tono simpático del estrés psicológico puede afectar al PSV y parece estar dentro del rango indeterminado o incluso bajo. También se mide la velocidad diastólica final de la arteria cavernosa y un valor de >5 cm/s sugiere una fuga venosa. Valores adicionales como el índice de resistencia, tiempo de subida sistólica, y tiempo de aceleración del flujo sanguíneo dentro de las arterias cavernosas puede ayudar a definir una imagen más definida de las variaciones de flujo que pueden estar presentes.

    ecografía dopplerecografía doppler

    Las recomendaciones establecen que los pacientes que son jóvenes, que tienen un fuerte historial familiar de enfermedad cardíaca, una historia de trauma pélvico, una fuerte probabilidad de disfunción eréctil primaria psicogénica, una enfermedad de Peyronie (EP) concomitante o antecedente de haber tenido una DE permanente, pueden beneficiarse de esta prueba. En nuestra práctica, lo más común es emplear la ecografía Doppler de pene para guiar el tratamiento de pacientes que han fallado la terapia de disfunción eréctil y desean explorar tratamientos alternativos. Esto es especialmente cierto para aquellos que son menores de 40 años, que han sufrido un trauma pélvico previo, que han sido sometidos previamente a una cirugía prostática, vesical o rectal, o que tienen deformidades del pene como puede ser la Enfermedad de La Peyronie.

    La ecografía de pene también puede tener el beneficio adicional de identificar a los hombres con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, hallazgos que incluyen calcificaciones de la arteria cavernosa o engrosamiento de la íntima. Esta prueba es importante porque los resultados del examen pueden guiar subsiguientes tratamientos médicos o quirúrgicos como puede ser la colocación de una prótesis de pene o la cirugía de la Enfermedad de La Peyronie o dilucidar enfermedades cardiovasculares tempranas o silentes.

  • ECOGRAFÍA DOPPLER DE PENE (I)

    La ecografía de pene es, probablemente, la prueba diagnóstica más importante para realizar un estudio en profundidad de las diferentes patologías que afectan al mismo. Esta exploración permite el estudio de las diferentes estructuras del pene: los cuerpos cavernosos responsables de la erección, el cuerpo esponjoso que incluye la uretra y el resto de la vascularización, compuesta por un complejo entramado arterial y venoso.

    Las principales patologías de estudio son: la disfunción eréctil, la Enfermedad de La Peyronie o curvatura del pene en erección, los traumatismos, la trombosis de las venas del pene o la presencia de zonas dolorosas o anómalas. Las dos enfermedades que, con diferencia, copan nuestros estudios son: los problemas de erección y el Peyronie.

    La prueba se realiza con el pene en flacidez y en erección, lo que permite determinar los cambios vasculares que se producen. En la Enfermedad de La Peyronie, se pueden apreciar las placas que originan la curvatura del pene.

    dopplerdoppler

    La erección se consigue mediante la inyección indolora de una sustancia llamada Prostaglandina E1 que actúa sin necesidad de estimulación sexual. La exploración tiene una duración de aproximadamente 1 hora, puesto que hay que hacer múltiples mediciones de los diferentes parámetros vasculares a medida que la inyección provoca la erección. En función de los resultados, se determina si un paciente tiene una insuficiencia arterial, venosa o mixta. Esta prueba también es importante en los pacientes con disfunción eréctil psicológica, puesto que ayuda a demostrar la ausencia de causas orgánicas en los problemas de erección.

    La ecografía doppler ofrece una información muy precisa sobre los flujos vasculares de las arterias y venas. Esta prueba radiológica también se realiza en otras áreas del cuerpo para estudiar las alteraciones vasculares como son las afecciones de las diferentes arterias (carótida, piernas y brazos). Las ventajas que aporta son: no es invasiva, no es dolorosa y no emite radiaciones.


    En los últimos decenios, la ecografía ha ganado una importancia significativa en la evaluación de los sistemas de órganos, y a menudo conduce al diagnóstico de enfermedades y condiciones sin necesidad de exposición a la radiación ionizante. El uso de la ecografía en el manejo de la disfunción eréctil (DE) está bien establecido y se remonta a principios de la década de 1990. Los avances en esta tecnología permiten ahora la evaluación submilimétrica de las estructuras anatómicas en tiempo real. Mientras que la ecografía es ahora la modalidad de imagen primaria utilizada para evaluar los cambios anatómicos y funcionales del pene en el entorno de la disfunción eréctil, su utilidad y popularidad han cambiado en los últimos 30 años.

    La disfunción eréctil se define como la incapacidad para alcanzar y/ o mantener una erección suficiente para la satisfacción sexual. La DE generalmente es dividida en tipo orgánica o psicogénica, y dentro de la categoría orgánica, la DE puede ser causada por anormalidades en el flujo sanguíneo. La DE vasculogénica es la causa más común de la DE orgánica y representa aproximadamente un 30%–50% de los casos. La insuficiencia arterial del pene, fuga venosa, o la combinación de los dos define la disfunción eréctil vasculogénica y puede ser diagnosticada usando modalidades de imagen. Antes de la ecografía, la arteriografía y la cavernosometría/ cavernosografía de infusión dinámica eran el estándar en el diagnóstico de insuficiencia arterial y de enfermedad venooclusiva. El advenimiento de la ecografía doppler dúplex de color consolidó ambos estudios e hizo que el diagnóstico de la disfunción eréctil vasculogénica fuera un proceso mucho más simple y convencional, sin exposición al contraste venoso o a la radiación.


  • La disfunción eréctil en cifras

    La disfunción eréctil (DE) se define como la incapacidad persistente parar lograr y mantener una erección suficiente para mantener una relación sexual satisfactoria. Esta condición afecta a la salud psíquica y al bienestar psicosocial del individuo lo cual tiene un impacto significativo en su calidad de vida y en la de su pareja.

    disfunción_eréctildisfunción_eréctil

    Los problemas de erección aparecen reflejados en antiguos documentos egipcios, por lo que esta enfermedad ha acompañado al hombre desde los albores de la humanidad, cuando la causa se atribuía exclusivamente a la edad y las opciones de tratamiento eran muy limitadas. Sin embargo, en la actualidad el enfoque de esta patología tiene un concepto más global.

    Hoy en día existe evidencia científica de calidad que demuestra que la DE es una manifestación precoz de enfermedad cardiovascular coronaria y de disfunción endotelial y por tanto no debe tratarse como una entidad aislada. La erección es un mecanismo complejo que requiere del equilibrio y correcto funcionamiento de los mecanismos neurológicos y vasculares, principalmente del músculo liso que rodea los vasos sanguíneos peneanos. Dentro de sus fases comprende: 1) dilatación arterial 2) relajación del músculo liso trabecular 3) la activación del mecanismo córporo-veno- oclusivo.

    La DE tiene una incidencia y prevalencia elevada alrededor del mundo. El Massachusetts Male Aging Study, realizado en Estados Unidos entre 1987 y 1989 que analizó la prevalencia de DE en 1.290 varones de entre 40 y 70 años, describe una prevalencia global del 52% (el 17% presentó DE leve, el 25% moderada y el 10% grave). En otro estudio realizado en la ciudad alemana de Colonia que analizó la prevalencia de DE en varones entre 30-80 años, la prevalencia fue del 19%, evidenciando un incremento exponencial de la misma con la edad de 2,3 a 53%.

    En España, el estudio Epidemiología De La Disfunción Eréctil Masculina (EDEM) analizó 2.480 varones de entre 25 y 70 años. Según el dominio de función eréctil del cuestionario Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF), se estimó la prevalencia global de DE en el 19% y el 12,1% según una pregunta de autoevaluación. Es importante destacar que el 55,9%, sobre todo entre los 60 y 70 años, nunca se había sentido preocupado por sus problemas de erección, ni había consultado por ello.

    Destacan los resultados de un estudio descriptivo llevado a cabo en población europea caucásica, donde se registran los datos sociodemográficos de pacientes que consultan por DE de reciente aparición en un único centro y determina que uno de cada 4 pacientes que consulta por DE es menor de 40 años y de estos pacientes, el 40% presenta una DE severa.

    En lo que respecta a la variabilidad en los resultados obtenidos, esto se explica por las distintas metodologías empleadas y la diferencia en el rango de edad y estatus socioeconómico de los pacientes analizados.

    Podemos concluir que la DE es una enfermedad prevalente, que afecta al menos al 20% de la población masculina prácticamente en todos los grupos de edad a partir de los 25 años.

  • Tratamiento de la enfermedad atípica de La Peyronie

    La enfermedad de La Peyronie o induración plástica del pene es un proceso de causa desconocida caracterizado por una placa fibrosa en el pene que produce una curvatura de pene. Esta fibrosis en el pene "tracciona" el mismo en la erección produciendo su deformación o curvatura. Esta enfermedad suele ser unilateral y tiene como consecuencia la desviación del pene durante la erección. Dependiendo de la extensión de la banda fibrosa, el proceso puede imposibilitar la penetración o hacer que la erección resulte dolorosa.

    Enfermedad de la Peyronie_1Enfermedad de la Peyronie_1

    Epidemiología

    Suele aparecer en varones de edad media; en aproximadamente un 10% de los casos se asocia con la Enfermedad de Dupuytren o contractura de la palma de la mano. Un 75% de los casos se presenta entre los 45 a 60 años de edad.

    Origen de esta enfermedad

    El proceso comienza como una reacción inflamatoria en el pene cerca del cuerpo cavernosos que son los responsables de la erección y finalmente evoluciona hasta que aparece un tejido fibroso no elástico, constituyendo la placa característica de la enfermedad.

    Aunque su causa continúa siendo desconocida, las hipótesis existentes llevan a creer que se trata de un proceso inflamatorio de probable origen multifactorial que afecta a individuos genéticamente predispuestos. En muchos casos se sugiere una base autoinmune.

    Dentro de los factores precipitantes que desencadenarían la enfermedad, la teoría más aceptada es que los múltiples microtraumas que sufre el pene durante la actividad sexual provocarían una respuesta inflamatoria en individuos predispuestos y que finalmente evolucionaría a la fibrosis. También se ha relacionado con patologías como hipertensión arterial, diabetes mellitus y dislipidemia.

    Los síntomas más habituales son: deformidad del pene y dolor durante la erección, así como disfunción eréctil en muchos casos. El dolor aparece durante la fase inflamatoria de la enfermedad, generalmente es leve y se presenta durante la erección. La incurvación del pene puede ser hacia su cara dorsal, ventral o lateral, produciendo acortamiento de éste.

    Diagnóstico y tratamiento

    Se diagnostica por simple inspección y palpación. Muchas veces se solicita una ecografía de pene Doppler dinámica para medir la placa y estudiar el resto de los tejidos de alrededor.

    Tratamiento

    Hay muchos tratamientos locales que podrían ser de utilidad pero no han demostrado una verdadera eficacia; la litotricia de la placa puede mejorar el dolor durante la fase inflamatoria y los tratamientos con inyección de diferentes sustancias han tenido resultados dispares.

    Tratamientos Inyectables

    Históricamente, las inyecciones intralesionales de verapamilo e interferón alpha-2b han demostrado seguridad y eficacia para el manejo de la Enfermedad de La Peyronie atípica. Berookhim y col. Investigaron el uso de verapamilo y encontraron una mejora del 40% en las curvaturas ventrales. Stewart y col demostraron que no existía diferencia en la tasa de respuesta o cambio absoluto en la curvatura entre curvaturas dorsales y ventrales cuando se usó interferón alfa-2b.

    La Inyección intralesional de colagenasa de clostridium histolyticum (CCH, la única terapia medica aprobada por U.S. Food and Drug Administration para la EP) actualmente no está indicada para el manejo de EP atípica. En Europa ya no está disponible desde Diciembre del año 2019 y la mejoría en el mejor de los casos rondaba los 15-17º.

    Por lo general, las terapias inyectables no suelen tener buenos resultados puesto que no consiguen rectificar la curvatura, en particular en curvaturas superiores a los 50-60º.

    CIRUGÍA EN LA ENFERMEDAD DE LA PEYRONIE

    En casos rebeldes y sin respuesta al tratamiento medicamentoso, con deformidad que interfiere las relaciones sexuales y una vez estabilizado el proceso fibrótico, está indicada la cirugía. Hay técnicas quirúrgicas que actúan no sobre la placa de fibrosis, sino sobre la convexidad del pene, rectificándola pero con el inconveniente del acortamiento del pene y otras técnicas más complejas con injertos que no producen acortamiento de pene.

    Enfermedad de la Peyronie_2Enfermedad de la Peyronie_2


    CIRUGÍA DE LA ENFERMEDAD DE LA PEYRONIE ATÍPICA

    Comúnmente, los casos incluyen una placa palpable y una curvatura dorsal y / o lateral. De forma menos frecuente, los pacientes pueden presentar una presentación atípica como curvatura ventral, una hendidura del pene, deformidad en reloj de arena y / o curvatura multiplanar (en varias direcciones como por ejemplo hacia arriba y derecha, etc). Hay pocos datos sobre el manejo de enfermedad atípica. Analizaremos las últimas actualizaciones en la literatura sobre el tratamiento de la EP atípica.

    La incisión / escisión parcial de la placa y el injerto con elevación de la uretra se puede realizar para pacientes con EP ventral. Alternativamente, se puede realizar plicatura a través de una incisión de denudamiento del pene. Sin embargo, según lo descrito por Reddy y col. la plicatura dorsal también puede ser realizada alternativamente a través de una pequeña incisión dorsal vertical sin la morbilidad asociada del desnudamiento del pene o elevación uretral.

    Para pacientes con deformidad de indentación y / o de reloj de arena, una incisión en Y (para indentación unilateral) o doble incisión en Y (para reloj de arena) se recomienda para corregir la alteración del pene. Sin embargo, Reed-Maldonado y col. Describieron recientemente una nueva técnica quirúrgica conservadora de túnica calificada como injerto extratunical (ETG) para estos pacientes con EP e indentación y /o deformidad de reloj de arena. Con esta técnica se puede realizar una incisión longitudinal ventral de la piel del pene seguido de una disección entre la fascia de dartos y la de Buck (ver figura). La disección fue circunferencial o focal si el paciente tenía una deformidad en reloj de arena o una indentación, respectivamente, mientras que el paquete neurovascular se mantuvo intacto. El defecto expuesto en la túnica fue luego cubierto por una fascia cadavérica y suturado en posición con múltiples suturas individuales absorbibles para lograr el resultado deseado. En un promedio de seguimiento de 21 meses todos los pacientes reportaron una resolución satisfactoria de su deformidad del pene y 2 hombres (12%) experimentaron hipoestesia.

    Enfermedad de la Peyronie_3Enfermedad de la Peyronie_3

    Conclusiones

    La Enfermedad de La Peyronie atípica presenta una situación de desafío a los cirujanos debido a su presentación, la falta de opciones de tratamientos aprobados y la complejidad quirúrgica.

    REFERENCIAS

    • Reed-Maldonado AB, Alwaal A and Lue TF: The extra-tunical grafting procedure for Pey- ronie’s disease hourglass and indent deformi- ties. Transl Androl Urol, suppl., 2018; 7: S1.
    • Cocci A, Di Maida F, Russo GI et al: How atypical penile curvature influence clinical outcomes in patients with Peyronie’s disease receiving collagenase Clostridium histolyti- cum therapy? World J Mens Health 2020; 38: 78.
    • Berookhim B, Chevinsky M, Jakubowski C et al: Ventral intralesional verapamil injections for Peyronie’s disease: feasibility and safety. Presented at the 20th Annual Fall Meeting of the Sexual Medicine Society of North Ameri- ca, Miami, Florida, November 20-23, 2014.
    • Stewart CA, Yafi FA, Knoedler M et al: Intral- esional injection of interferon-α2b improves penile curvature in men with Peyronie’s dis- ease independent of plaque location. J Urol 2015; 194: 1704.
    • El-Khatib FM, Osman M, Towe M et al: Treat- ment related outcomes for patients with atyp- ical Peyronie’s disease (abstract MP65-17). J Urol, suppl., 2019; 201: e956.
    • Reddy RS, McKibben MJ, Fuchs JS et al: Pli- cation for severe Peyronie’s deformities has similar long-term outcomes to milder cases. J Sex Med 2018; 15: 1498

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.