Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Cirugía de la disfunción eréctil

    Existen pocas opciones de tratamiento quirúrgico para la disfunción eréctil. El tratamiento de la disfunción eréctil tiene por objeto proporcionar a la persona una erección suficiente para mantener relaciones sexuales. La cirugía puede ser una opción si los medicamentos y la bomba de vacío no han funcionado. El tratamiento quirúrgico más habitual es el implante de pene.

    La mayoría de los médicos inician el tratamiento de la disfunción eréctil con medicamentos. Si éstos no funcionan, se suele recomendar otras terapias, como inyecciones intracavernosas que se introducen dentro del pene para provocar una erección. Si estas terapias no dan resultados satisfactorios, se valoran las opciones quirúrgicas que son el último escalón del tratamiento.

    Existen dos tipos de cirugía: los implantes de pene y la reconstrucción vascular.

    La cirugía de reconstrucción vascular se realiza rara vez puesto que tiene unas indicaciones muy específicas (casos concretos de traumatismo en el pene o en la pelvis).

    La intervención quirúrgica más habitual para la disfunción eréctil con muy buenos resultados es la colocación de una prótesis de pene. La mayoría de estos dispositivos están diseñados para inflarse para la erección y desinflarse para un estado flácido.

    Según la Asociación Americana de Urología, las prótesis de pene presentan los mayores índices de éxito y satisfacción entre las opciones de tratamiento de la disfunción eréctil.

    También debemos siempre recomendar alguna de las siguientes estrategias de cambio del estilo de vida, aparte de la medicación o la intervención quirúrgica: dejar de fumar, limitar o dejar el alcohol, aumentar la actividad física, mantener un peso corporal moderado y una alimentación saludable.

    Disfunción-Erectil-Medicina-Sexual-16Disfunción-Erectil-Medicina-Sexual-16

    La cirugía de prótesis de pene es un procedimiento definitivo. Consiste en que un cirujano coloque dos cilindros, normalmente de silicona, dentro de los cuerpos cavernosos del pene para dar rigidez al pene. Existen básicamente dos tipos de implantes: maleables o inflables. Los implantes maleables son fáciles de implantar y utilizar. Son piezas únicas de silicona que una persona puede moldear con las manos para hacer que el pene esté más o menos erecto. Estos implantes proporcionan una semi erección, por lo que el pene no estará totalmente erecto ni flácido y suelen ser la mejor opción para las personas que desean un dispositivo fácil de usar.

    Los dispositivos hinchables de tres piezas constan de dos cilindros que se colocan en el interior del pene, una bomba escrotal y un depósito con suero salino que se introduce en el abdomen. Dado que proporcionan la mejor rigidez para una erección, las prótesis inflables de tres piezas representan alrededor del 85% de los que se colocan en todo el mundo con una buena tolerancia. También tienen un alto índice de satisfacción, superior al 90%. Permiten erecciones no planificadas y repetidas, por lo que las personas pueden utilizarlas siempre que lo deseen. Además, pueden durar entre 10 y 15 años de media.

    Entre los efectos secundarios de la cirugía de prótesis de pene está el riesgo de infección con tasas de infección muy bajas, inferiores al 2%. Otro es que la persona no quede satisfecha con los resultados físicos. Se pueden combinar técnicas como el alargamiento de pene durante esta cirugía. Aprender a manejar el dispositivo también lleva tiempo, por lo que hay que tener paciencia.

    La otra opción de cirugía de la disfunción eréctil es la reconstrucción vascular, cuyo objetivo es restablecer el flujo sanguíneo al pene reconstruyendo los vasos sanguíneos dañados. Esta cirugía se suele recomendar sólo a varones jóvenes con lesiones en las arterias o con anomalías congénitas. Algunas enfermedades, como la hipertensión o la diabetes, pueden provocar disfunción eréctil debido a un flujo sanguíneo insuficiente hacia el pene. En estos casos, los médicos no recomendamos la cirugía de reconstrucción vascular.

    La reconstrucción vascular puede afectar a las arterias, lo que se denomina reconstrucción arterial, o a las venas, lo que se denomina reconstrucción venosa.

    Los cirujanos pueden optar por esta última si alguna de las venas que llevan sangre al pene está dañada. Se puede optar por la reconstrucción arterial en adultos mayores con enfermedades oclusivas arteriales, en las que las mismas se estrechan. Sin embargo, sólo se recomiendan estas cirugías en casos poco frecuentes de varones jóvenes sanos cuyo flujo sanguíneo se ve interrumpido por un traumatismo físico. Muchos de estos procedimientos son realizados por radiólogos vasculares.

    Los resultados a largo plazo de este tipo de cirugía varían considerablemente. Sin embargo, puede funcionar en varones jóvenes sanos con vasos sanguíneos dañados. Además, si funciona, evita la necesidad de medicamentos, inyecciones, dispositivos o prótesis. El riesgo más importante de esta intervención es la hiperemia del glande con un aumento exagerado de aporte de sangre al glande.

    Como podemos ver, hay pocas opciones en el tratamiento quirúrgico de la disfunción eréctil, siendo la prótesis de pene, con diferencia, la solución más satisfactoria con resultados garantizados. Permite que el paciente recupere su vida sexual.


  • Pérdida de longitud del pene

    La retracción o encogimiento del pene es una disminución del tamaño del mismo. Esta pérdida de longitud puede ser: permanente, resultado de alguna patología, o debido a hábitos en el estilo de vida.

    El tamaño del pene puede variar entre los hombres de forma considerable. Un estudio del British Journal of Urology del año 2015 muestra que ni la raza ni la etnia tienen nada que ver con el tamaño del pene. Muchos hombres tienden a pensar que tienen penes de tamaño superior al promedio, pero la mayoría está dentro del rango que los expertos consideramos de tamaño normal. Con el envejecimiento, los penes y los testículos experimentan un encogimiento. Otro factor determinante es el aumento de peso, sobre todo abdominal, que puede hacer que el pene parezca más pequeño.

    Investigación sobre el tamaño promedio del pene

    La investigación de BJU International encuentra que el tamaño promedio del pene se encuentra dentro de los siguientes rangos:

    Pérdida longitud penePérdida longitud pene

    • Longitud promedio de un pene flácido: 9.16 centímetros
    • Longitud media de un pene flácido estirado: 13,24 cm
    • Longitud media de un pene erecto: 13,12 cm
    • Circunferencia media de un pene flácido: 9,31 cm
    • Circunferencia promedio de un pene erecto: 11,66 cm

    ¿Cuáles son las causas del encogimiento del pene?

    El encogimiento del pene se generaliza a medida que los hombres envejecen, pero hay muchas otras razones por las que un pene puede encogerse:

    Envejecimiento

    A medida que los hombres envejecen, se acumulan depósitos de grasa en las arterias, lo que reduce el flujo sanguíneo al pene. Esto da como resultado que el tejido cavernoso del pene se debilite. Los vasos sanguíneos de los cuerpos cavernosos del pene producen erecciones cuando están llenos de sangre, por lo que menos flujo sanguíneo significa erecciones más pequeñas o menos firmes.

    Otra posible razón para la retracción del pene es la acumulación de tejido cicatricial causado por daños de pequeñas lesiones por sexo y deportes. Esta acumulación de tejido cicatricial afecta los tejidos eréctiles esponjosos del pene, provoca el encogimiento del pene y limita el tamaño de la erección.

    Aumento de peso

    El impacto del aumento de peso, especialmente alrededor del ombligo y por debajo del pubis, es una preocupación genuina para muchos hombres a medida que envejecen. Aunque el pene de un hombre puede parecer más pequeño con el aumento de peso, no se ha encogido. La razón por la que parece más pequeño es que el pene está adherido a la pared abdominal y, cuando el abdomen crece, tira del pene hacia adentro. Si un hombre pierde peso, su pene puede recuperar su forma y tamaño habituales. En otros casos, debemos plantear una cirugía con buenos resultados para la mayoría de los pacientes

    Cirugía de próstata

    La investigación muestra que los hombres que se han sometido a una cirugía de extirpación por un cáncer de próstata (prostatectomía radical) pueden experimentar una retracción significativa del tamaño del pene. Un informe en el International Journal of Impotence Research encontró que el 71 % de los hombres que se sometieron a una prostatectomía radical experimentaron una pérdida de longitud del pene. Los investigadores no saben muy bien por qué se produce esta retracción. Algunos médicos creen que podría tener relación con la uretra, que se conecta a la vejiga urinaria y se acorta durante la prostatectomía radical. En estos casos hay que poner un tratamiento específico y temprano para minimizar la pérdida de longitud de pene.

    Enfermedad de La Peyronie

    En la enfermedad de Peyronie, el tejido cicatricial fibroso se desarrolla dentro del pene en una zona llamada túnica albugínea, que es la capa que envuelve a los cuerpos cavernosos del pene y hace que se curve durante la erección. La mayoría de las veces una erección curva no es motivo de preocupación, pero para algunos hombres, la curvatura puede ser significativa o dolorosa.

    Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), la Peyronie afecta al 23 % de los hombres de 40 a 70 años. Lo más probable es que más hombres tengan esta afección, pero no informan a sus médicos debido a la vergüenza. Si bien la enfermedad de la Peyronie se desarrolla con la edad, se diagnostica también en hombres jóvenes de 30 años, según NIDDK.

    La enfermedad de la Peyronie puede causar una reducción en la longitud y la circunferencia del pene de un hombre. En la mayoría de los casos, la curvatura permanece igual o empeora desde su diagnóstico. Los médicos solo considerarán el tratamiento si la curva es dolorosa o impide las relaciones sexuales. Se puede realizar una cirugía para eliminar el tejido cicatricial que causa encogimiento, flexión o dolor.

    Medicamentos

    Algunos medicamentos pueden hacer que el pene se encoja. Se han reportado casos con fármacos para el déficit de atención o hiperactividad, algunos antidepresivos y antipsicóticos, y algunos recetados para tratar el agrandamiento de la próstata.

    Un estudio de 2012 informado en el Revista de medicina sexual descubrió que algunos de los sujetos masculinos del estudio que tomaban finasteride para tratar el agrandamiento de la próstata, informaron de un tamaño más pequeño del pene y una reducción de la sensibilidad.

    Un estudio de 2014 publicado en la revista Urología encontró que: el 41% de los hombres que tomaban dutasteride para el tratamiento del agrandamiento de la próstata, experimentaron algún tipo de disfunción sexual.

    Fumar

    Los productos químicos del consumo de cigarrillos pueden dañar los vasos sanguíneos del pene, evitando que el pene se llene de sangre y se estire. Independientemente de los estímulos y el efecto en el cerebro, si los vasos sanguíneos están dañados, el pene no logrará una erección.

    Un estudio realizado en 1998 por la Universidad de Medicina de Boston examinó los penes erectos de 200 hombres. Según un informe, los resultados del estudio encontraron que los fumadores tenían penes erectos más cortos en comparación con los hombres que no fumaban. Los investigadores creen que esto se debe a que fumar inhibe el flujo sanguíneo, lo que evita que el pene se estire, lo que podría reducir su longitud.

    El tabaquismo también está asociado con la disfunción eréctil (DE), según un estudio de 2017 publicado en BJU International. La disfunción eréctil afecta la capacidad del hombre para mantener una erección, y fumar puede empeorar esta situación.

    Conclusiones

    Con la edad, la longitud del pene tiende a disminuir pero hay tratamientos según el origen de esa pérdida para mejorar el tamaño del pene. Es importante acudir a un especialista para valorar su situación y plantear soluciones.

    Para más información puedes visitar mi página web, www.doctorpeinado.comEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Dr. François Peinado

    Cirujano-Urólogo y Andrólogo

    Unidad de cirugía reconstructiva y plástica de pene

    doctorpeinado@gmail.comEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    Hospital Ruber Juan Bravo 39. Madrid. España

Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.