Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Cirugía de próstata y disfunción eréctil

    Cirugía próstata y disfunción eréctilCirugía próstata y disfunción eréctilUna de las consecuencias más temidas por los pacientes en relación con la cirugía de próstata es la repercusión sobre la erección. Para entender bien esta posible consecuencia, hay que diferenciar las dos principales patologías más habituales de la próstata: la hiperplasia benigna y el cáncer.

    Ambas entidades son totalmente diferentes puesto que la hiperplasia es un proceso benigno asociado al envejecimiento. Este crecimiento no maligno de la parte interna de la próstata origina una obstrucción a la salida de la orina con todas las consecuencias conocidas: dificultad para iniciar la micción, chorro fino o levantarse varias veces por la noche a orinar. En cambio, el cáncer de próstata es una enfermedad que no produce síntomas generalmente, asienta en la parte externa o periférica de la glándula y es un proceso tumoral por lo que precisa de un tratamiento específico según el resultado de la biopsia de próstata.

    Un dato anatómico relevante para entender la repercusión de la cirugía de próstata en la erección es la localización de los nervios erectores; ambos nervios pasan a ambos lados de la próstata en su trayecto hacia el pene; estos nervios "abrazan" a la próstata y pasan íntimamente unidos a este órgano lateralmente.

    Un punto que genera confusión en los pacientes es distinguir entre los tipos de cirugía que se realizan según el proceso sea benigno o maligno: en la cirugía de la hiperplasia benigna de próstata no se elimina toda la próstata sino solo la parte agrandada responsable de la obstrucción de la salida de la orina mientras que en la cirugía del cáncer de próstata, se extrae toda la próstata al completo. Para entenderlo mejor y si imaginamos la próstata como una naranja, en la intervención de la hiperplasia se extrae la naranja dejando la cáscara por lo que los nervios erectores permanecen en su lugar mientras en la intervención de cáncer de próstata se elimina toda la naranja por lo que la probabilidad de causar daño a los nervios erectores es mucho más alta.

    Cirugía próstata y disfunción eréctilCirugía próstata y disfunción eréctil

    En la cirugía benigna de la próstata, la lesión de los nervios erectores es mucho menos probable (alrededor de un 5%) pudiendo suceder por perforación de la cápsula prostática o debido a la transmisión de calor o electricidad de los instrumentos utilizados. Hemos de recordar que los factores responsables de la disfunción eréctil (edad, factores de riesgo cardiovascular y hormonales) también son causantes del crecimiento benigno de la próstata por lo que muchos pacientes padecen ambas situaciones de manera concomitante.

    La cirugía del cáncer de próstata o prostatectomía radical extrae por completo toda la próstata. Se intenta siempre que las condiciones clínicas del paciente lo permitan, preservar los nervios erectores mediante una disección fina pero en muchas ocasiones es complicado, difícil o no se logra hacer. En los últimos años, en primer lugar la cirugía laparoscópica y posteriormente con la aparición de la cirugía robótica que permite una visión en 3D y una mayor precisión han intentado paliar este efecto secundario para mantener la erección aunque no siempre obtienen estos resultados. A pesar de estos avances y dependiendo de la técnica quirúrgica, puede haber entre un 60-80% de disfunción eréctil postoperatoria.

    Un punto clave tras la cirugía por cáncer de próstata es iniciar un programa de rehabilitación de los cuerpos cavernosos que puede durar varios meses para evitar la disfunción eréctil y pérdida de longitud de pene característica. Este programa de mejora consiste en la utilización de una bomba de vacío varias veces al día que permite un aflujo de sangre a los cuerpos cavernosos del pene combinado con el estiramiento del pene. Estos ejercicios se suelen complementar con un tratamiento farmacológico diario de un potenciador de la erección.

    Cirugía próstata y disfunción eréctilCirugía próstata y disfunción eréctil

    A partir de los 12-18 meses tras la cirugía radical de próstata, si no se ha objetivado una mejora de la erección, se puede valorar un tratamiento mediante inyecciones intracavernosas de prostaglandina que producen una erección sin estímulo sexual.

    En los casos de fracasos de todos los tratamientos previos, la única opción es la colocación de una prótesis de pene con unos resultados excelentes. Esta prótesis consta de 2 cilindros que se introducen en los cuerpos cavernosos y mediante la colocación de un dispositivo en el interior del escroto (entre los testículos), el paciente puede provocarse la erección a su criterio. Obtendrá la rigidez suficiente para la penetración. El índice de satisfacción es muy alto puesto que permite ofrecer una respuesta garantizada a las relaciones sexuales.


  • Láser en la cirugía de próstata

    El sistema láser utiliza un láser de última generación y alta energía en unión de una fibra óptica. El láser elimina el tejido de la próstata agrandada y además va produciendo una fotocoagulación simultánea de los vasos sanguíneos, evitando prácticamente la posibilidad de sangrado, que es siempre la gran preocupación de los urólogos en la cirugía de la próstata.

    El láser verde supuso una auténtica revolución desde su aparición hace ya más de 15 años. Desde el primer láser verde de 80w de potencia, se ha ido mejorando hasta llegar a los 180w del último láser verde.

    Láser en cirugía de próstata

    Pero actualmente, con la irrupción del nuevo láser Cyber Tulio en el mercado y el láser de Holmio, se ha avanzado de manera significativa en el tratamiento de las próstatas de gran tamaño.

    VENTAJAS DEL LÁSER EN LA CIRUGÍA DE PRÓSTATA

    • Puede administrarse con ingreso hospitalario de 24 horas.
    • Virtualmente sin pérdida de sangre. Ideal para pacientes de alto riesgo en tratamiento anticoagulante.
    • Alivio rápido de los síntomas.
    • Recuperación rápida de la actividad normal del paciente.
    • Sondaje vesical generalmente menor de 24-48 horas.
    • Los resultados son perdurables en el tiempo.
    • Ausencia de incontinencia e impotencia.

    ENUCLEACIÓN DE PRÓSTATA

    Esta técnica permite, a diferencia de la vaporización que convierte el tejido prostático en agua, extraer grandes tamaños de próstata que luego son sacados mediante un aparato llamado morcelador cuyo fin es triturar los lóbulos prostáticos que hemos dejado caer en la vejiga a través de la enucleación. Es la única técnica endoscópica que permite operar próstatas de tamaño considerables. Además, esta técnica facilita la obtención de tejido prostático para su estudio anatomo-patológico.

  • Cirugías Tradicionales de la Hiperplasia Benigna de Próstata

    Hasta hace pocos años, los urólogos solo teníamos dos opciones para operar las próstatas agrandadas. El criterio fundamental de decisión era el tamaño de la próstata. La cirugía tiene como objetivo eliminar ese "tapón" que obstruye la salida de la orina de la vejiga.

    Cirugía Tradicional

    La cirugía más frecuente es la resección transuretral de la próstata; esta cirugía se realiza introduciendo un aparato llamado resector por la uretra que facilita llegar a la próstata y vejiga. Este aparato dispone de una óptica que permite ver a través de una pantalla el interior de esos órganos. Además, lleva incorporado un bisturí eléctrico que corta las zonas de próstata agrandada en pequeños trozos que luego son sacados para su posterior análisis.

    En casos de próstatas grandes, mayores de 80-100 gramos, la única solución hasta hace pocos años era realizar una extirpación de ese crecimiento prostático realizando una incisión por debajo del ombligo hasta llegar a la próstata. Para entender esta cirugía podemos utilizar el símil de una naranja: los urólogos debemos quitar la naranja que corresponde a la próstata agrandada o hiperplásica y se deja la "cáscara".

    Estas técnicas tradicionales pueden tener efectos secundarios importantes como son el sangrado postquirúrgico o en un pequeño porcentaje de casos, puede haber incontinencia urinaria. Además, la estancia hospitalaria varía de 3 a 7 días frente a técnicas avanzadas como son el láser.


  • Cuando la Próstata va Creciendo

    Por @doctorpeinado.

    A medida que envejecemos, la próstata va aumentando de tamaño y a este proceso lo llamamos "Hiperplasia Benigna de Próstata". Es un proceso que afecta a todos los hombres y los principales factores causantes son la edad y la testosterona.

    Cuando la Próstata va Creciendo

    Este crecimiento de la próstata va a producir una obstrucción a la salida de la orina de la vejiga y este "tapón" que se va formando va a dificultar que la orina de la vejiga sea expulsada con normalidad. Las consecuencias son de sobra conocidas por la mayoría de los varones: dificultad para empezar a orinar, reducción del calibre miccional, la fuerza del chorro miccional se va debilitando, goteo tras la micción, no vaciar totalmente la vejiga con lo que nos vemos obligados a orinar en varios tiempos, levantarse en varias ocasiones por la noche con lo que nos dificulta tener un sueño reparador.

    TRATAMIENTOS DE LA HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA

    Los tratamientos para la próstata agrandada son múltiples y dependen de los síntomas del paciente, de su edad y del tamaño de su próstata. Por lo general, los tratamientos se dividen en dos modalidades: el tratamiento farmacológico y la cirugía.

    El tratamiento farmacológico suele ser efectivo y constituye el primer escalón, aunque pueden tener efectos secundarios como son la eyaculación retrógrada (el semen, en lugar de expulsar hacia fuera, se expulsa a la vejiga para luego ser orinado); algunos fármacos pueden producir disminución del deseo sexual y otros sequedad de boca.

    Si no se obtiene mejoría con los medicamentos, hay que plantearse la cirugía. En los pacientes con importantes síntomas, con sangrados por la orina o que han debido ser sondados por no poder orinar debido a una retención aguda de orina, se puede decidir directamente la solución quirúrgica

  • Problemas de Próstata y Ciclismo

    Por @doctorpeinado.

    Muchos hombres nos preguntan acerca de la posible relación entre el ciclismo y patologías urológicas como son la hiperplasia benigna de próstata (crecimiento benigno de la próstata) o la disfunción eréctil.

    Problemas de Próstata y Ciclismo

    La revista "Prostate Cáncer Prostatic Disease" ha publicado un artículo en el que los urólogos estudiaron la relación entre ciclistas y sus niveles de PSA (Antígeno Prostático Específico). El PSA es el marcador específico de la próstata que la mayoría de los hombres se realizan a partir de los 50 años cuando acuden al urólogo. Solo un estudio encontró una elevación de este marcador prostático en relación con el ciclismo a diferencia de cinco estudios que no observaron diferencias. Los urólogos exponen que en el momento actual no hay evidencias de que el ciclismo aumente los niveles de PSA en hombres.

    Otra pregunta frecuente es si la práctica ciclista puede provocar el crecimiento de la glándula prostática. No hay ningún dato que lo relacione puesto que la próstata crece inexorablemente en todos los hombres por de la edad y la testosterona. En los pacientes con prostatitis (inflamación de la próstata) no se aconseja la práctica de la bicicleta para evitar la congestión pélvica y las molestias sobre el suelo pélvico.

    Otro estudio realizado por médicos de la Universidad de Lovaina sobre la posible relación entre el ciclismo y la disfunción eréctil no ha encontrado ninguna evidencia sobre esta posible conexión.

    Para concluir, no existe ninguna evidencia, en el momento actual, que la práctica de la bicicleta pueda ser causante del crecimiento de la próstata o de disfunción eréctil. La realización de ejercicio físico es un factor clave para una mejor salud sexual.


Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.