Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Eyaculación dolorosa

    Eyaculación dolorosaEyaculación dolorosa

    Hasta un 10% de los hombres pueden tener en algún momento de su vida, una eyaculación que les cause molestias o dolor. Esta situación puede ser una causa de miedo, frustración y llegar a limitar las relaciones sexuales por la sensación de malestar que produce. Es característico que los hombres comenten en la consulta: "el orgasmo no es el mismo".

    La eyaculación dolorosa puede presentarse de varias formas: el dolor solo se presenta en el momento de la eyaculación y desaparece tras la misma, o puede prolongarse hasta 24 horas después de eyacular. Hay hombres que refieren que, además, tienen molestias alrededor del pene, el recto o la vejiga o que las molestias suceden con la micción. El urólogo deberá realizar estas preguntas en su consulta para valorar las diferentes situaciones clínicas, y para que le orienten a investigar el origen de esta situación. También es importante saber si el semen tiene el mismo color o hay sangre en el mismo (hemospermia).

    Las principales causas que pueden producir dolor al eyacular son:

    • Prostatitis: la inflamación de la próstata es una de las causas más frecuentes. Esta inflamación con infección hace que, al eyacular, las contracciones de la próstata y el resto del aparato urogenital causen dolor. Los pacientes diabéticos son más propensos a padecer infecciones de próstata.
    • Hiperplasia Benigna de Próstata: el aumento benigno del tamaño de la próstata puede producir sensaciones anómalas por la obstrucción generada en la salida de la orina de la vejiga y la compresión sobre los conductos eyaculadores.
    • Cirugía de la próstata: los hombres que han sido sometidos a alguna cirugía de próstata o que tienen cáncer de próstata pueden experimentar algún tipo de molestia en la eyaculación.
    • Fármacos: los más frecuentemente asociados con las eyaculaciones dolorosas son los antidepresivos.
    • Cirugías Pélvicas: actúan sobre los genitales o el suelo pélvico y pueden afectar a las vesículas seminales y conductos eyaculadores, originando inflamación y dolor.
    • Radioterapia: sobre la próstata o la vejiga, es otra posible causa.
    • Problemas emocionales o personales: hay hombres que solo tienen molestias en la eyaculación en las relaciones sexuales pero no con la masturbación; esto puede indicar un problema en la pareja. También se deben descartar situaciones como depresión y ansiedad, que tienen un impacto negativo en la actividad sexual.
    • Inflamación de las vesículas seminales: o la presencia de calcificaciones en las mismas.
    • Enfermedades de transmisión sexual (ETS): las dos ETS más frecuentemente asociadas son la Chlamydia y la tricomoniasis, aunque el resto también pueden estar implicadas. Si los síntomas se acompañan de dolor en la uretra, secreción, etc… se solicitarán las pruebas adecuadas.
    • Alteraciones del sistema nervioso: la diabetes es la condición más frecuente que puede afectar el sistema nervioso. También cirugías de la espalda pueden causar lesiones específicas de esos nervios.

    El tratamiento de la eyaculación dolorosa dependerá del origen de las causas. En muchos casos, la combinación de antibióticos específicos, antiinflamatorios y descongestivos prostáticos suelen mejorar estas situaciones.

  • Hemospermia o sangre en el semen

    HemospermiaHemospermia

    La aparición de sangre en el semen es un motivo frecuente de consulta urológica causando gran alarma en los pacientes que, en muchas ocasiones, acuden a Urgencias. En general, la aparición de sangre en el eyaculado suele aparecer como un episodio único y autolimitado. Hay que tranquilizar al paciente porque se trata de un síntoma benigno, pasajero y de fácil tratamiento. No es necesario acudir a Urgencias.

    En la mayoría de pacientes por debajo de los 40 años, no hay ninguna causa pero siempre se debe descartar una infección de la vía seminal o prostatitis. En estos casos, el paciente suele referir dolor en el periné o al eyacular acompañado de molestias infrapúbicas (la zona de la vejiga). También se debe descartar una uretritis o inflamación de la uretra que pueden estar relacionada con una infección o actividad sexual intensa o prolongada. Otro motivo pueden ser las masturbaciones prolongadas o la abstinencia sexual prolongada que se acompañan de eyaculación.

    En un porcentaje muy bajo de casos y en pacientes mayores de 45 años se debe descartar un cáncer de próstata.

    En algunos casos, ocurre que el paciente no sabe si viene de él mismo o de su pareja por lo que se aconseja que tenga actividad sexual con preservativo.

    Se debe realizar una exploración del pene, meato uretral y/o tacto rectal. Se solicitará según la edad y tipo de prácticas sexuales, estudio de enfermedades de transmisión sexual, analítica completa para verificar que la coagulación está correcta y cultivo de semen.

    En los pacientes de edad, las pruebas de imagen como la ecografía, el estudio de la sintomatología prostática, los niveles de PSA (Antígeno Prostático Específico) ayudarán a orientar el diagnóstico.

    Después de una biopsia de próstata, es muy característica que ocurra en los días posteriores al procedimiento o en pacientes con tratamiento anticoagulantes.

    Si no se encuentra la causa y persiste la hemospermia, se puede realizar una resonancia de próstata y/o una cistoscopia para evaluar el trayecto uretral y descartar anomalías como varices en el lecho prostático.

    En un 60%-70% de los casos, el episodio se resuelve espontáneamente en el período de un mes y no se encuentran causas específicas. El tratamiento general se basa en antiinflamatorios, antibióticos específicos para la próstata y fármacos descongestivos prostáticos.

Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.