Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • He notado un bulto en la vagina...

    No es infrecuente que la mujer adulta, casi siempre después de la menopausia, sufra problemas donde ella misma conoce como el suelo pélvico. Es relativamente frecuente la aparición de anormalidades/deformidades en el periné, la zona donde nos sentamos. Ellas refieren en la consulta como "algo tengo ahí" que me da la sensación de que "algo se ha caído" o que "algo asoma", incluso a veces acompañado de molestias, problemas miccionales, sexuales o en la defecación. Estos "bultos" en la región vaginal se denominan Prolapso de Órganos Pélvicos (POP).

    2021 06 29 He notado un bulto en la vagina 1.docImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 06 29 He notado un bulto en la vagina 1.doc

    Un POP es cualquier descenso de un órgano pélvico (vejiga, útero, recto o asas intestinales) desde su localización hacia el exterior a través de la vagina. Puede manifestarse con diferente intensidad. El descenso puede ser mínimo, quedarse a mitad de camino, o intenso, haciendo que los órganos estén fuera completamente de la cavidad abdominal. Lo expresamos en diferentes grados. Habrá mujeres en las que sea apenas perceptible, en otras quizá se lo palpen, se lo toquen, o se lo vean con la ayuda de un espejo, y otras que observen, vean y noten un importante "bulto externo" que incluso precisa ser reducido e introducido para lograr que se produzca la micción (orinar) o la defecación (defecar).

    Los principales factores de riesgo involucrados en la aparición de un POP son la edad, haber tenido múltiples partos (multíparas), la obesidad, ciertos trabajos físicos y/o la mala calidad de los tejidos del suelo pélvico. Las enfermedades del colágeno (genéticas/adquiridas) son muy relevantes en estos procesos. A veces ciertas cirugías o tratamientos en el abdomen inferior, o en el periné, pueden ser factores que influyen en la aparición de estos problemas.

    Hay que dejar claro que no se trata de una enfermedad maligna y que la necesidad de estudio o tratamiento va a venir determinada por la importancia y la gravedad de los síntomas que el POP produzca. Y que el tipo de tratamiento va a depender de muchas circunstancias.

    Los principales síntomas que este POP provoca, este "bulto" en el periné, son sensación de pesadez, disconfort o dolor a nivel de la vagina. Al estar la vagina ocupada puede producir molestias, a veces incapacitantes, con las relaciones sexuales. Y además puede afectar a la forma de orinar o defecar, produciendo existir momentos de obstrucción en cada una de las funciones (retención urinaria o estreñimiento), o pérdidas involuntarias (incontinencia) de orina o heces.

    2021 06 29 He notado un bulto en la vagina 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 06 29 He notado un bulto en la vagina 2

    ¿Qué hace en la consulta el urólogo ante esta patología?

    Lo primero es realizar una completa historia clínica que nos permita conocer los antecedentes personales que puedan estar relacionados y los síntomas que produce el POP. De éstos cómo y en que intensidad afectan a la calidad de vida de la paciente, identificando posibles alteraciones funcionales de la forma de orinar, defecar o problemas con las relaciones sexuales.

    Posteriormente, hay que explorar físicamente a la paciente, a poder ser con vejiga llena, es decir con ganas de orinar, para, de esta manera, visualizar y palpar qué órganos son los que están involucrados en el POP y como esta alterada su dinámica funcional. En este momento evaluamos también la "fortaleza" que tiene la musculatura del suelo pélvico.

    Los huesos, los músculos, los ligamentos y las fascias de todo el periné configuran una estructura conformada como si fuese una "hamaca" que soporta y sujeta todos los órganos del abdomen y de la pelvis, evitando así que éstos salgan al exterior, que se prolapsen. Por causan diferentes que debiliten, deformen, destensen esa "hamaca", los órganos pueden prolapsarse (salirse), originando un problema morfológico, haciendo que la paciente se note un bulto, y que arrastra un problema de la función del órgano prolapsado.

    Se pueden identificar prolapsos "puros" es decir que solo este desplazado un solo órgano, si bien es más frecuentemente la asociación de órganos que se prolapsen, dado que la debilidad del suelo pélvico, de esa "hamaca", es un problema global del suelo pélvico. Y lo más importante, casi siempre se acompañan de alteraciones en el funcionamiento de esos órganos, y por lo tanto, también existen asociaciones de varios síntomas.

    Es importante la valoración de la paciente por un equipo multidisciplinar (varias especialidades médicas que abordan desde diferentes puntos de vista del problema), con el objetivo de abordar óptimamente toda la patología que el POP lleva asociado. De esta manera, valorando todos los aspectos, podemos ofrecer los mejores resultados con el fin de mejorar la calidad de vida, y lo más importante, solucionar los problemas o cambios en el funcionamiento que se puedan derivar de este tratamiento.

    El equipo multidisciplinar de suelo pélvico esta formado por urólogos, ginecólogos, cirujanos generales/digestivos (coloproctólogos), rehabilitadores, fisioterapeutas y en ocasiones psiquiatras en razón de la patología predominante y el soporte necesario.

    El área de conocimiento de la especialidad de Urología que se ocupa de esta patología recibe el nombre de Urología Funcional, Femenina y Urodinámica. Esta Unidad está capacitada y especializada para tratar este problema de forma global, no solo corrigiendo "bultos", sino reparando problemas en el funcionamiento que impactan en la persona y afectan a su calidad de vida.

    ¿Hay que tratar siempre el prolapso?

    Una de las dudas mas frecuentes es si todos los POP deben ser intervenidos o se soluciona con otro tipo de tratamientos. No todos los POP requieren algún tratamiento. Sólo aquellos que provoquen síntomas, produzcan alteraciones en la calidad de vida de la paciente, o problemas en la micción o en la defecación deben ser sometidos a algún tipo de tratamiento. De mantenerse en el tiempo, si no se corrige el POP, puedan ocasionarle problemas, por lo que siempre se buscan las mejores recomendaciones, para cada tipo y para cada momento.

    Los tratamientos son diversos y fundamentalmente quirúrgicos. Los tratamientos de rehabilitación son necesarios para patológicas iniciales y siempre que la paciente precise adquirir un conocimiento anatómico funcional de la patología que presente . En todos ellos es fundamental la valoración global de la patología por un equipo en el que haya siempre un urólogo especialista en suelo pélvico. El objetivo es corregir los defectos anatómicos identificados y la función perdida, mejorando la calidad de vida. Es preciso valorar cuidadosamente todas las opciones, de acuerdo con las expectativas trabajadas con la paciente y contando con sus preferencias.

    * Imagen 1: Posición anatómica normal de los órganos del suelo pélvico (vejiga, útero, recto).

    * Imagen 2: POP: Cistocele o prolapso de la vejiga; Histerocele o prolapso del útero; Rectocele o prolapso del recto

    Unidad de Urologia Funcional, Femenina Urodinámica. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

    Dra. R. González López

    Dr. H. Garde García

    Dr. LM. Quintana Franco

    Dra. C. González Enguita


    Bibliografía:

    Garde García H, González López R, González Enguita C. Prolapso de Órganos pélvicos con y sin incontinencia. Actualización en terminología y diagnóstico. Clasificación clínica y empleo de pruebas funcionales. Capitulo 8 en Buenas Prácticas en Urodinámica y sus técnicas complementarias. Actualización de terminología en disfunción miccional. Asociación Española de Urología 2020. ISNN: 978-84-09-24758-5


  • Donar VIDA estando VIVO. Donar es COMPARTIR

    Cada vez hay más personas que padecen Insuficiencia Renal Crónica (IRC) debido fundamentalmente al gran numero de personas que sufren enfermedades crónicas que lo provocan como es la diabetes, la HTA, la arterioesclerosis,…. Para muchos pacientes que conviven a diario con la IRC, el trasplante de riñón se convierte en la única oportunidad para vivir como una persona sana, habiendo demostrado ser el mejor tratamiento frente a la dialisis en cuanto a supervivencia, calidad de vida, complicaciones, siendo mucho más coste-beneficio.

    2021 06 04Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 06 04

    Es noticia frecuente de muchos telediarios que, España es lider mundial en donación y trasplante de órganos gracias a la solidaridad de todos los ciudadanos, y al excelente modelo del Sistema Nacional de Salud español, un sistema público, universal y de alta calidad.La ONT (Organización Nacional de Trasplantes) creó hace ya muchos años (1989) el denominado Modelo Español de Trasplantes, un modelo de gestión organizativo, que pivota en torno a la Coordinacion de Trasplantes hospitalaria, y al cual se debe el éxito del programa y del liderazgo español.

    Conseguir órganos para trasplante es cada vez mas difícil. Por fortuna, los grandes avances de la Medicina en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad cerebrovascular, y la buena noticia de la disminución de los accidentes de tráfico, han hecho que el paciente fallecido, que reúne criterios de donación, sea cada vez más escaso.

    El trasplante de riñón es uno de los más populares por ser uno de los más frecuentes. Saca diariamente a muchas personas de la dependencia de la diálisis, sabiendo que ésta les está salvando la vida mediante un tratamiento sustitutivo ante la insuficiencia renal terminal. Desde la ONT se nos impulsa a trabajar o innovar nuevas estrategias para aumentar las donaciones. El programa de trasplante de "donante vivo" se produce cuando una persona dona uno de su riñones a un ser querido. El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz fue pionero en el programa de donante cadáver y tambien en el de vivo, realizando sendos primeros trasplantes en 1965 y 1968 respectivamente, cuando el hospital se llamaba Clínica de la Concepción.

    ¡Deseamos que lo conozcas de cerca de través de dos protagonistas, por si tienes oportunidad de hacerlo, o de difundirlo!

    Aquí van los testimonios de la última pareja que ha ejercido recientemente la donación de un riñón en la Fundación Jiménez Díaz. Gabriella una madre orgullosa de haber donado un riñón a su hijo Diego, que vive una nueva vida lleno de agradecimiento. Es la primera pareja del programa de donante vivo realizada en nuestro hospital despues de "meses de parón" por la pandemia COVID-19.

    2021 06 04 (2)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 06 04 (2)

    Gabriela (DONANTE): Provenimos de una familia de médicos venezolanos. Soy abogado con un Máster en Dirección y Gestión Sanitaria por la Universidad Internacional de La Rioja. Mi tesis doctoral la hice de diálisis y trasplante renal. Durante veinte años dirigí una gran clínica en el centro de Venezuela, donde a diario convivía con el tema renal. Trabajé mucho en pro de los enfermos de esta patología sin imaginar jamás que un día sería la madre de uno.

    Estos casi cuatro años que han pasado desde que Diego tuvo el daño renal bilateral, he pasado por todos los sentimientos posibles. Una vez que llegamos a la etapa pre-trasplante, estábamos llenos de ansiedad, miedo e incertidumbre. Diego tenía la hemoglobina baja y eso me generaba terror. Ambos sabíamos que venían momentos de mucho dolor, para mi como donante, pero sobre todo para Diego.

    Es oportuno hacer mención a que estos días nos ha recibido el mismo equipo de enfermeros de aquellos aciagos días de septiembre de 2017, y no solo nos recordaron inmediatamente, sino que con la mayor mística y devoción nos hicieron sentir en casa. Especial reconocimiento a todos ellos

    Para hacerles el relato corto, yo estoy en mi casa desde ayer viernes 21 de mayo 2021 con muy poco dolor y Diego probablemente esté de alta hoy sábado 22. Estamos con poco dolor. Yo orino perfectamente, no hubo trauma ni dolor incontrolable, ni agonía. Diego ha estado en aislamiento unos días, por los cuales, no he podido verlo, pero está bien, lleno de esperanzas, planes y agradecimiento.

    Especial reconocimiento y agradecimiento eterno al equipo médico y de Enfermería de Urología, Nefrología, Coordinación de Trasplante y resto de equipos intervinientes de Fundación Jiménez Díaz.

    Diego (REEPTOR): Yo, Diego Perez, que luego de casi 4 años en diálisis por una nefropatía lúpica el pasado 18 de mayo fui trasplantado en la Fundación Jiménez Díaz, recibiendo un riñón de mi madre como donante, aquí les cuento mi experiencia:

    Llegué el lunes al hospital con mi madre, realizamos el ingreso y yo subí a lo que espero será "mi última diálisis" por un largo tiempo. Luego subí a la planta, desde allí los nervios estaban presentes en la habitación que compartiría con mi madre esa noche, pero también serenidad y confianza en el proceso.

    La mañana siguiente, muy temprano, nos bajaron a quirófano, donde nos explicaron todo y empezó el proceso (todo muy sereno y con un ambiente positivo). Después de varios pasos previos, empieza a hacer efecto la anestesia y lo siguiente fue despertarme y escuchar de parte del equipo médico que todo conmigo y mi madre había salido bien, instantáneamente se fueron los nervios y llegó la alegría, con muy poco dolor. Los días posteriores las analíticas y las pruebas arrojaban una evolución positiva y yo cada vez más feliz y más tranquilo, gracias a los médicos, enfermeros, auxiliares y demás. Mi estancia en el hospital fue mucho más positiva, tranquila y feliz que lo que esperaba. Ante todo, destacar su labor y lo bien que me he sentido tanto física (más enérgico, más vivo) cómo anímicamente. Todo se dio tan bien que a los 4 días me dieron el alta.

    No me queda más que agradecer y destacar lo poco traumático que fue todo el proceso en mi caso, 10/10 tanto profesional como médicamente, un verdadero cambio de vida, esperemos que todo siga así. Gracias totales.

    Es necesario que todo el mundo conozca que el trasplante renal de donante vivo es la mejor opción terapéutica para aquellos pacientes candidatos a trasplante que sufren una enfermedad renal terminal. Para que pueda llevarse a cabo es necesario que una persona, de forma voluntaria, generosa, sin coacción y habiendo pasado una estricta evaluación, se ofrezca para donar.

    Solo se necesita un riñón donado para reemplazar dos riñones con insuficiencia, lo que hace que el trasplante de riñón de donante vivo sea una excelente alternativa. Se trata de extirpar un riñón de un donante vivo, y colocarlo a continuación en un receptor al que le faltan los riñones, o que los tiene pero que no le funcionan de manera adecuada.

    2021 06 04 (3)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 06 04 (3)

    Ventajas de la donación en un Programa de Donante Vivo

    ·Se realiza anticipándose a que el paciente necesite comenzar un programa de diálisis.

    ·El receptor no debe esperar la llegada de un donante cadáver en una lista de espera.

    ·La cirugía es programada y se efectúa cuando el donante y el receptor están en las mejores condiciones de salud para poderlo realizar.

    ·El riñón que procede de un donante vivo funciona precozmente, es decir, tiene un funcionamiento casi inmediato al terminar la cirugía.

    ·La funcionalidad a largo plazo (años) de los riñones de donante vivo es la mejor, lo que implica la mayor esperanza de vida del injerto.

    ·El receptor recibe un riñón de una persona sana.

    Toma conciencia entre los tuyos si tienen esta necesidad o difúndelo. ¡Alguien necesita conocerlo porque alguien lo esta necesitando!


    Dra. Carmen González Enguita

    Jefa del Departamento de Urología de la Fundación Jiménez Díaz

    Dr. Juan Vicente García Cardoso

    Jefe asociado del Servicio de Urología de la Fundación Jiménez Díaz


    Bibliografía:

    - Pérez Albacete M. Evolución cronológica del trasplante renal en España. Actas Urol Esp 2006 , Vol30 N:8

    -Vela Navarrete R. Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Reflexiones en su 25 aniversario. Actas Urol Esp. 2015 Mar;39(2):67-9. 10.1016/j.acuro.2014.11.001. Epub 2015 Feb 7. PMID: 25670478

  • La cistectomía radical robótica

    Cuando se desarrolla un tumor en la vejiga que no puede ser controlado con tratamientos que preserven el órgano se debe extirpar completamente la misma.

    Esta cirugía se denomina cistectomía radical y conlleva la exéresis de la próstata y de las vesículas seminales en el hombre. En la mujer, en la mayoría de los casos, también se extirpan los órganos genitales internos (útero, trompas y ovarios). En ambos, se extraen los ganglios linfáticos pélvicos que están rodeando los grandes vasos (arterias y venas) que van de la pelvis a las extremidades inferiores (piernas). Estos ganglios son pequeñas formaciones nodulares (del tamaño de una judía pequeña) que pueden ser blanco de metástasis (de enfermedad tumoral llegada desde la vejiga).

    La primera parte de la intervención; es decir, la extirpación de la vejiga continúa con la derivación urinaria, o sea, es preciso reconstruir la anatomía para que la orina producida en el riñón se elimine. Para ello hay que crear una estructura similar a la vejiga, un sistema que pueda almacenar y vaciar la orina. Cuando se construye una nueva vejiga ésta nueva estructura se denomina neovejiga. Esta sustitución vesical se realiza con intestino y rememora la forma de la vejiga. Existen diferentes configuraciones con el fin de conseguir una micción mas o menos similar a la fisiológica. El paciente mantiene una dinámica miccional muy similar a como tenía con su vejiga natural.

    En ocasiones la neovejiga no puede realizarse por razones del tumor, o del paciente. En estos casos se realiza una derivación externa, es decir, se construye un conducto, también con intestino por donde pasara la orina venida de los riñones a través de los uréteres. El conducto intestinal desemboca en la piel del abdomen mediante un estoma. La orina se recogerá en una bolsa fabricada y adecuada para tal fin.

    La elección del tipo de derivación urinaria es consensuada entre el urólogo y el paciente basándose en datos clínicos, anatómicos, físicos, sociales… y siempre ajustados a las expectativas individuales de cada caso.

    2021 05 10 La cistectomía radical robóticaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 05 10 La cistectomía radical robótica

    Hoy esta cirugía se puede realizar mediante una técnica laparoscópica asistida por robot: Cirugía robótica

    El robot es una herramienta que brinda al cirujano una visión aumentada del campo quirúrgico en tres dimensiones. Las pinzas robóticas que maneja el cirujano poseen un sistema articulado de muñecas (endo-muñecas) que facilitan y reproducen la libertad de movimientos de la mano del cirujano. De esta manera la cirugía robótica ofrece muchas posibilidades técnicas para hacer que la cirugía sea mas precisa.

    Hoy en día ya existen equipos quirúrgicos que hacen todos los pasos de la cirugía asistidos por robot, incluida la parte de la derivación urinaria intestinal. Inicialmente solo era robótica la cistectomía. La derivación urinaria se realizaba extracorpórea, fuera de la cavidad abdominal, de manera manual, rememorando la cirugía convencional.

    La técnica se ha ido desarrollando en todo el mundo y se han estandarizando las derivaciones urinarias completamente realizadas con el robot (intracorpóreas). Este tipo de cirugía aporta muchos beneficios que el paciente basado en la menor manipulación intestinal y las incisiones que son realmente pequeñas. El paciente tiene un mejor y mas favorable postoperatorio.

    2021 05 10 La cistectomía radical robótica (2)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 05 10 La cistectomía radical robótica (2)

    El robot es una excelente herramienta en manos de cirujanos experimentados.

    El paciente va a tener un mejor curso clínico después de la intervención quirúrgica. La técnica posee un potencial beneficio en la reducción del sangrado durante la intervención, menor dolor postoperatorio y menos complicaciones en las heridas, asegurando y manteniendo los estándares de calidad oncológica1. Señalar sin embargo, que es crítica la experiencia del cirujano para obtener un beneficio en los resultados quirúrgicos de la cistectomía. Es decir, el robot es una excelente herramienta en manos experimentadas.

    El Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz ha desarrollado un programa de cistectomía robótica que ya se encuentra plenamente integrado a las prestaciones quirúrgicas de la institución. El respaldo de cirujanos, anestesistas altamente capacitados en el manejo de intervenciones complejas, enfermeras con formación específica en esta tecnología y una institución que acompaña científica, asistencial y humanamente cada caso ha sido fundamental para el éxito del programa.

    Los objetivos trazados inicialmente has sido alcanzados.

    Hoy es una realidad para muchos pacientes poder optar a un tratamiento quirúrgico de vanguardia.


    Doctores E. Buendía González / L. Cuello Sánchez / J. Monzó Gardiner

    Unidad de Urotelio. Servicio de Urología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz


    1- Venkatramani V, Reis IM, Castle EP, Gonzalgo ML, Woods ME, Svatek RS, Weizer AZ, Konety BR, Tollefson M, Krupski TL, Smith ND, Shabsigh A, Barocas DA, Quek ML, Dash A, Kibel AS, Pruthi RS, Montgomery JS, Weight CJ, Sharp DS, Chang SS, Cookson MS, Gupta GN, Gorbonos A, Uchio EM, Skinner E, Soodana-Prakash N, Becerra MF, Swain S, Kendrick K, Smith JA Jr, Thompson IM, Parekh DJ. Predictors of Recurrence, and Progression-Free and Overall Survival following Open versus Robotic Radical Cystectomy: Analysis from the RAZOR Trial with a 3-Year Followup.Este enlace se abrirá en una ventana nueva J Urol. 2020 Mar;203(3):522-529.

  • Tabaco y cáncer de vejiga

    Es preciso que sepas que el 76% de los pacientes tratados en Urología en la Fundación Jiménez Díaz con neoplasias vesicales (tumor de vejiga) de alto riesgo fuman o han fumado alguna vez en su vida.

    2021 04 06 El tabaco y el cáncer de vejiga 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 04 06 El tabaco y el cáncer de vejiga 1

    El cáncer de vejiga es el noveno cáncer más común en todo el mundo y es la décimo tercera causa de muerte por cáncer al año. Su incidencia es mayor en los hombres, siendo en ellos la séptima causa de muerte. Es un tumor de los países desarrollados e industrializados. Su incidencia es tres veces mayor en países de altos recursos comparada con en aquellos que tiene escasos o bajos recursos. Donde más incidencia se observa es en América del Norte, Europa y el Oeste de Asia.

    El riesgo de padecer esta enfermedad aumenta con la edad, más acentuadamente a partir de los 50 años.

    El cáncer de vejiga más frecuente es aquel que surge de las células que tapizan la vejiga en su interior. Por afectar a este tipo de células se denomina el cáncer urotelial.

    El 75% de estos tumores están confinados a las capas más superficiales (mucosa o submucosa de la vejiga). El tratamiento está basado en la resección o la extirpación local. El 25% restante son tumores que afectan en profundidad al músculo vesical. Requieren tratamientos radicales como la extirpación de la vejiga (cistectomía), y/o tratamientos en combinación con quimioterapia y radioterapia.

    El factor de riesgo más importante es el tabaquismo, siendo responsable directo del 50% del total de casos.

    Las personas fumadoras tienen un riesgo 3,47 mayor de padecer cáncer de vejiga (un poco más del triple) que el de las que nunca fumaron. Los exfumadores tienen un riesgo 2,04 veces mayor (el doble). La disminución del riesgo en exfumadores demuestra la importancia de abandonar el hábito para reducir las posibilidades de desarrollar esta neoplasia.

    2021 04 06 El tabaco y el cáncer de vejiga 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 04 06 El tabaco y el cáncer de vejiga 2

    También la mortalidad específica por cáncer de vejiga es mayor en fumadores comparada con la de los exfumadores.

    A pesar de estos datos científicos abrumadores, solo un 20% de los pacientes que sobreviven a un cáncer de vejiga reconocen algún factor de riesgo como posible causa de su enfermedad. Luego conocemos solo una pequeña parte de las causas que generan este tipo de cáncer.

    El análisis de la base de datos de los pacientes tratados con tumores vesicales de alto riesgo en el Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz durante el año 2019 demuestra que el 76% de los pacientes refiere ser fumador activo o exfumador, demostrando la estrecha asociación de este hábito con el cáncer de vejiga en la población que atendemos.

    Desde el Servicio de Urología trabajamos constantemente en la resolución de estos tumores, pero también en su prevención.

    El protagonismo del paciente y su esfuerzo individual para abandonar el tabaquismo es parte fundamental para el éxito en el tratamiento del cáncer de vejiga.


    Dr. Juan Monzo Gardiner

    Dr. Leslie Cuello Sánchez

    Dra. Elena Buendía González

    Unidad de Urotelio

    Servicio de Urología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid)


    • Cumberbatch MG, Rota M, Catto JW, La Vecchia C. The role of tobacco smoke in bladder and kidney carcinogenesis: a comparison of exposures and meta-analysis of incidence and mortality risks. Eur Urol 2016;70:458–66.
      • Cumberbatch MGK, Jubber I, Black PC, Esperto F, Figueroa JD, Kamat AM, Kiemeney L, Lotan Y, Pang K, Silverman DT, Znaor A, Catto JWF. Epidemiology of bladder cancer: a Systematic Review and Contemporary Update of Risk Factors in 2018. Eur Urol 2018 Dec;74:784-95.
    • Gabriel U, Li L, Bolenz C, et al. New insights into the influence of cigarette smoking on urothelial carcinogenesis: smoking-induced gene expression in tumor-free urothelium might discriminate muscle-invasive from nonmuscle- invasive urothelial bladder cancer. Mol Carcinog 2012;51:907–15
    • Westhoff E, Maria de Oliveira-Neumayer J, Aben KK, Vrieling A, Kiemeney LA. Low awareness of risk factors among bladder cancer survivors: New evidence and a literature overview. Eur J Cancer 2016;60:136–45.
  • Estoy embarazada y me duele el riñón, ¿qué tengo que saber?

    Durante el embarazo es normal sentir molestias en la zona lumbar, pero debemos estar atentas ya que un dolor fuerte del riñón puede ser indicativo de cólico renal

    Formar piedras (litiasis o cálculos) en el riñón durante el embarazo es algo poco frecuente, apareciendo en 1 de cada 1500 embarazos, siendo algo más prevalente si la mujer gestante ya padecía este problema. Con cálculos o sin ellos, el dolor por cólico renal es el motivo de consulta no ginecológico más común durante el embarazo, en un Servicio de Urgencias de Hospital. No suele ser una patología grave y difícilmente afecta al curso del embarazo.

    Te explicamos más acerca de ello.

    ¿Qué es un cólico renal?

    El cólico renal es un intenso dolor en el riñón que se produce por la obstrucción aguda e inesperada de la vía urinaria, siendo la litiasis la causa más común de provocarla. Entre las funciones del riñón está la de eliminar productos de desecho a través de la orina. Si se dan determinadas condiciones físicas y bioquímicas necesarias en el ambiente urinario, ciertas de estas sustancias pueden llegar a acumularse en una zona concreta del riñón, cristalizar y formar un cálculo. Esta litiasis renal, ya formada en el riñón, puede quedarse alojada y silente en alguna de las cavidades renales o intentar salir al exterior por el fluir de la orina. En este proceso de migración a través del uréter (conducto que une el riñón con la vejiga), puede encontrarse con zonas más difíciles de atravesar y, por tanto, no poder progresar, pudiendo así quedarse allí atrapada e impactada suponiendo un obstáculo para el transcurrir de la orina desde el riñón hacia la vejiga.

    Se dice que un cólico renal concluye cuando el cálculo responsable es eliminado. Luego lo esperado es la expulsión, y lo más frecuente es que sea de manera espontánea.

    2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 1

    ¿Qué síntomas aparecen?

    Puede ocurrir que la migración del cálculo, desde el riñón a la vejiga y luego al exterior, no provoque una obstrucción de la vía urinaria y, por tanto, podrían oponerse de manifiesto el cólico renal; es decir en ocasiones se produce la expulsión de la litiasis sin ningún síntoma de dolor.

    Sin embargo, lo más habitual es que en el transcurrir del cálculo por la vía urinaria éste se impacte en algún trayecto y produzca una obstrucción aguda a la salida de la orina, la cual comienza a almacenarse por encima de la zona del cálculo. El aumento de la presión en el riñón es lo que va a ocasionar este intenso dolor. El dolor se localiza en la región lumbar, de manera brusca, como un golpe fuerte. Se suele acompañar de náuseas y vómitos, mal estar general, escozor al orinar, ganas de ir constantemente al baño (urgencia), micciones frecuentes (polaquiuria) o incluso observar sangre en la orina (hematuria). En los casos más graves podría aparecer fiebre2. ¡¡Atención a esta última circunstancia!!

    2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 22021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 2

    Si nunca he tenido cólicos renales ni piedras en el riñón, ¿por qué me aparecen ahora?

    Durante el embarazo se producen cambios diversos en la anatomía de la vía urinaria (en ambos lados). Esto va a favorecer tanto las infecciones de orina como la formación de litiasis en el riñón. Es manifiesto un aumento en la actividad en la filtración del riñón con el consiguiente aumento de la cantidad de elementos de desecho, que una vez en la orina (solutos) pueden llegar a convertirse en cristales, y éstos en verdaderos cálculos. Esto, unido a la compresión que el útero hace sobre la vejiga y las vías urinarias, suponen un cierto obstáculo a la salida de la orina, y predispone a la mujer embarazada a la formación de litiasis en el riñón y a poder tener un cólico nefrítico cuando el riñón intenta expulsar el cálculo al exterior.

    Pero debemos tener en cuenta que NO todos los cólicos en el embarazo son producidos por litiasis renales. Se puede presentar el dolor del cólico simplemente por la dilatación renal que se produce por esta compresión uterina, que es mayor en el segundo y tercer trimestre del embarazo; y más frecuente en el lado derecho por la dextrorrotación del útero, sin que haya una litiasis subyacente. Muchas veces no podemos saber si este dolor cólico es de causa litiásica o compresiva, pero el tratamiento realizado para ambos casos será el mismo, explicado más adelante.

    Si la causa del cólico renal es una litiasis, será más frecuente que ocurra en aquellas mujeres que ya tenían cálculos antes del embarazo y/o que tienen una historia litiásica previa. Pero como hemos comentado, el embarazo en sí, por las condiciones anatómicas, físicas y bioquímicas que se producen en la vía urinaria, favorecerá que se desencadene el cuadro con más facilidad.

    ¿Afecta esto al bebé?

    Tener piedras en el riñón no afecta directamente al feto ni a su desarrollo durante el embarazo. No produce malformaciones ni impide el crecimiento del bebé. Pero el dolor prolongado que produce el cólico renal sí puede suponer presentar un parto prematuro (que el bebé nazca antes de la fecha prevista). Por tanto, es fundamental que, junto al ginecólogo, el urólogo oriente el mejor diagnóstico y ofrezca los mejores tratamientos en cada caso.

    ¿Cómo se puede tratar?

    Cuando el urólogo tiene la sospecha de que nos encontramos ante un cólico renal llevará a cabo una serie de estudios de diagnóstico, entre los que se incluyen una analítica completa y una ecografía abdominal. Ésta no supone ningún riesgo para el feto ni para la madre. Permite identificar la litiasis en el riñón y/o imágenes (hidronefrosis-dilatación renal) indirectas de que esta piedra se encuentra en algún lugar de la vía urinaria, habitualmente en el uréter.

    2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 32021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 3

    El tratamiento principal del cólico renal es la medicación analgésica para el control del dolor. Los analgésicos son fármacos seguros durante el embarazo, pudiendo administrarse por vía intravenosa en caso de no ser resolutivos por vía oral. Sólo se administrará antibiótico si el cólico se asocia a una infección urinaria. En estos casos estamos ante una situación más grave, lo que denominamos el cólico renal complicado (séptico) que precisa un abordaje veloz y preciso. El calor local con una bolsa de agua caliente puede ayudar a aliviar este dolor. En caso de presentar náuseas y vómitos se puede administrar medicación para controlarlos. Tras la aplicación de estas medidas, lo esperado es la expulsión espontánea de estos cálculos y no requerir más tratamiento. La hidratación, bien mediante sueroterapia intravenosa o por vía oral será necesaria durante estos momentos, pero sobre todo es esencial, en el momento de favorecer la expulsión del cálculo, y básica, en evitar formar nuevos cálculos.

    El cólico renal complicado, séptico, anúrico o rebelde al tratamiento analgésico convencional, es menos frecuente, pero no por ello raro. Cuando la litiasis obstruye completamente la vía urinaria, y la orina no puede salir (anuria), cuando el cólico cursa con fiebre provocando una sepsis, o cuando es imposible controlar el dolor con la analgesia convencional, es necesario realizar la derivación urinaria. Es una intervención quirúrgica realizada por el urólogo mediante la cual se resuelve la obstrucción y se facilita el paso de la orina acumulada en el riñón por encima de la obstrucción. Se coloca un catéter a lo largo del uréter, o desde el riñón directamente al exterior a través de la piel (nefrostomía) para permitir la salida de la orina. Se puede y se debe hacer si esta grave situación ocurre durante el embarazo. Rara vez hay que recurrir a tratamientos para destruir o extraer la litiasis responsable. Esta actuación se traslada hasta después del parto. La Litotricia Extracorpórea por Ondas de Choque (LEOC), ya comentada en un post previo, está contraindicada realizarla durante el embarazo4.


    Dra. Blanca Gómez-Jordana Mañas

    Médico Residente del Servicio de Urología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid)

    Bibliografía:

    1. Parulkar BG, Hopkins TB, Wollin MR, Howard PJ Jr, Lal A. Renal colic during pregnancy: A case for conservative treatment. J Urol 1998; 159: 365
    2. Buitrago F, Cobos N. Estudio y seguimiento de los cólicos nefríticos. FMC 2000; 7: 446- 455.
    3. Ann R Coll. Problematic renal calculi presenting during pregnancy. Surg Eng 1996; 78 (4): 399

    Scarpa RM, De Lisa A, Usai E. Diagnosis and treatment of ureteral calculi during pregnancy. J Urol 1996; 155 (3): 875-877.

17 resultados
Páginas: 1 2 3 4 Página siguiente
Buscador de NIGOTA, Ni-gota, ni.go.ta
Sobre este blog

Desde nuestra formación, conocimientos y experiencia, queremos promover y promocionar la Salud, el bienestar urológico en toda la sociedad. Queremos crear un espacio atractivo, rico y útil donde los temas mas prevalentes, relevantes y de interés popular y poblacional puedan tener la mejor respuesta, una respuesta adecuada y avalada por un equipo de profesionales que vive la Medicina y la Urología con vocación de servicio a los demás

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.