Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

Estoy embarazada y me duele el riñón, ¿qué tengo que saber?

Durante el embarazo es normal sentir molestias en la zona lumbar, pero debemos estar atentas ya que un dolor fuerte del riñón puede ser indicativo de cólico renal

Formar piedras (litiasis o cálculos) en el riñón durante el embarazo es algo poco frecuente, apareciendo en 1 de cada 1500 embarazos, siendo algo más prevalente si la mujer gestante ya padecía este problema. Con cálculos o sin ellos, el dolor por cólico renal es el motivo de consulta no ginecológico más común durante el embarazo, en un Servicio de Urgencias de Hospital. No suele ser una patología grave y difícilmente afecta al curso del embarazo.

Te explicamos más acerca de ello.

¿Qué es un cólico renal?

El cólico renal es un intenso dolor en el riñón que se produce por la obstrucción aguda e inesperada de la vía urinaria, siendo la litiasis la causa más común de provocarla. Entre las funciones del riñón está la de eliminar productos de desecho a través de la orina. Si se dan determinadas condiciones físicas y bioquímicas necesarias en el ambiente urinario, ciertas de estas sustancias pueden llegar a acumularse en una zona concreta del riñón, cristalizar y formar un cálculo. Esta litiasis renal, ya formada en el riñón, puede quedarse alojada y silente en alguna de las cavidades renales o intentar salir al exterior por el fluir de la orina. En este proceso de migración a través del uréter (conducto que une el riñón con la vejiga), puede encontrarse con zonas más difíciles de atravesar y, por tanto, no poder progresar, pudiendo así quedarse allí atrapada e impactada suponiendo un obstáculo para el transcurrir de la orina desde el riñón hacia la vejiga.

Se dice que un cólico renal concluye cuando el cálculo responsable es eliminado. Luego lo esperado es la expulsión, y lo más frecuente es que sea de manera espontánea.

2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 1

¿Qué síntomas aparecen?

Puede ocurrir que la migración del cálculo, desde el riñón a la vejiga y luego al exterior, no provoque una obstrucción de la vía urinaria y, por tanto, podrían oponerse de manifiesto el cólico renal; es decir en ocasiones se produce la expulsión de la litiasis sin ningún síntoma de dolor.

Sin embargo, lo más habitual es que en el transcurrir del cálculo por la vía urinaria éste se impacte en algún trayecto y produzca una obstrucción aguda a la salida de la orina, la cual comienza a almacenarse por encima de la zona del cálculo. El aumento de la presión en el riñón es lo que va a ocasionar este intenso dolor. El dolor se localiza en la región lumbar, de manera brusca, como un golpe fuerte. Se suele acompañar de náuseas y vómitos, mal estar general, escozor al orinar, ganas de ir constantemente al baño (urgencia), micciones frecuentes (polaquiuria) o incluso observar sangre en la orina (hematuria). En los casos más graves podría aparecer fiebre2. ¡¡Atención a esta última circunstancia!!

2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 22021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 2

Si nunca he tenido cólicos renales ni piedras en el riñón, ¿por qué me aparecen ahora?

Durante el embarazo se producen cambios diversos en la anatomía de la vía urinaria (en ambos lados). Esto va a favorecer tanto las infecciones de orina como la formación de litiasis en el riñón. Es manifiesto un aumento en la actividad en la filtración del riñón con el consiguiente aumento de la cantidad de elementos de desecho, que una vez en la orina (solutos) pueden llegar a convertirse en cristales, y éstos en verdaderos cálculos. Esto, unido a la compresión que el útero hace sobre la vejiga y las vías urinarias, suponen un cierto obstáculo a la salida de la orina, y predispone a la mujer embarazada a la formación de litiasis en el riñón y a poder tener un cólico nefrítico cuando el riñón intenta expulsar el cálculo al exterior.

Pero debemos tener en cuenta que NO todos los cólicos en el embarazo son producidos por litiasis renales. Se puede presentar el dolor del cólico simplemente por la dilatación renal que se produce por esta compresión uterina, que es mayor en el segundo y tercer trimestre del embarazo; y más frecuente en el lado derecho por la dextrorrotación del útero, sin que haya una litiasis subyacente. Muchas veces no podemos saber si este dolor cólico es de causa litiásica o compresiva, pero el tratamiento realizado para ambos casos será el mismo, explicado más adelante.

Si la causa del cólico renal es una litiasis, será más frecuente que ocurra en aquellas mujeres que ya tenían cálculos antes del embarazo y/o que tienen una historia litiásica previa. Pero como hemos comentado, el embarazo en sí, por las condiciones anatómicas, físicas y bioquímicas que se producen en la vía urinaria, favorecerá que se desencadene el cuadro con más facilidad.

¿Afecta esto al bebé?

Tener piedras en el riñón no afecta directamente al feto ni a su desarrollo durante el embarazo. No produce malformaciones ni impide el crecimiento del bebé. Pero el dolor prolongado que produce el cólico renal sí puede suponer presentar un parto prematuro (que el bebé nazca antes de la fecha prevista). Por tanto, es fundamental que, junto al ginecólogo, el urólogo oriente el mejor diagnóstico y ofrezca los mejores tratamientos en cada caso.

¿Cómo se puede tratar?

Cuando el urólogo tiene la sospecha de que nos encontramos ante un cólico renal llevará a cabo una serie de estudios de diagnóstico, entre los que se incluyen una analítica completa y una ecografía abdominal. Ésta no supone ningún riesgo para el feto ni para la madre. Permite identificar la litiasis en el riñón y/o imágenes (hidronefrosis-dilatación renal) indirectas de que esta piedra se encuentra en algún lugar de la vía urinaria, habitualmente en el uréter.

2021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 32021 03 09 Estoy embarazada y me duele el riñón, qué tengo que saber 3

El tratamiento principal del cólico renal es la medicación analgésica para el control del dolor. Los analgésicos son fármacos seguros durante el embarazo, pudiendo administrarse por vía intravenosa en caso de no ser resolutivos por vía oral. Sólo se administrará antibiótico si el cólico se asocia a una infección urinaria. En estos casos estamos ante una situación más grave, lo que denominamos el cólico renal complicado (séptico) que precisa un abordaje veloz y preciso. El calor local con una bolsa de agua caliente puede ayudar a aliviar este dolor. En caso de presentar náuseas y vómitos se puede administrar medicación para controlarlos. Tras la aplicación de estas medidas, lo esperado es la expulsión espontánea de estos cálculos y no requerir más tratamiento. La hidratación, bien mediante sueroterapia intravenosa o por vía oral será necesaria durante estos momentos, pero sobre todo es esencial, en el momento de favorecer la expulsión del cálculo, y básica, en evitar formar nuevos cálculos.

El cólico renal complicado, séptico, anúrico o rebelde al tratamiento analgésico convencional, es menos frecuente, pero no por ello raro. Cuando la litiasis obstruye completamente la vía urinaria, y la orina no puede salir (anuria), cuando el cólico cursa con fiebre provocando una sepsis, o cuando es imposible controlar el dolor con la analgesia convencional, es necesario realizar la derivación urinaria. Es una intervención quirúrgica realizada por el urólogo mediante la cual se resuelve la obstrucción y se facilita el paso de la orina acumulada en el riñón por encima de la obstrucción. Se coloca un catéter a lo largo del uréter, o desde el riñón directamente al exterior a través de la piel (nefrostomía) para permitir la salida de la orina. Se puede y se debe hacer si esta grave situación ocurre durante el embarazo. Rara vez hay que recurrir a tratamientos para destruir o extraer la litiasis responsable. Esta actuación se traslada hasta después del parto. La Litotricia Extracorpórea por Ondas de Choque (LEOC), ya comentada en un post previo, está contraindicada realizarla durante el embarazo4.


Dra. Blanca Gómez-Jordana Mañas

Médico Residente del Servicio de Urología

Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (Madrid)

Bibliografía:

  1. Parulkar BG, Hopkins TB, Wollin MR, Howard PJ Jr, Lal A. Renal colic during pregnancy: A case for conservative treatment. J Urol 1998; 159: 365
  2. Buitrago F, Cobos N. Estudio y seguimiento de los cólicos nefríticos. FMC 2000; 7: 446- 455.
  3. Ann R Coll. Problematic renal calculi presenting during pregnancy. Surg Eng 1996; 78 (4): 399

Scarpa RM, De Lisa A, Usai E. Diagnosis and treatment of ureteral calculi during pregnancy. J Urol 1996; 155 (3): 875-877.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de NIGOTA, Ni-gota, ni.go.ta
Sobre este blog

Desde nuestra formación, conocimientos y experiencia, queremos promover y promocionar la Salud, el bienestar urológico en toda la sociedad. Queremos crear un espacio atractivo, rico y útil donde los temas mas prevalentes, relevantes y de interés popular y poblacional puedan tener la mejor respuesta, una respuesta adecuada y avalada por un equipo de profesionales que vive la Medicina y la Urología con vocación de servicio a los demás

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.