Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Isabel Campos, nutricionista del Centro Médico Quirónsalud Toledo

¿Eres más de unas Navidades del todo o de unas Navidades del nada?

Desde el punto de vista de buenos hábitos y nutrición, entre estas dos opciones de Navidades, existe la escala de grises. Es posible tener unas Navidades saludables.

Navidades_saludables_Nutrición_Quirónsalud_ToledoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoNavidades_saludables_Nutrición_Quirónsalud_Toledo

A finales de noviembre, la frase "se acercan unas fechas muy complicadas" es reincidente en consulta de Nutrición. Y es que, como cada año, se acercan las Navidades, algo que, para muchos, es sinónimo de excesos y falta de fuerza de voluntad para seguir las pautas de buenos hábitos o esa dieta (a veces demasiado estricta para alcanzar resultados rápidos) que han comenzado hace unos meses.

Al contrario de la creencia popular, se pueden tener unas Navidades saludables, ya que todo depende de cómo lo enfoquemos y nuestras expectativas.

En mi consulta hablo de que existen dos tipos de Navidades: las "Navidades del todo", y las "Navidades del nada". Las Navidades saludables se encuentran en medio de estas dos.

"Las Navidades del todo" suelen ser estrictas, en las que el afán de no coger peso o controlar lo que comemos nos lleva a restricciones y compensaciones, como por ejemplo saltarnos comidas. Este control excesivo nos genera malestar y ansiedad, pues estamos expuestos a toda esa comida que nos apetece comer sin miramientos, pero que nos prohibimos por miedo a descontrolar.

Y así, dejamos de disfrutar de las fiestas, pues un día comemos un poco más de lo que nos queríamos permitir y el malestar y la culpa aparecen. Nuestras altas expectativas de aguantar y controlar los impulsos de comer, nos lleva a un pensamiento y una decisión muy particular: "para sufrir y no hacerlo bien al 100%, mejor lo dejo", precipitándonos a posponer el autocuidado y mantenimiento de buenos hábitos para después de las fiestas, lo que nos lleva a pasar a las "Navidades del nada".

A "las Navidades del nada", que muchas veces suelen ser sinónimo de descontrol, excesos, atracones, etc., les rodea un sentimiento de culpa por no "hacer bien las cosas" y apatía. Son las Navidades de "mejor en enero". Dejar los buenos hábitos a la señal del primer síntoma de malestar por comer un poco más de lo esperado, viene como consecuencia de las altas expectativas y provoca un intento de control y restricción que genera más deseos de todo lo que nos prohibimos.

Pero entre estas dos Navidades de "blanco y negro", existe una escala de grises, unas Navidades flexibles e individualizadas para para persona, pues cada uno se encuentra en un momento diferente con respecto a su cambio de hábitos y a su salud.

En general, las Navidades flexibles se caracterizan porque nos permitimos comer y disfrutar a la vez, sin que esto se convierta en un descontrol con la comida. Para aprender a tener unas Navidades flexibles necesitamos:

  1. Identificar y atender de forma coherente nuestras sensaciones de hambre y saciedad
  2. Priorizar los alimentos más nutritivos frente a los de consumo esporádico o superfluos.
  3. Priorizar el consumo de agua, frente al del alcohol y otras bebidas con azúcar añadido.

Si entendemos que no es cuestión de cohibirse o aguantarse con la comida, sino ser conscientes del porqué, cómo y cuánto estamos comiendo, será mucho más sencillo mantener el hábito saludable que hemos estado trabajando estos meses anteriores. Si conseguimos cambiar uno o dos hábitos estas Navidades, estaremos dando un paso más para que las Navidades que viene, sean igual o más saludables.


Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Nutre tu cambio
Sobre este blog

Te enseñamos a cuidarte por dentro. Consejos sobre cómo mejorar tu alimentación y ganar en calidad de vida.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.