Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Murcia

  • Combate la retención de líquidos este verano con estos consejos

    La expresión "retengo líquidos" es repetida a menudo en las consultas de nutrición y esta suele darse cuando hay una ganancia de peso corporal. Pero, ¿qué es realmente la retención de líquidos?, ¿qué pasa en nuestro organismo? Hablemos de ello.


    Nuestro cuerpo por dentro, el agua corporal

    El agua es el componente básico más importante del cuerpo humano y supone de media el 60% del peso en los adultos. Dos terceras partes del agua está dentro de las células, y el tercio restante, repartida entre los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos y los espacios entre células y órganos. El agua de ambos compartimentos (el espacio intracelular y el espacio extracelular) contiene sustancias disueltas que contribuyen al equilibrio hídrico.

    La necesidad diaria de agua está determinada por la cantidad que se pierde y se metaboliza, y por la que se intercambia con el exterior, la cual depende de factores como la temperatura ambiental, el gasto energético, la actividad física o la composición de la dieta. Las necesidades de ingesta de agua también están determinadas por la edad, el sexo, el peso corporal, y las alteraciones relacionadas con la salud (p.ej. fiebre, vómitos y diarrea).

    Retención de líquidosRetención de líquidosCómo se consigue el equilibrio hídrico

    Nuestro cuerpo en condiciones normales gana y pierde agua a diario. Para mantener el volumen de líquidos corporales las ganancias y las pérdidas deben equilibrarse entre sí. Esto es importante, ya que el cuerpo no tiene la capacidad de almacenar agua.

    Ingresamos agua a través de bebidas, alimentos y por la transformación de nutrientes en energía (agua de oxidación); y la perdemos por la respiración, las heces, la transpiración, sudoración y la orina.

    El balance hídrico depende sobre todo de la ingesta de agua y la producción de orina. El tubo digestivo, los riñones y el encéfalo mantienen el contenido de agua corporal relativamente constante. Los mecanismos que sostienen el equilibrio hídrico dependen de varias hormonas, entre las que se incluyen la hormona antidiurética (vasopresina), la aldosterona, la angiotensina II, la cortisona, la noradrenalina y la adrenalina. La sed está regulada por el hipotálamo y controla la ingesta de agua en los individuos sanos.


    El agua y tu alimentación

    El contenido en agua de los alimentos es muy variable, ingresaremos más agua si nuestra dieta es rica en frutas y verduras.

    El agua de oxidación, también llamada agua metabólica, es la formada por nuestro cuerpo cuando transformamos las grasas, los hidratos de carbono y las proteínas en kcal; se produce alrededor de 107g de agua por cada 100g de grasa, 41g por 100g de proteína y 55g por 100g de carbohidratos.

    Una dieta muy abundante en proteínas puede ser causa de deshidratación si no es acompañada de una ingesta suficiente de agua; también una dieta rica en azúcares en pacientes hiperglucémicos, ya que para eliminar el exceso de glucosa, se pierden grandes cantidades de líquido por la orina; el sodio atrae el agua, y una dieta alta en sodio desplaza agua al flujo sanguíneo, lo cual puede aumentar el volumen de la sangre y posteriormente la presión sanguínea.

    Posibilidades de un desequilibrio hídrico

    Hemos descrito al inicio cómo se distribuye el agua en condiciones normales dentro de los espacios intracelular y extracelular, ¿pero qué puede ocurrir en condiciones anómalas?

    Se produce desequilibrio hídrico cuando hay alteraciones en el contenido de agua y/o sustancias disueltas en ella en los espacios intracelular y/o extracelular más allá de los límites normales, que pueden provocar deshidratación, sobrehidratación, edema, hipervolemia o hipovolemia.

    Las causas son diversas y requieren de una evaluación médica que incluye: la valoración física, conocer todas las fuentes de aporte de líquidos y todas las fuentes de pérdida de los mismos, pruebas de imagen, pruebas de laboratorio, la descripción subjetiva de los síntomas por los pacientes, los cambios repentinos de peso, los fármacos y los signos vitales.


    Causas de la deshidratación

    Entra las causas que pueden provocar deshidratación en el cuerpo son, el bajo aporte de líquidos, sudor, fiebre, vómitos, diarreas, aspiración gastrointestinal, drenajes quirúrgicos, ileostomías, tratamientos diuréticos, insuficiencia renal, diabetes, peritonitis, quemaduras, obstrucción intestinal, postoperatorio, tromboflebitis, pancreatitis aguda, ascitis, cirugía mayor con amplio traumatismo de los tejidos.

    Causas de sobrehidratación

    Por paradójico que pueda parecer, se puede provocar una sobrehidratación en el organismo. Pues bien, si esto ocurre se produciría una intoxicación por agua. Los riñones se sobrecargan y las células comienzan a hincharse de manera transitoria. Debido a esta hinchazón, el cerebro presiona el cráneo y aparecen dolores de cabeza muy fuertes.

    Entre las causas podemos encontrar: el exceso de aporte de agua, enfermedad renal primaria, insuficiencia cardíaca, cirrosis, estrés, hipoalbuminemia, postoperatorios, soluciones de irrigación hipotónica o de agua, soluciones endovenosas hipotónicas, morfina.

    Causas de hipovolemia

    La hipovolemia, es la pérdida rápida e importante de fluidos corporales. Entre sus causas encontramos: Ingesta alterada, hemorragias, fiebre con sudoración exagerada, infección sistémica con hipercatabolismo, quemaduras, diuresis osmótica, desplazamiento al tercer espacio (desplazamiento del líquido vascular a otros espacios, perdiendo esta agua sus funciones), peritonitis, obstrucción intestinal, postoperatorio, tromboflebitis, pancreatitis aguda, ascitis, cirugía mayor con amplio traumatismo de los tejidos.

    Recomendaciones para tu salud

    El agua es indispensable para la vida, un cuerpo sano tiene los mecanismos que le permiten mantener constante su medio interno, a pesar de las grandes variaciones del exterior, esta estabilidad orgánica se conoce como homeostasis.

    No obstante, las fluctuaciones de agua dentro de los límites normales son inevitables, porque a lo largo del día comemos, bebemos, practicamos ejercicio y sudamos, vamos mejor o peor al aseo, etc. Es necesario interpretar las variaciones de peso prestando atención a las entradas y las salidas de agua corporal durante el día.

    Las fluctuaciones del peso corporal llamativas y repentinas no deben relacionarse con la pérdida o ganancia de grasa corporal, es importante saber que para perder 1kg de grasa es necesaria una restricción calórica de 7.000 kcal, esto demuestra que es imposible una pérdida verdadera de peso en muy poco tiempo.

    Lo que sí podemos hacer es mantener una dieta equilibrada, donde el consumo de frutas y verduras sea de al menos 400g al día, vigilar nuestro consumo de líquidos a diario, procurando que el agua sea nuestra bebida principal, realizar una ingesta de sal inferior a 5g al día, y limitar el consumo de alimentos envasados con alto contenido en sodio (≥1,2%), porque todas estas medidas contribuyen a mantener nuestro estado de salud.

    La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) establece el consumo de 2,5 litros de agua al día para la población masculina adulta y de 2 litros diarios de agua para la población femenina adulta. En jóvenes de 9 a 13 años, el consumo recomendado es de 2,1 litros/día para los niños y 1,9 litros/día para las niñas. Según la EFSA, entre el 70% y el 80% de la hidratación diaria debe provenir de diferentes tipos de bebidas, preferiblemente el agua, mientras que entre el 20% y el 30% restante es aportado a través de la ingesta de alimentos sólidos.

    Hay varios métodos para la estimación de las necesidades hídricas basados en la edad, la ingesta calórica y el peso. La obesidad supone un reto a la hora de realizar cálculos basados en el peso sobre las necesidades de líquidos, ya que el agua supone únicamente del 45 al 55% del peso corporal en los pacientes con menores proporciones de masa corporal magra.

    En la práctica clínica hay que individualizar las estimaciones de líquidos para cada paciente, especialmente de aquellos con insuficiencia cardíaca, hepática o renal, y en presencia de pérdidas digestivas continuadas en alto volumen.

    Texto elaborado por Rocío PráxedesEste enlace se abrirá en una ventana nueva, dietista-nutricionista de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Balón gástrico, recomendaciones del especialista

    Balón intragástricoBalón intragástrico

    El Balón intragástrico, es un balón, lleno de solución salina, que se implanta en estómago con el fin de ocupar buena parte de su espacio y producir sensación de saciedad.

    La finalidad es ayudar al paciente a bajar de peso,Este enlace se abrirá en una ventana nueva por tanto, una vez colocado se requiere un compromiso con un estilo de vida más saludable. Cambios en la dieta y el ejercicio físico regular, ayudará a garantizar el éxito a largo plazo del procedimiento.

    Entre sus beneficios al adelgazarEste enlace se abrirá en una ventana nueva, es posible reducir el riesgo de que se presenten problemas de salud potencialmente graves relacionados con el peso como son las enfermedades cardíacas.

    El uso del balón gástrico como método para bajar de peso, se realiza únicamente después de haber intentado bajar de peso con mejores hábitos alimenticios y ejercicio, sin los resultados esperados.




    ¿Cuál es la media de pérdida de peso con un balón?

    Según los resultados de diversos estudios publicados, la pérdida de peso medio se sitúa entre los 15 y 20 Kg. Esto quiere decir que habrá pacientes que pierdan más de 20 Kg y pacientes que pierdan menos de 15 Kg.

    El resultado siempre va a depender de la actitud del paciente y serán mejores si existe un protocolo de seguimiento de un equipo multidisciplinar que tiene que estar formado por psicólogo, endocrino, nutricionista, médico endoscopista y cirujano bariátrico.

    ¿Cómo se realiza la técnica?

    Paso 1. La valoración

    Una vez valorado al paciente tanto por el psicólogo como por el endocrino y si existe una indicación de balón intragástrico, el siguiente paso es realizar una consulta con el médico endoscopista que le explicará todo lo relacionado con la colocación y sus posibles complicaciones.

    El balón intragástrico es un tratamiento muy seguro con muy pocas complicaciones publicadas.

    La colocación endoscópica del balón se realiza bajo control anestésico. Generalmente se trata de una sedación profunda con lo que el paciente no se entera de nada.

    Paso 2. La gastroscopia

    Previamente hay que realizar una gastroscopia diagnóstica que nos servirá para descartar alguna contraindicación para el balón como puede ser una hernia de estómago de gran tamaño.

    Paso 3. La colocación del balón

    Si la gastroscopia es normal se procede a la implantación del balón que se coloca manualmente dentro del estómago, por supuesto con el paciente dormido.

    Mediante control endoscópico podemos ver cómo se va hinchando al introducir suero fisiológico hasta un volumen de unos 550 cc.

    También se debe inyectar un líquido colorante que sirve para poder detectar una rotura del balón ya que, en ese caso, se produciría un cambio en la coloración de la orina.

    La duración de todo el procedimiento es de unos 30 minutos y al finalizar el paciente permanecerá algo menos de una hora en una sala de despertar y se podrá ir a su domicilio.

    En el momento de la retirada sí que es recomendable realizar una anestesia general con el fin de proteger la vía aérea para que no pase nada de líquido del balón durante su vaciado.

    Post operatorio del balón intragástrico

    Si la gastroscopia es normal se procede a la implantación del balón que se coloca manualmente dentro del estómago, por supuesto con el paciente dormido.

    Mediante control endoscópico podemos ver cómo se va hinchando al introducir suero fisiológico hasta un volumen de unos 550 cc.

    También se debe inyectar un líquido colorante que sirve para poder detectar una rotura del balón ya que, en ese caso, se produciría un cambio en la coloración de la orina.

    La duración de todo el procedimiento es de unos 30 minutos y al finalizar el paciente permanecerá algo menos de una hora en una sala de despertar y se podrá ir a su domicilio.

    En el momento de la retirada sí que es recomendable realizar una anestesia general con el fin de proteger la vía aérea para que no pase nada de líquido del balón durante su vaciado.


    Seguimiento después de colocar el balón intragástrico

    En el seguimiento de estos pacientes es primordial el papel que va a jugar el psicólogo y evidentemente el nutricionista.

    Hay que motivar continuamente al paciente para que cumpla las pautas recomendadas y a su vez animarle a que realice ejercicio. Todo ello es fundamental para el éxito del balón.

    El objetivo fundamental es lograr que el paciente cambie sus hábitos tanto alimentarios como de ejercicio físico siendo esto la clave para que esa pérdida de peso se pueda mantener en el tiempo.


    En qué casos está contarindicado el balón

    Las contraindicaciones absolutas para la colocación de un balón intragástrico pueden ser propiamente digestivas, como es el caso de una esofagitis severa, una hernia de gran tamaño o una úlcera gástrica.

    También se pueden dar contraindicaciones derivadas del propio paciente como es los trastornos psiquiátricos, la drogadicción activa, causas endocrinas de la obesidad y pacientes no colaboradores.

    Por otro lado, existen unas contraindicaciones relativas como es la toma de anticoagulantes que debe ser el propio médico endoscopista el que valorará cada caso.

    ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

    Las complicaciones del balón intragástrico son relativamente poco frecuentes.

    En menos de un 0.5 % el paciente no está preparado para sufrir los síntomas de los primeros días y solicita voluntariamente que se le retire el balón. En algunos casos se debe aumentar las dosis del protector gástrico por aparecer síntomas de reflujo ácido.

    Una complicación que puede ocurrir por debajo del 1 % es la impactación del balón en la salida del estómago provocando una oclusión que impide el paso del contenido gástrico al duodeno, apareciendo un cuadro de vómitos e intolerancia que obliga a la retirada del balón.

    En cualquier caso, es imprescindible que el equipo médico valore al paciente ante cualquier cambio que ocurra durante la evolución y tomar las medidas oportunas.

    El equipo de médicos de Quironsalud está cualificado para aconsejar y acompañar en este proceso al paciente.

    Texto elaborado por el doctor Juan Antonio Casellas, Este enlace se abrirá en una ventana nuevajefe de endoscopias de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia yEste enlace se abrirá en una ventana nueva AlicanteEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Dietas para bajar de peso que funcionen

    ¿Cómo funciona el cuerpo con las dietas?

    AdelgazarAdelgazarLas dietas muy bajas en calorías parecen funcionar muy bien al principio, pero la pérdida de peso se irá ralentizando. A más largo plazo, las dietas con una restricción de calorías más moderada, logran el mismo resultado.

    Nuestro cuerpo está diseñado para disminuir el gasto cuando comemos menos, así que es mejor acompañar la dieta de ejercicio fuerza, porque influye más y mejor sobre el metabolismo que otras actividades.

    No hay que fijarse solo en las calorías, los nutrientes son fundamentales en los mecanismos que controlan el metabolismo.

    ¿Cuál es la dieta más efectiva para perder peso?

    La dieta más efectiva es la que permite resultados más duraderos y ayuda a adquirir hábitos y conductas más saludables.

    El tratamiento del sobrepeso y la obesidad requiere tiempo, hay que profundizar en las causas que han llevado al exceso de peso, y diseñar un plan de actuación a partir de una evaluación clínica completa. Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    Los factores desencadenantes del exceso de peso pueden ser dietéticos, pero también médicos, psicológicos y/o relacionados con la falta de actividad física.

    ¿Cuánto se puede bajar de peso en una semana?

    Tiene poco sentido hablar de kilos perdidos por semana.

    Hay muchos aspectos que condicionarán el resultado, algunos ajenos al esfuerzo que pueda realizar el paciente. Estos factores son, el sexo, la edad, la altura, el peso corporal actual, el peso corporal histórico, las dietas realizadas anteriormente, la actividad física y/o la masa muscular…

    El peso baja bruscamente los primeros días porque se vacían reservas que tenemos en hígado y músculo (glucógeno), inicialmente se moviliza poca grasa del tejido adiposo. Para perder un kilo de grasa necesitamos generar un déficit de 7.000 kcal.

    ¿Por qué las dietas no funcionan?

    Hay muchas respuestas, así que hay que estudiar cada caso.

    Es posible que la dieta no se haya entendido como parte de un cambio, puede que no sepamos prestar atención a las señales de hambre y saciedad internas, es fácil que nadie nos haya enseñado a elegir alimentos de más calidad nutricional, o que hayamos alterado los ritmos naturales de actividad y descanso, que pasemos gran parte del día sentados...

    ¿Qué pasa si haces dieta y no bajas peso?

    Hay que buscar las causas, pueden ser muchas y estar relacionadas.

    • Costumbres. Revisa las conductas aprendidas; abre la despensa y la nevera en casa, observa qué tipos de alimentos consumes habitualmente; examina también cuántas comidas realizas fuera del hogar, cómo comes, cuánto, a qué hora...
    • Sedentarismo. Suma las horas diarias que pasas sentado (trabajo, tiempos de pantalla, estudio, lectura...) y suma aparte las horas de movimiento (tareas del hogar, trayectos a pie, deporte...), compara y toma decisiones.
    • Metabolismo. Ten en cuenta que no necesitamos comer lo mismo siempre. Los requerimientos de energía y nutrientes cambian en función de la edad, el sexo, la altura, el peso, la complexión, la etapa de la vida (crecimiento, embarazo, lactancia, menopausia) y sobre todo de la actividad física.
    • Composición corporal. A más tejido muscular, más gasto calórico diario, no solo mientras realizas actividad física, también mientras duermes. Si no ejercitas los músculos, la masa magra se irá reduciendo, y consecuentemente también la necesidad de ingerir calorías.
    • Falta de descanso. Las hormonas que regulan el sueño ejercen una acción sobre el control del hambre, la acumulación de grasa y el consumo de energía.
    • Estrés. Puede estar asociado con la ganancia de peso y promover que se ingiera más cantidad de comida y de peor calidad (azúcares y grasas de mala calidad).
    • Horarios. La hora de comer y la alteración de los horarios parece que influyen en el peso corporal.
    • Patologías. Algunas enfermedades pueden reducir el metabolismo basal y/o favorecer una distribución determinada de la grasa y los líquidos corporales. El tratamiento de pérdida de peso deberá considerarlas y proponer objetivos realistas.
    • Fármacos. Algunos tratamientos, como efectos secundarios, pueden aumentar el apetito, dificultar la oxidación de las grasas o favorecer la retención de líquidos, pero no hay que dejar el medicamento, sino prevenir estos efectos.
    • Genes. A pesar de lo que se cree, los genes solo son responsables del 5-10% de los casos de sobrepeso y obesidad, y lo que hacemos, pueden modificar la propia predisposición genética.

    ¿Cúal es la mejor forma de elegir una dieta para bajar de peso?

    Como se ha mencionado, cada cuerpo es distinto, por ello, para poder elegir una dieta efectiva que ayude a la pérdida de peso, es necesario realizar un diagnóstico individualizado.

    En un abordaje integral intervienen médico, dietista-nutricionista, psicólogo, y entrenador personal. Los menús, las recetas, solo son una herramienta dentro del conjunto de medidas destinadas a ayudar al paciente a lograr sus metas.


    Texto elaborado por Rocío Práxedes, dietista-nutricionistaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, Unidad de Obesidad Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Cómo bajar los excesos navideños

    Parece que llega enero y lo que más nos preocupa es bajar los excesos navideños. Las reuniones, este año algo atípicas, alrededor de la mesa han pasado factura y hay que buscar la forma de bajar esos kilos de más que se han ido quedando en nuestro cuerpo.

    Excesos navideñosExcesos navideños

    Cómo rebajar los excesos navideños

    Tras la Navidad y con el comienzo del nuevo año, todos nos proponemos objetivos y nuevas metas en las que siempre tienen especial protagonismo la pérdida de peso.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    Parece que la entrada del nuevo año nos llena de fuerza e interés por conseguir nuestros objetivos propuestos y debemos de aprovechar ese impulso para adoptar hábitos saludables de alimentación junto con un programa de actividad física adaptada a nuestra situación.

    Me gustaría a continuación proporcionar cierta información de utilidad y desmitificar ciertas ideas o desinformación que suele ser habitual escuchar.


    Cómo adelgazar rápido

    Porque realmente el propósito de la gente no es perder peso, es perder peso de ya para ya y mi consejo sería el siguiente.

    Adelgazar rápido no es saludable. Adelgazar rápido significa que estamos comiendo muy por debajo de las necesidades de nuestro cuerpo, con lo que haremos que nuestro cuerpo aprenda a funcionar con menos energía. Cuando dicha restricción de alimentos se convierta en misión imposible y volvamos a comer como lo hacíamos de normal, tendremos el tan famoso efecto yo-yo. El cuerpo mientras lo hemos tenido castigado con una ingesta mucho más baja de lo necesario ha aprendido a funcionar con muy poquita energía.

    Mi propuesta consistiría en comenzar por depurar el organismo.


    Cómo depurar nuestro cuerpo tras los excesos navideños

    Una vez pasada la Navidad, debemos de hacer limpieza y eliminar de casa todos los alimentos calóricos y no necesarios para llevar a cabo una alimentación saludable.

    Una buena alimentación empieza en el supermercado, siempre digo a mis pacientes que si compramos sano comeremos sano yEste enlace se abrirá en una ventana nueva si compramos comida basura acabaremos comiéndonosla.

    Se trataría de acertar en la elección a la hora de comprar y que nuestra despensa y nevera esté preparada con alimentos saludables intentando que haya variedad y de todos los grupos de alimentos (carne, pescado, huevos, lácteos, fruta, verduras...), bebiendo agua 1,5 l/2 l al día, apostando por formas de cocinar que no requieran del uso de mucho aceite, rebozados, mejor cocinar los alimentos al vapor, plancha, guisados. Intentar no consumir alimentos precocinados, salsas, bollería industrial, bebidas azucaradas.

    De esta manera conseguiremos que nuestro cuerpo poco a poco vuelva a estar como estaba previo a las fechas navideñas.

    Una vez depurado nuestro organismo deberíamos plantearnos el objetivo de perder pesoEste enlace se abrirá en una ventana nueva con la dieta más adecuada a cada persona, es aquí cuando recomiendo siempre dejarse ayudar por un profesional y no seguir las propuestas de un amigo o familiar. Recuerda que lo que para una persona funciona, puede que a ti no te funcione, depende de muchos factores.


    Qué dieta es más adecuada tras pasar la Navidad

    Después de Navidad debemos de aprovechar la iniciativa que seguro que durante las fiestas en algún momento nos hemos propuesto iniciar en acabar estas y adoptar hábitos saludables más que una dieta.

    Os doy algunos consejos para que podáis conseguir organizaros unas vez pasadas las navidades:

    Organizar la nevera, llenarla de alimentos saludables bajos en grasas saturadas y azúcares.

    • Apostar por cocciones tipo plancha, vapor, guisados.

    Planning de comidas, organizando que vamos a tomar como desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Si el desayuno ha sido completo la media mañana será suficiente con una pieza de fruta y un puñado de frutos secos, por la tarde pasa lo mismo, si la comida ha sido completa a media tarde con 1 yogur y 1 pieza de fruta será suficiente.

    • Buena hidratación 1,5 l/2 l día.

    No más de ½ barra de pan al día e intentar que ese pan sea consumido hasta medio día.

    No abusar de los hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, patata...) si no se está practicando algún deporte. No más de tres veces a la semana.

    • Por las noches apostar por un plato en el que haya proteína (carne, pescado, huevos...) acompañado de verduras.

    • Cuidado con los zumos que tienen mucho azúcar, mejor fruta entera que en zumo, además nos aportará fibra que nos viene bien para regular el tránsito intestinal.


    Hábitos de alimentación saludables

    Una cuestión que se nos plantea cuando tenemos cierta edad o madurez es, ¿qué va a pasar ahora?

    Conforme pasa el tiempo nos damos cuenta que engordamos con más facilidad de lo que lo hacíamos antes.

    Recomiendo adoptar hábitos saludables de alimentación junto la práctica de algún deporte que nos ayude a mantenernos activos y a quemar calorías y eso nos pueda dar mayor margen a la hora de ingerir alimentos y estos no se nos transformen en grasa.


    Espero haberos ayudado, aportado ideas que podáis poner en marcha de forma fácil y sencilla sin grandes castigos y aprendiendo día a día conforme lo pongáis en práctica y vayáis viendo que vuestro cuerpo va mejorando poco a poco.

    No dudéis en poneros en contacto con un/a Dietista-Nutricionista de vuestra Unidad de Obesidad de Quirónsalud Este enlace se abrirá en una ventana nuevasi tenéis cualquier duda o inquietud que os podamos solucionar.


    Texto elaborado por Mª Carmen Díaz, Este enlace se abrirá en una ventana nuevanutricionista de Quirónsalud Alicante

  • ¿Es cierto que engordamos un kilo cada año?

    kilo por añokilo por año

    "No entiendo nada. Desde hace unos años estoy ganando peso poco a poco y ya no sé qué hacer".

    Es una de las razones habituales por las que algunas personas acuden a nuestra Unidad de Obesidad y Nutrición en Quirónsalud Valencia, sobre todo a partir de determinada edad.

    ¿Cuál o cuáles son los motivos que nos hacen subir de peso cuando vamos cumpliendo años?

    El gasto energético basal (GEB) se reduce alrededor del 5% por década a partir de los 30 años. El GEB son las calorías consumidas por una persona en reposo, en ayunas y a temperatura ambiental agradable. La disminución de esta tasa metabólica está relacionada con la pérdida de masa muscular asociada a cumplir años, y significa que si tengo más de 30 primaveras, aunque mi ingesta de comida sea igual, y no mayor que hace diez años, ganaré algo de peso.

    ¿Podemos evitar esta pérdida de músculo y la consecuente caída de la tasa metabólica basal? La respuesta está en la práctica de ejercicio físico habitual, porque la actividad física puede incrementar este gasto entre el diez y el cincuenta por cien, dependiendo de la frecuencia, la intensidad y fuerza aplicada. El ejercicio físico no sólo consume calorías mientras es ejecutado, parece que aumenta el gasto de calorías en nuestro cuerpo, durante un tiempo muy variable después de terminarlo.

    El tiempo que nos pasamos sentados o realizando actividades asociadas a un gasto energético bajo también influye. A veces pensamos que acudir al gimnasio dos veces por semana es suficiente, que nos dará licencia para "liarnos la manta a la cabeza" durante el fin de semana; pero si hacemos el cálculo de las horas semanales que estamos activos, frente a las horas que pasamos sentados, ya sea en el trabajo o en casa, advertiríamos que el ingreso de comida, y por ende, de calorías, puede seguir siendo superior al gasto calórico. Así que resulta imprescindible que además del gimnasio, utilicemos poco el coche y evitemos los ascensores, en definitiva, que nos mantenernos activas/os el mayor tiempo posible.

    Comemos por apetito no por hambre. El apetito está más relacionado con el deseo y la apetencia de comer algo en concreto, con o sin manifestaciones de hambre; y el hambre, responde a la necesidad de comer, de cubrir nuestros requerimientos energéticos y nutricionales, de manera que cuando la sentimos, nos podemos comer cualquier cosa, ya sea un plato suculento, o las sobras que guardamos en la nevera el día anterior. Pensémoslo antes: ¿lo que sentimos es hambre o gula?

    Tenemos acceso a más variedad de alimentos y menos comida de verdad. Estamos rodeados de múltiples estímulos para comer más. La oferta de comidas en la calle y en restaurantes es infinita, ni digamos los anuncios publicitarios de alimentos y bebidas superfluas, los expositores de comidas para llevar son tentadores, y las propuestas de los restaurantes suculentas; sin embargo, el tiempo que dedicamos a cocinar e ir a casa para comer, es cada vez menor, y en la cesta de la compra no siempre abundan los alimentos básicos y frescos. Si tenemos que comer fuera de casa, es importante planificar el táper el día anterior, o incluso cocinar unas horas para toda la semana (lo que ahora llamamos batch-cooking). Si elegimos un restaurante, el plato único o el medio menú, dando prioridad a los alimentos de origen vegetal, sería una opción acertada.

    Cuando nos reunimos con familiares, amigos o clientes, comer poco o decir "no quiero más", parece no estar socialmente aceptado. Cuando los pacientes comparten conmigo esta situación en la consulta, les hablo de lo importante que es diseñar, antes del evento, estrategias que nos empoderen (por ejemplo, decidir no pedir postre dulce ese día, o pedir de primero una ensalada, o sentarse al lado de la persona que más cuida su salud), y que la aceptación del grupo, llegará con el tiempo (es normal que si antes bebíamos cerveza, incluso el camarero/a se adelante a sacarnos una caña antes de pedirla).

    Horarios laborales indeterminados o a turnos, favorecen que pasemos largos períodos de tiempo sin ingerir comida, de manera que llegamos a casa con demasiada hambre, y poca capacidad de controlar la ingesta, así que no es extraño que después de seis horas de trabajo sin comer nada, cortemos un poco de queso y piquemos unas patatas fritas mientras hacemos la cena. Llevarnos al trabajo tentempiés saludables, fáciles y rápidos sería una solución (p.ej. fruta cortada, yogur líquido bajo en azúcar, frutos secos tostados).

    Otro factor relevante es el estrés. Liberamos la hormona cortisol cuando estamos en condiciones de estrés, esta situación estimula la secreción de insulina para mantener la glucosa en sangre en modo "alerta", y como consecuencia, se produce un aumento del apetito. El estrés crónico con niveles de cortisol a menudo altos, también puede producir cambios no favorables en el apetito.

    Por si fuera poco, el hábito de comer dulces ante el estrés puede ser fisiológicamente satisfactorio, parece estar relacionado con un mayor movimiento de triptófano al interior del encéfalo, que afecta a los niveles de serotonina, y que provoca un efecto "calmante", con el resultado de que aprendemos a buscar azúcar en momentos de estrés.

    Aprende a desconectar, prueba a poner tu propio nombre en la agenda, haz un hueco para ti, practica yoga, realiza un curso de mindfulness


    Como podemos ver, hay muchos factores relacionados con la ganancia de peso, de ahí la conveniencia de tratar este problema en equipo multidisciplinar, consúltanos.

    Texto elaborado por Rocío Práxedes, dietista-nutricionista de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Objetivo peso saludable
Sobre este blog

Blog realizado por especialistas de los Hospitales Quirónsalud Murcia, Torrevieja y Valencia donde encontrarás consejos de expertos profesionales de la nutrición, la psicología, la medicina deportiva y la cirugía para que tu camino hacia el objetivo de un peso saludable y una vida más plena sea más sencillo y alcanzable.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.