Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Murcia

  • Detectar la obesidad mórbida y cómo prevenirla con estos consejos

    La obesidad mórbida es una enfermedad crónica que se caracteriza por el acúmulo patológico de un exceso de grasa en el organismo.

    Esta patología se define por un Índice de Masa Corporal. El IMC, es el peso en kg dividido por el cuadrado de la talla en metros. Este índice cuando un paciente padece de obesidad mórbida es superior a 40, o mayor de 30 con comorbilidades o enfermedades asociadas a la obesidad, como pueden ser: la diabetes tipo 2, Hipertensión Arterial, Dislipemia, Síndrome de Apnea del Sueño, Hiperuricemia, Esteatosis Hepática - hígado graso, Ovario Poliquístico, artropatía de caderas y rodillas, hipertensión endocrina, problemas psicológicos como baja autoestima, depresión …

    Obesidad_morbidaObesidad_morbida

    El origen de la obesidad mórbida es multifactorial, por los que el tratamiento debe ser multidisciplinar. Es decir, cada caso es distinto y por ello requiere de un estudio personalizado, un tratamiento en el que intervengan distintos especialistas y un seguimiento por parte de profesionales.

    El equipo de médicos que intervienen en la decisión sobre el tratamiento está compuesto por nutricionistas, psicólogos, cirujanos bariátricos especializados, endocrinólogos, y radiólogos, internistas, digestólogos endoscopistas…

    Actualmente, en España más del 60% de la población tiene exceso de peso, y el 20% padece obesidad. En 2030, se calcula que afectará al 70% de la población, es decir, a 27 millones de personas.

    Esta pandemia la denominamos globesidad, y dada su frecuente asociación a la Diabetes tipo 2, se llama diabesidad. De hecho, el 15% de los valencianos padecen Diabetes tipo 2, pero solo la mitad de ellos están diagnosticados.

    Diferencia entre obesidad y obesidad mórbida

    La diferencia entre los diferentes tipos de obesidad, tipo I, II y III, se establece en base al IMC, es decir, la relación entre el peso y la talla.

    Sin embargo, actualmente tenemos en consideración muchos otros factores como las enfermedades asociadas a la obesidad, que nos hacen adecuar las técnicas quirúrgicas hacia su resolución además de la consecución de un peso saludable.

    La obesidad tipo I corresponde a pacientes con un IMC entre 30 y 35,

    La obesidad tipo II entre 35 y 40, y

    La obesidad tipo III o mórbida igual o mayor de 40. Cuando el IMC es mayor de 50 lo denominamos triple obesidad o extrema.

    Cada vez con mayor frecuencia vemos y tratamos pacientes más jóvenes y con un IMC entre 30-40, no con valores extremos, pero con muchas más comorbilidades asociadas, es decir, más enfermos.

    Síntomas de la obesidad mórbida

    La grasa que consumimos se empieza a acumular en distintos lugares del cuerpo y se empieza a engordar.

    Una de las zonas más comunes en las que se acumula esta grasa suele ser en la parte baja del diafragma o en la pared torácica. Al acumularse en esa zona, la grasa puede ejercer cierta presión sobre los pulmones y provocar sensación de dificultad para respirar y sensación de ahogo. Esto se puede presentar en actividades cotidianas como caminar o subir las escaleras, es decir, en actividades que requieran de mínimos esfuerzos.

    Otro de los síntomas puede ser la llamada apnea del sueño. La respiración puede interferir de forma grave en el sueño, produciendo una parada momentánea de la respiración.

    Los problemas en las articulaciones y los huesos también son frecuentes. Problemas como la artrosis en las piernas, dolores en la zona lumbar…

    Las personas con obesidad mórbida suelen tener una excesiva sudoración.


    Cómo se diagnostica la obesidad mórbida

    Para diagnóstico de la obesidad tipo III, el especialista deberá realizar al paciente a una serie de pruebas para su diagnóstico entre las que se encuentran:

    • Se deberá elaborar una ficha con los antecedentes médicos del paciente.
    • Se realizará una exploración física general.
    • Se calculará el IMC del paciente.
    • Se medirá la circunferencia de la cintura.
    • Se someterá al paciente a un análisis de sangre.
    • Se controlarán otros problemas de salud que presente el paciente.

    Tratamiento para la obesidad mórbida

    Para definir un tratamiento individual del paciente es necesaria una valoración personalizada de cada paciente, considerando las condiciones particulares, los antecedentes, las enfermedades asociadas, etc. Todo esto ayuda a los especialistas de Quirónsalud a recomendar la mejor propuesta terapéutica adaptada a cada caso.

    La primera recomendación es la disminución del peso del paciente con obesidad mórbida. Esto provocaría una mejoría de la calidad de vida.

    Un cambio de hábitos alimentario con seguimiento de profesionales nutricionistas y la práctica de deporte ayudaría a bajar una parte importante del exceso de peso.

    En los casos en los que el cambio de alimentación y deporte no sea efectivo, se podría plantear la opción de llevar a cabo una intervención quirúrgica.

    La opción quirúrgica para acabar con la obesidad mórbida es la llamada cirugía de la obesidad, de la que existen varias técnicas. No obstante, estas se realizan mediante laparoscopia, de forma mínimamente invasiva con pequeñas incisiones que permiten un postoperatorio sencillo y una rápida recuperación.

    Las opciones de tratamiento de la cirugía de la obesidad son, el balón intragástrico, el bypass gástrico o la gastrectomía vertical o reducción de estómago.

    Prevención de la obesidad mórbida

    La obesidad puede ser fruto de muchos factores, entre ellos la alimentación. Los pacientes pueden tratar de prevenirlo tomando medidas para evitar el aumento de peso y por tanto las patologías asociadas al aumento de peso.

    Para evitar el aumento de peso es necesario llevar un estilo de vida saludable, la práctica de deporte y el control de las ingestas diarias.

    Realizar ejercicio de forma regular, se recomienda caminar, correr o nadar.

    Conseguir un cambio de hábitos en los que se lleve una alimentación sana y equilibrada. Ingerir alimentos ricos en nutrientes y con pocas calorías. Evitar las grasas saturadas y reducir el consumo de alcohol y dulces. Hacer 4 a 5 comidas al día de menor cuantía.

    Identificar y evitar situaciones fuera de control.

    Ser constante y controlar el peso de forma semanal.

    Texto elaborado por el doctor Carlos Sala, jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia y Alicante















  • Sobrepeso y obesidad, qué es y cómo tratarlo


    PesoPeso

    El ritmo de vida, una mala alimentación y una vida sedentaria, ha aumentado a nivel mundial los problemas de salud como el sobrepeso u obesidad.

    Para saber si una persona tiene sobrepeso u obesidad, se debe calcular el IMC o Índice de Masa Corporal, dicho índice expresa la proporción entre el peso y talla de la persona, y no su estado de salud.

    El Índice de Masa Corporal (IMC), es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Solo es válido para calcular la masa de personas entre 20 y 65 años, y nunca para niños, embarazadas, madres lactantes o personas que realizan mucho deporte o de alta competición.

    Este índice se calcula dividiendo el peso (en kilos) entre la estatura al cuadrado (en metros). Si el índice de Masa Corporal (IMC) es mayor a 24.9 indica sobrepeso y si es superior a 30, se trata de obesidad.

    El IMC ideal que hay que tener para estar sanos o tener una salud óptima, para una población adulta debe estar en un IMC de entre 18,5 y 24,9.


    ¿Qué es el sobrepeso o la obesidad?

    El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

    El tejido adiposo es una reserva natural de energía de los seres humanos que compartimos con el resto de los mamíferos. La energía se almacena en el cuerpo en forma de grasa corporal, si esta reserva de energía se incrementa puede llegar a un punto en el que se pone en riesgo la salud o la vida decimos que padece obesidad.

    La causa del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. A nivel mundial ha ocurrido un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa; y un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo y los nuevos modos de transporte.

    Tanto la obesidad como el sobrepeso son el quinto factor de riesgo de muerte en el mundo. A día de hoy, 2,8 millones de personas adultas mueren anualmente en el planeta como consecuencia del sobrepeso o la obesidad y sus enfermedades asociadas.

    Sobrepeso

    Oficialmente la Organización Mundial de la Salud, define como sobrepeso cuando el IMC en adultos es de 25 a 29.9 kg/m², distinguiendo dos tipos de sobrepeso:

    - Sobrepeso Grado I: IMC = 25-26.9 kg/m2

    - Sobrepeso Grado II o Preobesidad: IMC = 27-29.9 kg/m2

    Si no hay una rectificación de la conducta alimentaria por parte del individuo o de actividades de la vida diaria adquiriendo hábitos saludables (hacer ejercicio), lo normal es que este sobrepeso evolucione con el tiempo a obesidad.

    Obesidad

    La Organización Mundial de la Salud, define como obesidad cuando el IMC en adultos es igual o superior a 30 kg/m².

    Las causas de la obesidad obedecen a varios factores: los de origen genético y endocrino, que suponen un 30%, y los de origen ambiental, que representan el 70%.

    La obesidad es una enfermedad crónica que puede deberse a múltiples factores, muchos de los cuales se pueden prevenir, se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa (hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo).

    Tipos de obesidad según la distribución de grasa:

    Obesidad abdominal o androide (forma de manzana).

    El exceso de grasa se encuentra localizado en el abdomen, el tórax y la cara. Este tipo de obesidad está muy asociada con la diabetes y enfermedades del corazón.

    Obesidad periférica o ginoide (forma de pera).

    El exceso de grasa se acumula en muslos y caderas. Se da especialmente en mujeres y está relacionada con problemas como las varices y la artrosis en las rodillas.

    Obesidad homogénea.

    La grasa se reparte por el cuerpo en las mismas proporciones.

    Tipos de obesidad según la causa.

    Genética.

    Este tipo de obesidad es una de las más comunes. El paciente ha recibido una herencia genética o predisposición para tener obesidad.

    Dietética.

    Se da por llevar un estilo de vida sedentario unido a una ingesta de alimentos de alto valor calórico o a una mayor ingesta de calorías que las que se llegan a consumir.

    Obesidad por desajuste.

    Cuando se produce un desajuste en el mecanismo de la saciedad. La persona nunca se encuentra satisfecha al comer y siempre siente la necesidad de seguir ingiriendo más alimentos.

    Defecto termogénico.

    Se produce cuando el organismo no quema las calorías de forma eficiente. Es un tipo muy infrecuente de obesidad.

    Obesidad Nerviosa.

    La obesidad la produce el sistema nervioso central cuando altera los mecanismos de saciedad. La padecen aquellas personas que sufren otras enfermedades como la hipoactividad u otros tipos de problemas psicológicos.

    Enfermedades endocrinas.

    Es generada por enfermedades de carácter endocrino como el hipercorticismo o el hipotiroidismo.

    Obesidad por medicamentos.

    Algunos medicamentos pueden producir acumulación de grasa. Ocurre con algunos tipos de antidepresivos o corticoides.

    Obesidad cromosómica.

    Se asocia al origen cromosómico de aquellas personas que sufren síndrome de Down o de Turner.


    ¿Qué es la obesidad mórbida?

    La OMS diferencia o establece cuatro tipos de obesidad según el IMC:

    Obesidad Tipo I: IMC= 30-34.9 kg/m2

    Obesidad Tipo II: IMC= 35-39.9 kg/m2

    Obesidad Tipo III o mórbida: IMC= 40-49.9 kg/m2

    Obesidad Tipo IV o extrema: IMC> 50 kg/m2

    Un paciente con obesidad mórbida puede presentar enfermedades asociadas a la obesidad como enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular isquémico, diabetes mellitus tipo 2. También aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, colon, próstata, endometrio, riñón y vesícula biliar. Las tasas de mortalidad aumentan con los grados crecientes de obesidad.

    ¿Qué enfermedades provoca el sobrepeso?

    Cuando el Índice de Masa Corporal se encuentra por encima de 25, el riesgo de contraer enfermedades es mayor. Además de presentar problemas de autoestima, de socialización, deestigmatización social, el exceso de peso puede generar graves problemas de salud. Mencionemos algunas de ellas.

    Enfermedades cardiovasculares: entre ellas están la hipertensión, los infartos, accidentes cerebrovasculares, claudicación, etc. Necesitando medicación de por vida y con una baja calidad de vida.

    Resistencia a la insulina y Diabetes: la mala alimentación y la descarga hormonal alteran el metabolismo de la glucosa en la sangre y la secreción de insulina da origen a la diabetes tipo 2, una enfermedad crónica e incapacitante.

    Cáncer: las hormonas que libera el tejido graso elevan el riesgo de sufrir ciertos cánceres, como el de mama, próstata, colon, recto, ovarios, endometrio, etc.

    Apnea del sueño: el alto peso puede comprimir la vía respiratoria durante el sueño, causando que la respiración se detenga varias veces. Esto se traduce en muchos despertares nocturnos, un mal descanso y depresión.

    Artrosis o degeneración articular

    las articulaciones intervertebrales, la cadera, las rodillas y los tobillos tienen una carga excesiva a diario que las daña a largo plazo. Esto disminuye la movilidad y puede ocasionar dolor constante.


    ¿Cuál es tu peso ideal?

    El peso ideal es aquel que permite un estado de salud óptimo, con la mayor calidad de vida posible el mayor número de años. El peso ideal de cada persona está marcado por su sexo, edad, constitución y por otros factores como pueden ser el estado de salud general.

    En ocasiones el concepto peso ideal que deseamos no se ajusta con nuestro peso más saludable ya que el estándar de belleza es una valoración muy subjetiva y además está sobrevalorado, ya que dependerá de la masa muscular del individuo, de su complexión…

    El actual concepto de peso ideal está estrechamente relacionado con el IMC. Lo ideal es intentar mantenerse dentro del rango del IMC normal, es decir, entre 18,5 y 24,9 kg/m ². Lo que gran parte de las fórmulas de peso ideal intenta hacer es encontrar un peso con que el paciente quede, aproximadamente, alrededor de 22 o 23 kg/m².

    Fórmula utilizada en el cálculo del Peso ideal:

    Hombre: (Altura en centímetros- 100) x 0.90

    Mujer: (Altura - 100) x 0.85

    A nivel popular y como aproximación, siempre se ha dicho que el peso ideal es aquel que iguala los centímetros de nuestra talla más /menos 2 kg.

    Texto elaborado por Mª Carmen Díaz, nutricionistaEste enlace se abrirá en una ventana nueva de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud AlicanteEste enlace se abrirá en una ventana nueva


Buscador de Objetivo peso saludable
Sobre este blog

Blog realizado por especialistas de los Hospitales Quirónsalud Murcia, Torrevieja y Valencia donde encontrarás consejos de expertos profesionales de la nutrición, la psicología, la medicina deportiva y la cirugía para que tu camino hacia el objetivo de un peso saludable y una vida más plena sea más sencillo y alcanzable.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.