Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Murcia

  • Detectar la obesidad mórbida y cómo prevenirla con estos consejos

    La obesidad mórbida es una enfermedad crónica que se caracteriza por el acúmulo patológico de un exceso de grasa en el organismo.

    Esta patología se define por un Índice de Masa Corporal. El IMC, es el peso en kg dividido por el cuadrado de la talla en metros. Este índice cuando un paciente padece de obesidad mórbida es superior a 40, o mayor de 30 con comorbilidades o enfermedades asociadas a la obesidad, como pueden ser: la diabetes tipo 2, Hipertensión Arterial, Dislipemia, Síndrome de Apnea del Sueño, Hiperuricemia, Esteatosis Hepática - hígado graso, Ovario Poliquístico, artropatía de caderas y rodillas, hipertensión endocrina, problemas psicológicos como baja autoestima, depresión …

    Obesidad_morbidaObesidad_morbida

    El origen de la obesidad mórbida es multifactorial, por los que el tratamiento debe ser multidisciplinar. Es decir, cada caso es distinto y por ello requiere de un estudio personalizado, un tratamiento en el que intervengan distintos especialistas y un seguimiento por parte de profesionales.

    El equipo de médicos que intervienen en la decisión sobre el tratamiento está compuesto por nutricionistas, psicólogos, cirujanos bariátricos especializados, endocrinólogos, y radiólogos, internistas, digestólogos endoscopistas…

    Actualmente, en España más del 60% de la población tiene exceso de peso, y el 20% padece obesidad. En 2030, se calcula que afectará al 70% de la población, es decir, a 27 millones de personas.

    Esta pandemia la denominamos globesidad, y dada su frecuente asociación a la Diabetes tipo 2, se llama diabesidad. De hecho, el 15% de los valencianos padecen Diabetes tipo 2, pero solo la mitad de ellos están diagnosticados.

    Diferencia entre obesidad y obesidad mórbida

    La diferencia entre los diferentes tipos de obesidad, tipo I, II y III, se establece en base al IMC, es decir, la relación entre el peso y la talla.

    Sin embargo, actualmente tenemos en consideración muchos otros factores como las enfermedades asociadas a la obesidad, que nos hacen adecuar las técnicas quirúrgicas hacia su resolución además de la consecución de un peso saludable.

    La obesidad tipo I corresponde a pacientes con un IMC entre 30 y 35,

    La obesidad tipo II entre 35 y 40, y

    La obesidad tipo III o mórbida igual o mayor de 40. Cuando el IMC es mayor de 50 lo denominamos triple obesidad o extrema.

    Cada vez con mayor frecuencia vemos y tratamos pacientes más jóvenes y con un IMC entre 30-40, no con valores extremos, pero con muchas más comorbilidades asociadas, es decir, más enfermos.

    Síntomas de la obesidad mórbida

    La grasa que consumimos se empieza a acumular en distintos lugares del cuerpo y se empieza a engordar.

    Una de las zonas más comunes en las que se acumula esta grasa suele ser en la parte baja del diafragma o en la pared torácica. Al acumularse en esa zona, la grasa puede ejercer cierta presión sobre los pulmones y provocar sensación de dificultad para respirar y sensación de ahogo. Esto se puede presentar en actividades cotidianas como caminar o subir las escaleras, es decir, en actividades que requieran de mínimos esfuerzos.

    Otro de los síntomas puede ser la llamada apnea del sueño. La respiración puede interferir de forma grave en el sueño, produciendo una parada momentánea de la respiración.

    Los problemas en las articulaciones y los huesos también son frecuentes. Problemas como la artrosis en las piernas, dolores en la zona lumbar…

    Las personas con obesidad mórbida suelen tener una excesiva sudoración.


    Cómo se diagnostica la obesidad mórbida

    Para diagnóstico de la obesidad tipo III, el especialista deberá realizar al paciente a una serie de pruebas para su diagnóstico entre las que se encuentran:

    • Se deberá elaborar una ficha con los antecedentes médicos del paciente.
    • Se realizará una exploración física general.
    • Se calculará el IMC del paciente.
    • Se medirá la circunferencia de la cintura.
    • Se someterá al paciente a un análisis de sangre.
    • Se controlarán otros problemas de salud que presente el paciente.

    Tratamiento para la obesidad mórbida

    Para definir un tratamiento individual del paciente es necesaria una valoración personalizada de cada paciente, considerando las condiciones particulares, los antecedentes, las enfermedades asociadas, etc. Todo esto ayuda a los especialistas de Quirónsalud a recomendar la mejor propuesta terapéutica adaptada a cada caso.

    La primera recomendación es la disminución del peso del paciente con obesidad mórbida. Esto provocaría una mejoría de la calidad de vida.

    Un cambio de hábitos alimentario con seguimiento de profesionales nutricionistas y la práctica de deporte ayudaría a bajar una parte importante del exceso de peso.

    En los casos en los que el cambio de alimentación y deporte no sea efectivo, se podría plantear la opción de llevar a cabo una intervención quirúrgica.

    La opción quirúrgica para acabar con la obesidad mórbida es la llamada cirugía de la obesidad, de la que existen varias técnicas. No obstante, estas se realizan mediante laparoscopia, de forma mínimamente invasiva con pequeñas incisiones que permiten un postoperatorio sencillo y una rápida recuperación.

    Las opciones de tratamiento de la cirugía de la obesidad son, el balón intragástrico, el bypass gástrico o la gastrectomía vertical o reducción de estómago.

    Prevención de la obesidad mórbida

    La obesidad puede ser fruto de muchos factores, entre ellos la alimentación. Los pacientes pueden tratar de prevenirlo tomando medidas para evitar el aumento de peso y por tanto las patologías asociadas al aumento de peso.

    Para evitar el aumento de peso es necesario llevar un estilo de vida saludable, la práctica de deporte y el control de las ingestas diarias.

    Realizar ejercicio de forma regular, se recomienda caminar, correr o nadar.

    Conseguir un cambio de hábitos en los que se lleve una alimentación sana y equilibrada. Ingerir alimentos ricos en nutrientes y con pocas calorías. Evitar las grasas saturadas y reducir el consumo de alcohol y dulces. Hacer 4 a 5 comidas al día de menor cuantía.

    Identificar y evitar situaciones fuera de control.

    Ser constante y controlar el peso de forma semanal.

    Texto elaborado por el doctor Carlos Sala, jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia y Alicante















  • Adiós al verano, adiós a los kilos de más. Consejos para bajar de peso después del verano

    La llegada del verano supone una relajación en nuestros hábitos y rutinas. Reuniones con amigos y familiares, viajes, chiringuitos, comidas y cenas fueras de casa, picoteo entre horas, cervezas, helados…

    Los meses antes del verano son lo que conocemos como los meses de operación bikini. Nos esforzamos por mejorar nuestra alimentación y nos animamos en la práctica de algún deporte, sin embargo cuando llega el verano estas buenas prácticas desaparecen.

    Todo esto tiene sus consecuencias y la báscula lo nota, durante las vacaciones de verano solemos engordar de 2 a 3 kilos. ¿Pero por qué suele pasar esto? Los especialistas de los centros de Quirónsalud te lo contamos, y tienes que saber que está muy relacionado con los hábitos de alimentación de cada uno.

    Razones por las que en verano se engorda

    Ganamos peso en verano porque salimos a comer fuera de casa con más frecuencia, tenemos vacaciones y no estamos sujetos a horarios y orden de comidas, se producen más encuentros familiares y con amigos, pero sobre todo, porque no entendemos los tratamientos dietéticos como un cambio de hábitos.

    Algunas personas entienden las vacaciones como un momento de liberación frente a las obligaciones y rutinas aprendidas, de manera que durante el verano se comportan de otra manera, y el riesgo está en que las conductas repetidas pueden gestar nuevas costumbres.

    Esta señal de liberación puede interpretarse como una forma de perjudicar nuestro bienestar personal porque descuidamos habilidades y estrategias que habitualmente seguimos para auto-cuidarnos, por ejemplo: en casa hemos conseguido hacer un desayuno saludable cada día, pero cuando estamos de vacaciones y en un hotel, no sabemos poner fin a una ingesta placentera y posponer la gratificación.

    Sería útil poder disfrutar del tiempo de descanso desde la atención a nuestras necesidades, además de fomentar el bienestar emocional siendo conscientes del momento presente, estas acciones nos ayudan a no pecar en los eventos sociales, la comida deja de ser lo más importante, nos ayudan a manejar el autocontrol frente a las conductas impulsivas.

    Perder peso después de veranoPerder peso después de verano

    Recomendaciones para quitarse los kilos cogidos en verano

    La mejor recomendación es pensar e idear lo que podemos hacer antes de que acabe el verano, para prevenir la ganancia de peso.

    Lo menos indicado es autoconvencernos de que no pasa nada, y que "ya en septiembre empezaremos la dieta de nuevo", porque no estamos contribuyendo a mejorar nuestra conducta y patrón alimentario.

    Pero los objetivos en este período tienen que ser pocos, realistas, claros y medibles, sencillamente porque estamos de vacaciones y descanso.

    Para entenderlo, veamos un ejemplo: Es posible que en casa no bebamos alcohol, pero en un contexto social, es difícil evitarlo; podemos plantearnos lo siguiente: "beber solo una copa de vino en la cena del sábado". Registrar estos logros puede motivarnos en lugar de llenarnos de culpa y arrepentimiento.

    Prepararnos mentalmente para determinadas situaciones puede ser una herramienta útil, podemos idear un plan de intervención para ser flexibles con nosotros mismos y resolutivos con el resto.

    Lo importante es tratar de ser conscientes de lo que decidimos hacer y no tratar de realizar conductas compensatorias ante los momentos de malestar emocional, puesto que esto únicamente fomentará la sensación de pérdida de control, lo que conllevará una probable sensación de fracaso que agravará el problema con nuestra alimentación.


    Tipo de alimentación a llevar después de los excesos del verano

    Las comidas que hacemos en casa durante el verano no deberían de cambiar demasiado. Podemos planificar el menú semanal en casa para asegurar la ingesta de legumbres, pescado, y verduras, e incluir algún extra durante la semana, por ejemplo "una pizza el viernes por la noche", además la pizza puede ser casera e incluir ingredientes saludables.

    También es importante cambiar nuestro discurso interno y externo. En lugar de pensar y hablar de cometer "excesos" en verano, podemos permitirnos la posibilidad de "flexibilizar" la dieta, incorporar algún alimento o plato más calórico y quizás menos saludable, pero siempre siendo consciente del tamaño de la ración y la frecuencia de consumo.

    Porque la solución no es ganar y perder peso cada año, es necesario conciliar lo que nos gusta para comer y lo que conviene a nuestra salud.

    Como perder peso después del verano de forma saludable

    Esta es una de las consultas frecuentes al equipo de profesionales sanitarios en Quirónsalud, es importante tener en cuenta los hábitos de cada persona y su ritmo de vida, por ello:

    • No dejes para después del verano lo que puedes hacer hoy.
    • Márcate un objetivo realista cada día.
    • Fomenta tu bienestar personal y escucha a tus emociones.
    • Refuerza tu auto-cuidado y aprende a posponer (que no eliminar) determinadas elecciones basadas en la alimentación
    • Si necesitas ayuda, cuenta con nuestro equipo de profesionales, estamos para cuidarte.

    Texto elaborado por Rocío Práxedes, dietista de la Unidad de Obesidad del hospital Quirónsalud Valencia

Buscador de Objetivo peso saludable
Sobre este blog

Blog realizado por especialistas de los Hospitales Quirónsalud Murcia, Torrevieja y Valencia donde encontrarás consejos de expertos profesionales de la nutrición, la psicología, la medicina deportiva y la cirugía para que tu camino hacia el objetivo de un peso saludable y una vida más plena sea más sencillo y alcanzable.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.