Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Murcia

  • Por qué aumentamos de peso con la edad

    Peso y edadPeso y edad

    Seguro que alguna vez te has planteado que pesas más que cuando eras joven o has ido al armario y visto el traje con el que te casaste y pensado, madre mía quien se puede meter ahí ahora.

    Probablemente al principio casi no lo notemos. La ropa nos queda un poco más justa, vemos nuestra barriguita o cadera con más volumen, etc.

    Lo cierto es que a medida que pasan los años, y sin alterar nuestros hábitos alimenticiosEste enlace se abrirá en una ventana nueva (o eso creemos), los centímetros de cintura van ascendiendo. La mala alimentación, el sedentarismo o los medicamentos pueden hacer que ganemos peso. Podríamos valorar muchos factores que inciden en nuestro aumento de peso pero en líneas generales me gustaría destacar estos tres:

    1. El ritmo de vida o lo que es lo mismo: el estrés
    El estrés afecta a la capacidad del cuerpo para optimizar la forma en que procesa los nutrientes y los alimentos, lo que también suele llevar a comer de forma menos sana e incluso a comer en exceso (y por ello aumentando la ganancia de peso). A medida que envejecemos y asumimos más responsabilidades, la tensión aumenta y con ello el estrésEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Este estrés tiene otra serie de efectos sobre la salud más allá de aumentar peso como una función inmune más baja, presión arterial alta y

    2.Inactividad física y pérdida muscular

    La energía que tenemos de niños y el hecho de que estemos prácticamente siempre en movimiento hace que rara vez los niños estén fuera de un peso normal (obviamente dependerá también del sedentarismo o hábitos alimenticios que tenga esa familia).Con el paso de los años, pasamos cada vez más tiempo sentados ( estudiandoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, trabajando) y cuando llegamos a la madurez, somos mucho menos activos. Esta falta de actividad física conlleva una pérdida de músculo conocida como sarcopenia (perdemos entre un 3-5% de masa muscular cada 10 años a partir de los 30) y un consecuente aumento de la grasa.

    3.Disminuciones hormonales
    El proceso de envejecimiento se asocia a menudo con una disminución significativa de muchas hormonas incluyendo la hormona del crecimiento, el estrógeno, la progesterona, la testosterona y las dos hormonas tiroideas. Esta disminución natural comienza alrededor de los 30 años de edad y a los 65 años, estos niveles están por debajo de los límites inferiores de lo considerado normal en individuos jóvenes y sanos. Esta bajada general de hormonas provoca un aumento de la grasaEste enlace se abrirá en una ventana nueva abdominal, trastornos del sueño, del humor o la pérdida de fuerza muscular.

    Soluciones para controlar el peso con los años

    Una vez expuestos los hechos y apoyados con datos hablemos de soluciones para intentar alargar al máximo este inevitable proceso que seguirá nuestro cuerpo con el devenir de los años.

    Hablamos de llevar una vida saludable que contemple algunos aspectos básicos:

    Realizar ejercicio moderado y asiduamente. Sería conveniente desplazarse andando a los sitios siempre que se pueda, utilizar las escaleras en lugar del ascensor, apuntarse a alguna actividad, deporte o distracción que implique movimiento, dedicar un tiempo al día al estiramiento de nuestros músculos, etc.

    Tener una dieta nutritiva y calóricamente equilibrada a nuestra edad, altura y oficio.

    Ingesta de agua. Me he reservado este apartado para el final debido a la importancia que tiene el agua no solo para la pérdida de peso sino para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo y el bienestar general.El agua es la base para que nuestro cuerpo se hidrate y funcione, es la lubricación de nuestros órganos y punto de partida para que todo vaya bien. Si nuestro organismo detecta que no recibe suficiente agua empieza a retener líquidos para reservas en caso de necesidad y esa retención de líquidos nos hace aumentar de peso.La cantidad de agua que se debe consumir es de 32 ml diarios por cada quilo de peso. Así una persona de 60 kg debería consumir 1920ml de agua a lo largo de todo el día o lo que es lo mismo casi cuatro botellas de medio litro. Mi pregunta final es ¿estás bebiendo toda el agua que necesitas para conseguir una pérdida de peso?

    Un profesional de la nutrición nos podrá enseñar lo que nos conviene a nivel personal, dándonos los consejos oportunos que nos servirán para el resto de nuestras vidas. Está claro que cada persona deberá tener unos hábitos alimenticios acordes a sus medidas corporales y actividad física que realiza a lo largo del día (dígase su oficio o deporte que practica).

    Por tanto no se debe entender la dieta como algo generalizado y válido por igual para todo el mundo, si bien es cierto que existen unas bases para todos.


    Texto elaborado por Mari Carmen Díaz, dietista-nutricionista de Quirónsalud Alicante


  • Si quieres prevenir el cáncer controla el peso


    82021682_s82021682_sLa

    La Fundación Mundial para la Investigación del Cáncer (World Cancer Research Fund International, WCRF) advierte que la extensión del estilo de vida occidental en el mundo provocará un aumento de 58% en la prevalencia de cáncer, con 24 millones de casos nuevos previstos para el 2035. Por su parte la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC) de la OMS indica el papel de la obesidad como promotor del cáncer afirmando que eliminar el exceso de grasa corporal es un factor protector frente al mismo. Asimismo, informa que la asociación sobrepeso-cáncer, principalmente de colon e hígado en la adolescencia es similar a la de los adultos.

    Entre los cánceres más ligados a la obesidad se encuentran el cáncer de endometrio donde la obesidad cuadriplica su probabilidad; el cáncer de esófago cuya probabilidad se duplica en caso de sobrepeso y se cuadruplica en caso de obesidad; el cáncer de hígado cuya probabilidad se duplica especialmente en el varón; el cáncer de colon cuyo riesgo aumenta un 30% proporcionalmente al IMC; y el cáncer de mama que, especialmente tras la menopausia, la obesidad aumenta su riesgo un 20-40%.

    Entre los mecanismos que asocian obesidad y cáncer se encuentra el fenómeno inflamatorio crónico que ocasiona la obesidad y que daña el ADN, además de placas de ateroma que obstruyen las arterias. La obesidad a su vez es el origen múltiples patologías que, en algunos casos son el desencadenante de diferentes tumores como la esofagitis, la colelitiasis, la colitis ulcerosa o el hígado graso. Así mismo, mediante la acumulación y producción aumentada de estrógenos en el tejido graso aumentamos el riesgo de cáncer de mama, ovario y endometrio.

    Además, la obesidad es causa de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, lo que aumenta los niveles de insulina y factor-1 de crecimiento (IGF-1) en sangre y provoca la aparición de cáncer de colon, riñón, próstata y endometrio.

    La obesidad, además de aumentar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer disminuye la calidad de vida, reduce la supervivencia al aumentar el riesgo de recidiva, y empeora el pronóstico.

    El objetivo contra la Obesidad debe ser la constancia, la dieta sana, el ejercicio y el equilibrio de la balanza energética. Cuando los pacientes fracasan en este intento o, debido al peso excesivo y las enfermedades asociadas indicamos el abordaje mediante cirugía Bariátrica y metabólica realizado con técnicas mínimamente invasivas para corregir el exceso de peso y resolver las comorbilidades.

    En la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia promovemos esos valores y reforzamos las buenas prácticas con medidas higiénico-dietéticas para mejorar la salud integral de nuestros pacientes, adultos y adolescentes

    Texto elaborado por el doctor Carlos Sala. Cirujano Bariátrico y Metabólico. Jefe de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia

  • ¿Qué es la Alimentación Consciente o Mindful Eating?

    La Alimentación Consciente o Mindful Eating consiste en aplicar la atención plena o Mindfulness al comer, poniendo atención e intención a la experiencia de pensamientos, emociones, sensaciones físicas y conductas que tienen lugar antes, durante y después del acto de comer.

    31003897_xxl31003897_xxl

    En nuestra historia de aprendizaje, incorporamos patrones disfuncionales de relación con la comida, otorgando al comer el poder de cubrir necesidades ajenas al hambre. Cualquiera puede identificar experiencias en las que haya comido por aburrimiento, por soledad, por insistencia del entorno, o, sencillamente, porque hay comida en el plato.

    Los estilos de ingesta, que son disparadores de la conducta de comer y que no tienen relación con las señales interoceptivas de hambre y saciedad, están detrás de gran parte de las conductas relacionadas con el acto de comer. Hay tres estilos de ingesta: el restrictivo, relacionado con la mentalidad de dieta, de prohibición, de escasez y que es insostenible a medio y largo plazo, ya que la restricción de algunos tipos de alimentos suscita el deseo de consumirlos; el emocional, que consiste en tratar de gestionar las emociones a través de la ingesta de alimentos y, el comer externo, que se da cuando el deseo de comer se dispara por señales que están fuera de nosotros mismos, tales como la presencia de alimentos, olores, colores, etc.

    Los estilos de ingesta no son un problema en sí mismos, la verdadera cuestión es la gran desatención y desconexión con las señales del propio cuerpo. La Alimentación Consciente propone un modelo desde el que la relación con la comida esté basada en la atención a las propias señales internas, equilibrando tres fuerzas fundamentales: la satisfacción, entendida como el placer y el bienestar, el cuidado, entendido como la atención a las propias necesidades físicas, psicológicas, emocionales y sociales, y la salud.


    Mª Cristina Martínez Brotons, psicóloga de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia

  • ¿Por qué engordamos?

    ¿Por qué engordamos? Aparentemente, la respuesta a esta pregunta es simple: "es lo que ocurre cuando comemos más de lo que el cuerpo gasta". Pero hay mucho que decir al respecto. En este artículo explicaremos qué hace a unas personas consumir más calorías que otras.

    46085077_xxl46085077_xxl

    La energía que obtenemos a partir de los alimentos es utilizada por nuestro cuerpo para satisfacer tres requerimientos: el gasto energético en reposo, la actividad física y el efecto térmico de los alimentos.

    El gasto energético en reposo es la gasolina que necesitamos simplemente para vivir, y se estima en nada más y nada menos que el 70% de las calorías consumidas diariamente. Mantener la vida no tiene el mismo coste para todos, las calorías consumidas en las funciones vitales dependen de la edad, el tamaño, la composición del cuerpo, el clima, el sexo, el estado hormonal, la temperatura, el estrés, la enfermedad, la genética, y otros factores como el consumo de cafeína, tabaco o alcohol. De todo esto, salvando las edades de crecimiento rápido, destaca la gran influencia que el tamaño y la composición del cuerpo, tienen en el gasto, concretamente, los órganos y el tejido muscular son grandes "derrochadores" de energía; y en contra de lo que se cree, el efecto de los genes es muy pequeño, más bien es la interacción de la herencia genética con un ambiente desfavorable (aumento de la disponibilidad de alimentos, más oferta de alimentos con grasas y azúcares, sedentarismo…) lo que puede hacer a las personas más susceptibles de ganar peso.

    La actividad física está definida por la OMS como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos; considera la actividad planificada con el fin de estar en forma (lo que llamamos ejercicio), la realizada en el trabajo, en el hogar, y en el ocio…, y también, la originada de forma involuntaria o espontánea (todos conocemos a alguien que gesticula mucho o que no para ni durmiendo). Todo ello supone grandes diferencias entre unas personas y otras, estimándose un gasto por actividad del 10% en las sedentarias, y hasta del 50% en las más activas. Además, si la actividad física es capaz de generar más músculo, supondrá un incremento del GER (más tejido que alimentar), de manera que moverse no sólo contribuye a quemar calorías durante la actividad, sino también después del movimiento.

    Por último, el efecto térmico de los alimentos son calorías empleadas en el propio acto de comer, convertir cada delicioso bocado en nutrientes, funciones orgánicas, estructuras y reservas, consume energía; además estos procesos no son 100% eficientes, pierden calor. Lo asombroso es que nuestro cuerpo es capaz de modular este sistema, perdiendo más o menos combustible según sea nuestra ingesta y nuestros requerimientos, será en torno al 10% de la suma del gasto energético en reposo y el gasto por actividad física.


    Conclusiones

    Cuando modificamos nuestra composición corporal (aumentamos o disminuimos el peso), las calorías empleadas en el gasto energético en reposo y el efecto térmico de los alimentos también se modifica.

    Si el cambio de la composición corporal, es por ganancia de músculo, gastaremos más calorías durante todo el día.

    Gasto e ingesta están conectados, el tracto gastrointestinal, el tejido graso, el páncreas y grupos de neuronas, informan al hipotálamo, en el Sistema Nervioso Central, de lo que hacemos, y la respuesta no se hace esperar, pero esto será tema para otros artículos.


    Rocío Práxedes Gómez, Dietista-Nutricionista de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia


  • Diabesidad, la nueva epidemia del siglo XXI

    En el siglo XXI padecemos una epidemia de obesidad que prevé hasta un 60% de incidencia en algunos países occidentales. Además, en el mundo se calcula que 400 millones de personas padecen diabetes, de los que el 90% son del tipo 2, cifra que se ha multiplicado por cuatro en los últimos 25 años, y que alcanzará los 600 millones de personas en el año 2035. Los 55 millones de diabéticos que viven en Europa se convertirán en 70 millones en poco más de quince años.

    DiabesidadDiabesidad

    Esta doble pandemia de diabetes y obesidad es lo que denominamos DIABESIDAD.

    La diabetes tipo 2 provoca una elevación mantenida de los valores de glucemia que ocasiona daños en la circulación sanguínea y falta de oxigenación de la retina ocasionando ceguera, del riñón causando insuficiencia renal, de la piel dificultando la cicatrización que, junto con la alteración de los nervios periféricos, es la causa de úlceras tórpidas y amputaciones de miembros. Todo ello reduce la esperanza de vida de los pacientes con diabéticos en diez años de media.

    La obesidad no solo aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, sino también de dislipemia, hipertensión arterial, enfermedad coronaria, ictus, tumores, artrosis, Síndrome de Apnea del Sueño, depresión, etc. que condicionan un riesgo cardiovascular muy elevado.

    Los tratamientos clásicos prescritos habitualmente para la diabetes tipo 2 presentan una baja tasa de éxito a medio y largo plazo, ocasionando mayor resistencia a la insulina y ganancia de peso en muchos casos, lo que reduce la adherencia terapéutica además de la estigmatización social y personal que supone la insulinización.

    Por este motivo, y dado el excelente resultado obtenido por la Cirugía Bariátrica destinada a la pérdida de peso, desde hace más de 10 años dirigimos estas técnicas quirúrgicas a la resolución de la diabetes tipo 2 asociada al sobrepeso y la obesidad, además de resolver las demás comorbilidades y conseguir perder el exceso de peso. Así, actualmente, consideramos candidatos a esta cirugía a los pacientes con diabetes tipo 2 mal controlada a pesar de un tratamiento óptimo y un índice de masa corporal superior a 30.

    La cirugía metabólica es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva y de bajo riesgo, resuelve la diabetes tipo 2en el 80% de los pacientes, y mejora en el 20% restante, así como el resto de las comorbilidades, recuperando diez años de esperanza de vida. El efecto es inmediato tras la cirugía, ya que los pacientes salen del hospital a las 48 horas sin necesidad de ponerse insulina ni tomar ningún otro tratamiento en la mayoría de los casos.

    Toda esta evidencia nos debe llevar a considerar la diabetes tipo 2 junto con la obesidad como una sola enfermedad, y tratarlos de forma conjunta.

    Dr. Carlos Sala, Cirujano Bariátrico y Metabólico, Jefe de la Unidad de Obesidad del Hospital Quironsalud Valencia

30 resultados
Páginas: << Página anterior 2 3 4 5 6
Buscador de Objetivo peso saludable
Sobre este blog

Blog realizado por especialistas de los Hospitales Quirónsalud Murcia, Torrevieja y Valencia donde encontrarás consejos de expertos profesionales de la nutrición, la psicología, la medicina deportiva y la cirugía para que tu camino hacia el objetivo de un peso saludable y una vida más plena sea más sencillo y alcanzable.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.