Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante, Torrevieja y Murcia

Si quieres comer sano lee primero las etiquetas

Etiquetas alimentosEtiquetas alimentos


Si te preocupa tu salud y quieres aprender a comer sano, es fundamental que sepas elegir con qué productos llenar tu carro de la compra. Este es el motivo por el que solemos decir en consulta que "la alimentación saludable empieza en el supermercado".

Sin lugar a dudas la regla número uno sería procurar que la mayor parte de lo que compres esté compuesta por comida real o, lo que es lo mismo, alimentos frescos sin procesar: frutas, verduras, legumbres, frutos secos, huevos, pescados y carnes frescas, y evitar los ultraprocesados (bollería y dulces, precocinados, bebidas azucaradas, salchichas, embutidos y carnes procesadas en general, snaks, etc.).

Precisamente son los productos procesados y ultraprocesados los que contienen infinidad de datos en su etiquetado que suelen ser incomprensibles para la mayoría de los consumidores, por lo que, si aprendemos a interpretarlo, nos ayudará a seleccionar aquellos más saludables y de mayor calidad.

Desgranar en profundidad toda la información que aporta el etiquetado daría para muchos artículos, así que, de momento, nos centraremos en los aspectos prácticos fundamentales para el día a día.

Qué nos dice el listado de ingredientes


Es lo primero en lo que debes fijarte ya que informa sobre la calidaddel producto.Lo ideal es que sea breve (pocos ingredientes) y que no contenga ingredientes desconocidos pues suelen tratarse de aditivos químicos que, aunque no siempre son desaconsejables, sí deben hacernos, al menos, ponernos en guardia.Están ordenados de mayor a menor cantidad.Eso significa que si, por ejemplo, se trata de un producto donde el azúcar es uno de los primeros ingredientes de la lista, lo mejor será que lo devuelvas a la estantería (sobre todo si padeces diabetes o tienes dificultades para controlar tu peso).

Evita aquellos productos con azúcares añadidos.El consumo habitual de azúcar favorece el desarrollo de diabetes, resistencia a la insulina, acumulación de grasa visceral y obesidad entre otras patologías, por eso la regla debe ser: "cuanto menos azúcar añadido, mejor".No siempre nos encontraremos la palabra "azúcar" en el listado de ingredientes, así que conviene recordar las siguientes denominaciones puesto que también son azúcares libres: sacarosa (sinónimo de azúcar de mesa), fructosa, dextrosa (en general todos los que acaben en –osa), panela, miel, melaza, jarabes, siropes, dextrinas y maltodextrinas, etc.


Fíjate en el tipo de grasa que contiene.Evita aquellos productos con grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas, ya que son grasas trans que favorecen la formación de placas de ateroma y aumentan, por tanto, el riesgo cardiovascular.El aceite de oliva virgen extra gana al resto de grasas por goleada. Procura, por tanto, elegir productos que lo contengan. Por detrás estarían los aceites refinados de oliva, girasol o coco, y las menos recomendables serían las trans (aceite de palma o palmiste y grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas).

Busca el "apellido" de las harinas en los productos elaborados con cereales y elige harinas 100% integrales o con elevado porcentaje de cereal integral. En la práctica significa que si el reclamo publicitario de un paquete de pasta, arroz, galletas o pan es 100% integral, debes comprobar que en los ingredientes aparezca harina 100% integral del cereal correspondiente (trigo, espelta, centeno, etc.). En este sentido la recién estrenada Ley del Pan que entró en vigor el pasado 1 de julio nos facilita la tarea, pero aún quedan muchos otros productos a base de cereales donde conviene estar atentos. Los beneficios del consumo de cereales integrales van mucho más allá de la regulación del tránsito intestinal y del control del peso, por lo que siempre recomendaremos su consumo frente a los refinados.

Los posibles alérgenos (huevo, leche, cereales con gluten, soja, etc.) aparecen destacados por ley de forma especial (en negrita, subrayados o con tamaño de letra mayor).

Si tienes alguna alergia o intolerancia alimentaria, revisar el etiquetado debería ser un acto rutinario para ti.

Qué información nutricional ofrecen las etiquetas

Nos informa de los nutrientes (hidratos de carbono, azúcares, proteínas, grasas, sal, vitaminas y minerales) y energía (calorías) que nos aportan 100 g del producto.

Personalmente, creo que es una información muy útil para los nutricionistas pero muy prescindible para los consumidores ya que dice muy poco de la calidad del producto. Además, hay que recordar que no tiene nada que ver a efectos fisiológicos y metabólicos ingerir 200 kcal a base de fruta natural que a base de dulces o bollería, por lo que guiarnos solo por las calorías de un producto no es un buen criterio.

Algo muy interesante al respecto de la tabla nutricional y que, en mi opinión, debería modificarse, es que no distingue entre azúcares naturalmente presentes en el producto y que por tanto no suponen un problema para la salud (por ejemplo la lactosa de los lácteos) y azúcares añadidos, que sí debemos limitar al máximo.

Así que recuerda: lee, selecciona y disfruta. Tu salud te lo agradecerá.

Elvira Francés, dietista nutricionista de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Alicante

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Objetivo peso saludable
Sobre este blog

Blog realizado por especialistas de los Hospitales Quirónsalud Murcia, Torrevieja y Valencia donde encontrarás consejos de expertos profesionales de la nutrición, la psicología, la medicina deportiva y la cirugía para que tu camino hacia el objetivo de un peso saludable y una vida más plena sea más sencillo y alcanzable.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.