Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Pío García Gómez, responsable del servicio de Oftalmología del Hospital Quirónsalud Vitoria

Cirugía PRK: ¿Cuándo se utiliza y cuáles son sus peculiaridades?


PRKPRKHoy hablaremos del otro tipo de cirugía láser: la PRK o queratectomía fotorrefractiva, que se utiliza para tratar defectos de miopía, hipermetropía, astigmatismo
y presbicia.

La técnica PRK fue inventada a principio de la década de los 80, pero no fue hasta 1995 cuando fue aprobada por la FDA.

La diferencia entre la técnica LASIK (explicada en capítulo anterior) y esta técnica, reside en cómo exponemos el estroma corneal (ver capítulo de partes del ojo) para poder posteriormente usar el láser excimer para corregir la graduación que tiene el paciente

Así, lo que hacemos en esta técnica es quitar el epitelio corneal mediante la instilación de alcohol diluído, el cual mantenemos sobre la córnea durante un tiempo variable entre 5 y 30", bien sobre un pocillo, bien empapada en una celulosa. Este alcohol lo que hace es debilitar el epitelio para después con una espátula poder separarlo completamente y así aplicar posteriormente el láser excimer sobre el estroma.

La cirugía suele realizarse con anestesia tópica, aunque en Hospital Quirónsalud Vitoria siempre contamos con un anestesista en el quirófano, que suministra medicación relajante a los pacientes para hacer mas llevadero el proceso.

Realizamos la cirugía de los dos ojos en el mismo acto quirúrgico y el tiempo aproximado de todo el proceso es de diez minutos.

Una vez terminado el proceso, colocamos a los pacientes una especie de «tiritas» en los ojos. Acostumbro a utilizar este término en lugar de lentes de contacto blandas, para que los pacientes no confundan esta cirugía con otra que explicaremos posteriormente, en la que se colocan lentes intraoculares. Estas lentes de contacto o «tiritas» estarán protegiendo al ojo entre 3-7 días, que es el tiempo que tardará el epitelio en regenerarse. Es por eso por lo que tenemos que quitar el epitelio para dar el láser. Porque de lo contrario, si diéramos el láser directamente, cuando el epitelio se regenerase no tendríamos el efecto deseado de eliminación de dioptrías.

Después de la intervención, el paciente va a casa y puede realizar vida prácticamente normal: lectura, móvil, televisión, tablet, pasear... Aunque los primeros días su visión será de alrededor del 50% de la que tenían antes de la intervención con gafas o lentes de contacto.

Como hemos comentado, entre 3-7 días después de la cirugía quitaremos las lentes de contacto y, a partir de ese momento, la visión se recuperará progresivamente, siendo al menos igual que la de antes de la intervención con lentes de contacto o gafas en más del 95% de los pacientes a los 3 meses de la intervención.

¿En qué casos se realiza LASIK y en cuáles se realiza PRK?

Habitualmente realizamos el proceso LASIK debido a que la recuperación es bastante más rápida que con PRK. Con lasik el 95% de los pacientes tienen al día siguiente de la intervención tiene una visión ya casi similar a la que tenían con corrección antes de la cirugía.

Por este motivo, reservamos la técnica PRK para estos casos concretos:

  • Pacientes con ojo seco. Dentro de estos, englobamos a los que han sido usuarios de lentes de contacto durante muchos años y que ya no las toleran más.
  • Pacientes con córneas delgadas. Como hemos comentado en el post anterior, el láser lo que hace es evaporar tejido estromal, y a mayor cantidad de dioptrías, evapora más cantidad de tejido, por lo que, si la córnea es demasiado delgada, podría darse el caso de que no conservásemos los márgenes adecuados.
  • Pacientes que practican deportes de contacto o tienen trabajos en los cuales podrían darles algún golpe en el ojo. Ya que, si se les hiciera un LASIK, al recibir el golpe, podría desplazarse el bolsillo que realizamos. En cambio, en la técnica PRK, al no haber bolsillo, no se puede desplazar.

Posibles complicaciones de las cirugías oculares

Como en cualquier cirugía, en las intervenciones quirúrgicas oculares también existen posibilidades de que haya complicaciones, aunque las cirugías refractivas son las más seguras, con un índice de complicaciones menor al 1%.

Las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Haze: Un haze es una cicatriz corneal. Estas cicatrices pueden implicar visión borrosa u opacidad corneal en determinadas partes del campo de la visión. Se suelen clasificar entre 0 y 4, dependiendo de las alteraciones que puedan producir, siendo 0 una alteración visual nula y 4 el grado más elevado.
  • Aberraciones visuales: Bajo este término se engloban una serie de problemas visuales que pueden aparecer después de cualquier operación que afecte a los ojos. Algunos de estos problemas visuales serían la disminución de sensibilidad al contraste, mala visión nocturna (halos), facilidad de deslumbramiento o dificultad para conducir por la noche.
  • Ojo seco o dolor ocular crónico: Esto se debe a que tanto la calidad como la cantidad de la lágrima de los ojos no son las adecuadas y, en consecuencia, el ojo presenta molestias que, en los casos más graves, pueden llegar a ser dolorosas. En estos casos, se recomienda complementar la lágrima natural del ojo con lágrima artificial para mejorar su lubricación.
  • Infecciones corneales: Son muy poco frecuentes, pero son graves, como cualquier infección que tiene lugar después de una intervención, de ahí la importancia de seguir el tratamiento postoperatorio indicado por el doctor.
  • ¿En qué consisten los retoques?

Los resultados de las cirugías refractivas son satisfactorios en el 95% de los pacientes. Dentro del 5% restante, lo que ocurre en la mayoría de los casos es que la visión no es tan buena como se esperaba porque el láser no ha corregido del todo el defecto refractivo y, por tanto, ha quedado algo de graduación. En esos casos, una vez estabilizada nuevamente la graduación, tendríamos que realizar un retoque. Es decir, habría que volver a aplicar láser. Habitualmente, cuando a un paciente le decimos que puede operarse, contamos siempre con la posibilidad de que el retoque pueda realizarse en caso de necesitarse. Si la realización del retoque no fuera posible, el paciente es advertido previamente para que lo tenga en cuenta antes de tomar la decisión. Lo que sí tenemos que tener claro es que, a un mayor número de cirugías corneales, la calidad visual irá disminuyendo. De ahí la importancia también de saber si conviene o no realizarlo y de considerar si la ganancia será o no elevada.

La importancia de las expectativas

Una de las claves para que el paciente se sienta satisfecho con el resultado de la cirugía es saber gestionar sus expectativas. Yo, siempre les digo a los pacientes que no se operen si lo que pretenden es ver como Superman. Hay que tener claro que el objetivo de la cirugía es mejorar la calidad de vida de los pacientes, logrando que su visión sea la misma que tenían antes de la cirugía utilizando las gafas o lentes de contacto, pero sin utilizarlas.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Con mucho ojo
Sobre este blog

Espacio en el que el Dr. Pío García, especialista en oftalmología del Hospital Quirónsalud Vitoria, responderá las dudas más frecuentes que se le presentan en su consulta en el día a día.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.