Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Dermatología de Quirónsalud en Tenerife

  • ¿Qué champú debo usar?

    De caballo, anticaída, sin jabón… en el mercado hay multitud de opciones, pero a la hora de elegir un champú debemos de tener en cuenta varios factores. Elegir bien el champúElegir bien el champúSu utilización es necesaria, ya que contribuye a eliminar el exceso de grasa, sudor, células muertas y elementos ambientales como la tierra o el polvo. Además, según los componentes del producto que utilicemos, puede mejorar el aspecto cosmético del cabello. Un buen champú puede darle brillo y manejabilidad, mientras otro muy detergente puede dejarlo áspero y apagado al eliminar la cutícula exterior del cabello.

    Las modas más llamativas de los últimos años, ambas sin base científica, han promocionado el champú de caballo o el uso de sustancias "naturales" como el bicarbonato o el vinagre. La primera, al ser un producto rico en biotina, se oferta como una alternativa eficaz contra la caída y la deshidratación; la tendencia "no-poo" se basa en evitar el supuesto daño que ocasionan los componentes químicos de los champús.

    Ambas modas carecen de base científica. Por un lado, la biotina contenida en el champú de caballo no se absorbe por vía tópica, por lo que dicho champú no tiene eficacia sobre la caída. Lo único que se logra es lavar el cabello, al igual que con el resto de champús convencionales. La biotina es una vitamina del grupo B, también llamada vitamina H o B7, que se puede utilizar en algunos tipos de alopecia o caída de cabello, pero por vía oral, que es la única forma por la que dicha vitamina es absorbida por el organismo.

    Por otro lado, la moda "no-poo" puede producir problemas, dado que al no eliminar la grasa y la suciedad podemos estar favoreciendo el crecimiento de microorganismos y con ello promover la aparición de infecciones y de inflamación (eccemas o dermatitis), que pueden producir de forma secundaria caída de cabello (efluvio telogénico).

    En general, el champú se recomienda que sea neutro (pH 4,5-5,5) para que no dañe el tallo del cabello ni irrite la piel del cuero cabelludo, al igual que sucede con el gel para el resto del cuerpo. Esto es especialmente importante en cabello teñido.

    En mi próximo post profundizaré en los componentes de los champús y los tipos que nos podemos encontrar en el mercado, ¡no os lo perdáis!

    Dra. Nayra Merino

  • ¿Qué champú debo usar? II. Los componentes, todo un mundo

    Si leemos las etiquetas de los componentes de los champús nos podemos encontrar con un montón de palabras que no entendemos y que no sabemos cómo pueden afectar a nuestro cabello, cuero cabelludo, etc. Con este post me gustaría esclarecer estos términos para que todos podáis entender de qué nos hablan realmente estas composiciones y qué conviene tener en cuenta a la hora de seleccionar uno u otro.Componentes de los champusComponentes de los champus

    Detergentes

    Son los encargados de eliminar la suciedad, grasa, células muertas… Pueden clasificarse en aniónico (laurilsulfato, sarcosinas o sulfosuccionatos), catiónico, anfotérico (betaínas, sultaínas o derivados de imidazolinio) o no iónico. Los champús precisan dos detergentes: uno primario, presente en mayor concentración y otro secundario, en menor concentración. Los componentes aniónicos son buenos eliminando el sebo, pero sin embargo dejan el cabello áspero y cargado de electricidad estática; mientras los anfotéricos son más suaves y los más comunes en champús de bebés.

    Compuesto espumante

    No hay relación entre espuma y limpieza, a diferencia de lo que a menudo se piensa. De hecho la grasa hace que se produzca más espuma, por lo que al lavar el cabello limpio se produce menos cantidad de espuma.

    Compuestos acondicionadores y equilibrantes del pH

    Dan brillo y crean una película que sirve para dejar el cabello más suave y manejable a la hora de desenredarlo.

    Espesantes

    Espesan el champú y no están relacionados con la efectividad.

    Opacificantes

    Hacen el champú opaco y tampoco tienen relación con la efectividad.

    Secuestrantes

    Evitan que permanezcan residuos de jabón en el cabello seco.

    Fragancias

    Como es evidente, sirven para dar olor a los champús. Es importante tener en cuenta que las personas alérgicas a perfumes deben evitar utilizar champús con este tipo de compuesto.

    Conservantes

    Revienen la contaminación microbiana y fúngica del champú.

    Aditivos especializados

    Con fines comerciales

    Y, después de toda esta explicación, dejo un último post dedicado a los tipos de champús, que son cada vez más. Os espero.

    Dra. Nayra Merino

  • Prepárate para recibir los primeros rayos de sol

    Con la primavera comienza el buen tiempo y muchos aprovechamos la Semana Santa para realizar actividades al aire libre. Después de meses sin tomar el sol es importante que sigamos una serie de recomendaciones para asegurar la salud de nuestra piel:

    protección solarprotección solar


      1. No olvides el protector solar. La protección solar diaria es básica para evitar el cáncer de piel y, además para mantener una piel más joven, con menos arrugas y sin manchas. El factor de protección para nuestra zona geográfica debe ser igual o superior a 30, salvo que por razones concretas se precise un factor más alto o un protector específico como aquellos que contienen fotoliasa, una enzima específica que ayuda a revertir el daño celular secundario al sol en nuestra piel. Es importante destacar que no sólo debe protegerse la piel del rostro, también con la llegada del calor y la ropa veraniega, hay que acordarse del escote, las manos y los brazos. Existen fotoprotectores fluidos, antiedad, compactos a modo de maquillajes, en polvo, minerales, para pieles atópicas, para pieles con alergia solar... Hay un fotoprotector para cada necesidad. Lo ideal es consultar con el dermatólogo el más adecuado, según tipo de piel, hábitos de vida, patologías previas, historia familiar y hábitos de vida.
      2. Cúbrete. Usa gorra/sombreros/pamelas y gafas de sol. Este punto es especialmente importante en aquellas personas con escaso cabello para evitar la incidencia directa y perpendicular de la radiación ultravioleta sobre el cuero cabelludo con el consiguiente daño solar. Sin embargo, en personas sin este problema, también es importante la protección del mismo para evitar una caída excesiva de cabello secundaria a la radiación solar. Por otro lado, el uso de gafas de sol homologadas y certificadas es fundamental para prevenir problemas oculares importantes, tales como el pterigión, la degeneración macular o el melanoma conjuntival.
      3. Refuerza tu piel. Hay productos orales a base de vitaminas (D y E), minerales y antioxidantes (licopenos, carotenos…) con acción protectora, que refuerzan la piel antes, durante y después de la exposición solar.
      4. Evitar la exposición solar entre las 12:00 y 16:00 horas y durante todo el día en niños menores de 3 años.
      5. Vigila tus lunares (nevus). Es recomendable realizar una revisión anual de las lesiones pigmentadas cutáneas por parte de un dermatólogo. Gracias a los medios actuales de dermatoscopia manual y digital se diagnostican lesiones malignas en fases muy iniciales. Lesiones que si se diagnostican de forma tardía pueden comprometer la vida de la persona que las padece. Por supuesto, si se observan cambios en un lunar (cambios de forma, borde irregular, cambios de color, sangrado o picor), se debe consultar con el dermatólogo con la mayor celeridad posible.
      6. Hidrata la piel. Es muy importante en cualquier época del año. Con los primeros rayos de sol, comienzan los primeros baños en piscinas. Hay que tener en cuenta que las sustancias químicas que se utilizan para limpieza pueden resecar e irritar la piel, por lo que es importante utilizar un emoliente adecuado para recuperar la hidratación. Con la primavera hay algunas patologías cutáneas que pueden empeorar, entre ellas el psoriasis y la dermatitis atópica. Es especialmente importante hidratar mucho la piel en estos casos para minimizar la aparición de brotes.
      7. Una crema facial para cada estación. Existen tratamientos domiciliarios que se usan en otoño-invierno (épocas de menor radiación solar), como ocurre con algunos tratamientos para las manchas o el fotoenvejecimiento, que con la llegada del buen tiempo se suelen sustituir por otras fórmulas más adecuadas o se reduce la proporción de algún principio activo. Esto ocurre con la hidroquinona o el ácido glicólico.
      8. La sudoración excesiva tiene solución. Con el calor reaparecen problemas como la hiperhidrosis, por ello, se debe conocer las opciones posibles, entre ellas desodorantes específicos o tratamientos orales o infiltrados (toxina botulínica).
      9. Bebe agua. Beber abundante agua y tomar alimentos ricos en antioxidantes.
      10. Ponte cómodo. Usa de ropa adecuada, fresca y preferiblemente de algodón.

    Dra. Nayra Merino

  • Tengo un herpes

    La familia de los herpes virus está formada por, al menos, ocho virus patógenos para el ser humano. En esta ocasión, hablaremos del virus del herpes simple, que produce una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en el mundo y del que se pueden distinguir dos grupos: Tipo I, que se asocia a infecciones orales y faciales, y el Tipo II, que es una infección de transmisión sexual altamente contagiosa.

    herpes labialImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoherpes labialTras la infección primaria (primer contagio), que suele ser el más severo, el virus queda en un estado latente o dormido en los ganglios sensitivos de los nervios de la zona de inoculación. A lo largo de toda la vida pueden ocurrir reactivaciones o recurrencias, que no son más que la manifestación de una nueva fase de replicación vírica y la progresión del virus por las fibras nerviosas hasta alcanzar la piel. La intensidad y duración de los síntomas, así como la eliminación de virus suele ser menor que en el primer contagio. Suelen existir síntomas previos a la erupción, como dolor, prurito o escozor.

    Virus del herpes simple tipo I (VHS-1)

    Se adquiere mayoritariamente en la infancia y dura toda la vida. Se contagia principalmente por exposición directa a través del contacto mucocutáneo con otro individuo infectado, también a través de la saliva o de las secreciones. La gran mayoría de las infecciones por VHS-1 son herpes labiales, pero también se pueden producir herpes en la cara, boca, parte superior del cuerpo, zona genital y anal. Se caracteriza por la aparición de pequeñas vesículas o ampollas agrupadas a modo de racimos, que asientan sobre una zona roja.

    Virus del herpes simple tipo II (VHS-2)

    Este virus es la causa principal del herpes genital, aunque también hay casos producidos por el virus del herpes simple tipo I. Esta infección dura toda la vida y se estima que en todo el mundo hay un 11% de personas entre los 15 y 45 años afectadas.

    Las infecciones por herpes genital son con frecuencia asintomáticas, o tienen síntomas leves que hace que la mayoría de las personas desconozcan estar infectadas. Cuando es sintomático, el herpes se caracteriza por una o más vesículas o úlceras genitales y/o anales, que pueden acompañarse de fiebre y ganglios inflamados. Aunque los síntomas son con frecuencia recurrentes, los episodios tienden a disminuir con el tiempo.

    La infección por VHS-2 multiplica aproximadamente por tres el riesgo de infección por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana). Además, las personas infectadas por ambos virus tienen más probabilidades de transmitir el VIH.

    Factores desencadenantes

    Dentro de los factores desencadenantes de los herpes virus I y II destacan: stress emocional, exposición solar, procesos febriles, traumatismos, fatiga, menstruación, manipulaciones dentarias y procedimientos en la región orofacial como el peeling o resurfacing con láser.

    Para prevenir esta infección es muy importante que las personas con síntomas activos de herpes labial eviten el contacto bucal con otras personas, así como compartir objetos que tengan contacto con la saliva. Tampoco deben tener contacto bucogenital para no trasmitir el herpes a los genitales de la pareja, mientras presenten síntomas. En el caso del herpes genital, es importante el uso correcto y sistemático del preservativo.

    En la actual, disponemos de varios fármacos eficaces, como el aciclovir, valaciclovir y famciclovir; que pueden administrarse por vía tópica, oral o intravenosa. Estos fármacos son capaces de inhibir la replicación del virus y su objetivo es reducir la sintomatología asociada, acortar el tiempo de curación de las lesiones y acelerar la eliminación del virus. En la actualidad no disponemos de un fármaco curativo.


    Dr. Antonio Bello

  • Consejos dermatológicos para tener unas cejas y pestañas sanas

    Cuidado de cejas y pestañasEn el uso de productos para aumentar el tamaño y grosor de pestañas y cejas es recomendable una valoración dermatológica, dado que hay que tener en cuenta diferentes factores:

    • El tipo de piel y si se padece algún tipo de alergia, dermatosis o problema oftalmológico. Es por ello que la elección de un cosmético, aunque se pueda adquirir sin receta médica, no es algo banal, especialmente en aquellas personas que padecen dermatitis seborreica, atópica, rosácea o dermatitis alérgica de contacto. Es muy recomendable que un dermatólogo examine la piel y nos recomiende qué tipo de cosmético es el más adecuado y si se precisa realizar alguna prueba complementaria, test de alergia o exploración con luz de wood.
    • Si existe una caída de pestañas o pérdida de densidad de cejas será precisa una correcta valoración dermatológica, que incluya la realización de tricoscopia/tricograma. Existen diferentes tipos de alopecia que pueden afectar a las cejas y las pestañas, las más frecuentes son la alopecia areata y la alopecia frontal fibrosante. La alopecia frontal fibrosante es un tipo de caída de cabello que suele comenzar con una disminución de la densidad de las cejas y, años después afecta a la zona frontal, sienes y patillas, su causa exacta es desconocida, pero se baraja que existe una doble etiología inmunológica y hormonal; de hecho, los tratamientos se dirigen hacia estas vías.

    Es importante consultar desde el inicio de pérdida del pelo de cejas, dado que si instauramos tratamiento, el problema no avanzará e incluso se puede recuperar parte de lo perdido. La alopecia reata es un tipo de alopecia autoinmune, en el que las propias defensas atacan al folículo piloso. Es muy llamativa pero reversible con el tratamiento correcto. Por último, a veces, la pérdida de pelo en estas zonas se asocia con enfermedades sistémicas, como el hipotiroidismo o, en casos excepcionales, con algunos tumores. Es por todo ello, que se debe consultar siempre con un especialista. Tras un correcto diagnóstico existen múltiples tratamientos posibles, desde formulaciones magistrales hasta tratamientos orales, según la necesidad y el tipo de alopecia o patología.

    • Si lo que queremos conseguir es una mejoría cosmética sin que exista patología existen muchos productos en el mercado que poseen diferentes sustancias como: aminoácidos, vitaminas del grupo B, aceite de jojoba, ácido hialurónico, factores de crecimiento e incluso hay alguno que posee sustancias derivadas de las prostaglandinas, un medicamento utilizado para el tratamiento del glaucoma y que como efecto colateral ha demostrado aumentar la longitud y diámetro de las pestañas. Este último es un tratamiento utilizado por los dermatólogos desde hace más de 5 años en alopecia areata de pestañas y cejas, muy seguro, pero que puede provocar rojez, oscurecimiento de la piel en la zona de aplicación e irritación ocular, por lo que es recomendable un seguimiento dermatológico a pesar de ser un tratamiento cosmético. Además, según el tipo de piel e intolerancias será más recomendable un producto con unos u otros componentes.

    Dra. Nayra Merino

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Tu piel te protege, cuídala
Sobre este blog

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y nos conecta con el exterior al tiempo que nos protege de él. Está permanentemente expuesto a las inclemencias del frío, el sol, los traumatismos, sin embargo, muchas veces olvidamos esta especial vulnerabilidad y la descuidamos. Con este blog, el equipo de Dermatología del Grupo Hospitalario Quirónsalud en Tenerife quiere ofrecerte sus consejos para cuidar adecuadamente la piel sana, pero también para tratar y prevenir aquellas enfermedades más frecuentes. Desde aquí trataremos de dar respuesta a todas tus dudas.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.