Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Pedro Rodríguez Jiménez. Hospital Ruber Internacional

Desmontamos 10 mitos sobre la protección solar

Puede que pienses que te estás aplicando la protección solar correctamente, o que creas que no la necesitas en absoluto. Comprueba estos mitos y verdades sobre la protección solar antes de salir al sol.

Mito 1: La protección solar provoca cáncer

Falso. No hay pruebas médicas de que la protección solar provoque cáncer. Hay datos de sobra sobre el papel en el cáncer de piel de los rayos UV y las cabinas de bronceado. A algunas personas les preocupa que las sustancias químicas utilizadas en los protectores solares sean absorbidas por la piel y causen cáncer.

Uso de protector solarUso de protector solar

Si te preocupa la absorción de que el fotoprotector se absorba y pase a sangre, ya que hubo algunos artículos muy relevantes en el año 2020 que lo demostraban, usa fotoprotector mineral o físico. Son protectores a base de óxido de zinc o dióxido de titanio. De hecho, basta con un solo día de uso para que varios ingredientes comunes de los productos de protección solar ingresen al torrente sanguíneo a niveles detectables. En este trabajo publicado en JAMA Dermatology se encontró que la concentración en la sangre de tres de los ingredientes comunes en estos protectores continuó aumentando a medida que persistía el uso diario, y luego permaneció en el cuerpo durante al menos 24 horas después de que terminara el uso de protector solar. Estos hallazgos no parecen suponer ningún riesgo, pero debemos siempre mantenernos vigilantes

Mito 2: Tengo la piel oscura. No necesito usar protector solar

Falso. La piel oscura es igual de susceptible al daño solar. Simplemente es más difícil ver el daño solar en la piel oscura. Las células de la piel responden a los rayos UV liberando pigmento. Este pigmento, que consideramos una quemadura solar, es más difícil de ver en la piel oscura. Independientemente del color de tu piel, aplícate el protector solar

Mito 3: Mi protector solar es resistente al agua, así que no necesito volver a aplicarlo después de nadar o sudar

Falso. No existe ningún protector solar resistente al agua. Además, no lo querríamos, ¡porque entonces no podríamos lavarlo! Es posible que veas que las etiquetas de algunos protectores y bloqueadores solares dicen que son "waterproof" o "water resistant". Esto significa que mantendrán parte de su eficacia pese a mojarte, pero lo recomendable es reaplicarlo al salir.

Mito 4: Mi protector solar es de FPS 50, por lo que no necesito aplicarlo tan a menudo

Falso. El número se refiere a la cantidad de protección que se obtiene del protector solar, pero no a su duración ya que, por el sudor, roce…irá pasando su efecto. Asegúrate de usar un protector solar con FPS 30 o superior y reaplicarlo cada dos horas.

Mito 5: Mi maquillaje tiene FPS. No necesito usar protector solar

Falso. Lo más probable es que no lleves suficiente maquillaje para proteger realmente tu piel del sol. Y probablemente no lo uses en todas las zonas que están expuestas al sol.

Mito 6: No necesito protección solar si está nublado o hace frío

Falso. Si está nublado o hace frío, tienes que aplicarte el protector solar de la misma manera que lo harías si fuera un día cálido y soleado. Las nubes filtran fundamentalmente la radiación infraroja y por ello baja la sensación de calor, pero hasta el 80% de la radiación UV (responsable del cáncer de piel) sigue llegando a la superficie terrestre.

Mito 7: La protección solar impide que el cuerpo absorba la vitamina D

Falso. La vitamina D es un nutriente vital para la salud humanad (la formación de hueso, la inflamación, el cáncer…y como no la COVID). El cuerpo la produce fácilmente mediante la exposición a los rayos UV. En teoría, usar protector solar el 100% del tiempo evitaría que una persona obtuviera los niveles adecuados de vitamina D. Muchos científicos y dermatólogos sugieren que sólo de 5 a 10 minutos de exposición al sol al día pueden crear la cantidad adecuada de vitamina D en el cuerpo.

Mito 8: Las cámaras de bronceado proporcionan un bronceado de base protector

Falso. Las cabinas de bronceado utilizan altas concentraciones de luz UVA para oscurecer la piel rápidamente, mientras que el sol incluye tanto luz UVA como UVB. La exposición del cuerpo a altos niveles de luz UVA de una cama de bronceado crea un bronceado temporal que hará muy poco para proteger la piel de la exposición al sol y de las quemaduras causadas por la luz UVB.

Mito 9: No puedes broncearte mientras llevas protector solar

Falso. El protector solar ayuda a proteger contra los rayos UVA y UVB, pero puede no proteger el cuerpo completamente. Es posible broncearse mientras se usa el protector solar, incluso cuando alguien se lo aplica varias veces a lo largo del día, porque esa aplicación nunca va a ser perfecta.

El bronceado es la respuesta protectora natural del cuerpo a la exposición a los rayos UV y debe quedar claro que siempre es una agresión al cuerpo, ya que solo se desencadena cuando ya ha habido daño a nivel celular.

Mito 10: El protector solar nunca caduca

Falso. En contra de la creencia común, el protector solar caduca de forma natural. Los ingredientes activos pueden descomponerse con el tiempo, y el uso de un protector solar caducado puede dejar la piel desprotegida.

Si tienes alguna duda sobre cómo proteger tu piel del sol, pregunta a tu dermatólogo. La respuesta podría ayudarte a reducir el riesgo de cáncer de piel.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Pregunta y tu dermatólogo responde
Sobre este blog

En este blog sobre dermatología vamos a intentar aclarar desde el rigor científico temas de actualidad en dermatología que interesan a nuestros pacientes. Se abordarán problemas y dudas frecuentes que se nos presentan en consulta en el día a día, con un lenguaje sencillo para todos.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.