Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de los residentes de Psicología de la FJD

  • Por ser legales, ¿son las drogas menos perjudiciales?

    Actualmente, el abuso de sustancias constituye uno de los principales problemas de salud pública y un problema mundial de gran magnitud.

    Existen muchos tipos de drogas que pueden ser categorizadas de distintas formas y un tipo de clasificación sería ilegales vs legales, que incluiría:

    - Ilegales: Cannabis, estimulantes (cocaína, metanfetamina, anfetamina, metilfenidato...), alucinógenos (Lsd), fenciclidina, opiáceos, inhalantes, ketamina…

    - Legales: Benzodiacepinas y otros sedantes-hipnóticos, alcohol y tabaco.

    A nivel social parece que las drogas legales son menos dañinas, no solo porque están permitidas, sino también porque se asocian a momentos tanto de celebración como de malestar, permitiendo que su uso sea aceptado por los demás en múltiples entornos, lo que facilita el abuso y las consecuencias derivadas del mismo.

    Pero… ¿las drogas legales no son tan perjudiciales?

    2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 1

    Benzodiacepinas y otros sedantes-hipnóticos

    Son un tratamiento farmacológico utilizado para el insomnio y la ansiedad, pero hay personas que las utilizan como forma recreativa. El consumo crónico de benzodiacepinas, como de sedantes-hipnóticos a dosis superiores a las terapéuticas produce dependencia física y síndrome de abstinencia que pueden ser graves y constituir una amenaza para la vida.

    Ø Consumo:

    - Efectos físicos: En intoxicaciones no demasiado intensas el sujeto experimenta sequedad de boca, apatía, disminución de tono muscular, incoordinación, afectación de conciencia en forma de obnubilación y somnolencia. Si el consumo progresa, los signos se hacen más intensos, pudiendo llegar al coma y a la depresión respiratoria.

    - Efectos psicológicos: En la intoxicación por benzodiacepinas suelen aparecer problemas de memoria, disminución de la capacidad de juicio, problemas en la coordinación y el habla entre otros síntomas cognitivos y motores.

    A nivel conductual puede asociarse con desinhibición conductual, que en algunas personas puede llegar a comportamiento hostil o agresivo; este efecto es quizás más frecuente cuando se ingieren mezcladas con el alcohol. La intoxicación con estos fármacos es similar a la intoxicación por alcohol y el efecto deseado es un estado de desinhibición, elevación del estado de ánimo, con reducción de la autocrítica, la ansiedad y la culpa. Pero el estado de ánimo puede pasar rápidamente de la euforia a disforia y los consumidores pueden mostrarse irritables, hipocondríacos, ansiosos y agitados.


    Ø Abstinencia:

    Los síntomas de la abstinencia incluyen intolerancia a la luz brillante y a ruidos fuertes, sudoración, nauseas, vómitos y disminución de apetito, contracturas musculares, temblores que puede derivar en convulsiones. Con relación a las consecuencias emocionales puede aparecer malestar afectivo, disforia y ansiedad. Puede llegar a alterarse gravemente el ciclo sueño-vigilia, generando insomnio y pesadillas, ya que una consecuencia que se encuentra tras el consumo excesivo de estos fármacos son los síntomas de rebote, que consiste en que los síntomas para los que se prescribió el fármaco, por ejemplo ansiedad o insomnio, se vuelven a presentar después de unos cuantos días o semanas tras suspender el consumo.

    2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 2

    Alcohol

    Según la Organización Mundial de la Salud, "puede existir daño por la ingestión de alcohol si se consumen 20g de etanol diarios"; esta cantidad supone aproximadamente tres copas de vino diario. El consumo continuado, aunque sea de poca cantidad y que produzca problemas, puede ser considerado consumo de riesgo. El riesgo no está solo relacionado con una cantidad elevada de consumo, sino también con la forma en que se lleva a cabo, el consumo moderado y continuo, o el consumo excesivo puntual, son peligrosos tanto por el riesgo de desarrollo de alcoholismo como por las consecuencias de las intoxicaciones agudas que desembocan en coma etílico, actos violentos, accidentes con lesiones físicas y problemas en las relaciones interpersonales.

    Ø Consumo:

    - Con consumo moderado: los efectos son de sedación, lentitud de pensamiento, desinhibición, leve torpeza y dificultad en la pronunciación, euforia o irritabilidad leve que puede derivar en alteraciones de conducta con posibles episodios de agresividad, impulsividad y pérdida de control.

    - Con consumo elevado: Aparece obnubilación de conciencia con deterioro generalizado de todas las funciones cognitivas, como el juicio, la memoria y la atención. Importante dificultad para la marcha y el habla. Disforia y alteraciones de conducta, que se acompaña de importante hostilidad y agresividad.

    - Consumo muy elevado: Puede generar estupor con progresiva disminución de la respuesta a estímulos hasta su ausencia y coma. Riesgo elevado de broncoaspiración y compromiso respiratorio. Conflictos sociofamiliares, con dificultades laborales y legales.

    - Existe un trastorno inducido por el alcohol que se denomina Intoxicación patológica y es aquella que ocurre con pequeñas cantidades de alcohol que normalmente no producen síntoma alguno, pero que en individuos predispuestos ocasionan graves alteraciones de conducta y agresividad, acompañado en ocasiones de alucinaciones. Habitualmente finalizan con sueño espontáneo o inducido y se consideran una reacción negativa al alcohol.


    Ø Abstinencia:

    Tras el cese o reducción de la ingestión excesiva de alcohol puede aparecer, sudoración, elevación de la presión sanguínea, taquicardia, temblor de las manos, insomnio, ansiedad, náuseas o vómitos, alucinaciones transitorias visuales, táctiles o auditivas y agitación. Estos síntomas pueden derivar en convulsiones, alteración de la conciencia, dificultad para el mantenimiento de la atención, desorientación y puede justificar la hospitalización inmediata. La abstinencia al alcohol es una de las más graves de todas las drogas y puede derivar en la muerte.

    2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 3Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 09 23 Por ser legales, son las drogas menos perjudiciales 3

    Tabaco

    Cada vez está más clara la relación entre fumar y la aparición de enfermedades graves, lo que ha supuesto un aumento de las demandas en la comunidad sanitaria. Durante los últimos años la desaprobación social y las sanciones legales han favorecido la reducción del consumo de tabaco.

    Ø Consumo:

    El efecto del tabaco sobre la mortalidad por enfermedad crónica es muy grande:

    - Un fumador tiene diez veces más probabilidad de sufrir un cáncer de pulmón que un no fumador y en fumadores intensos (dos paquetes o más) es de 15 a 25 veces mayor.

    - El tabaco explica el 90 por ciento del desarrollo de bronquitis crónica y el enfisema.

    - Los fumadores tienen riesgo de morir por enfermedad coronaria de dos a cuatro veces más.

    - El hábito de fumar influye negativamente en la fertilidad, en las mujeres es comparable a tener diez años más con relación a la calidad de los óvulos; en los hombres provoca alteraciones en los niveles de hormonas que afectan a la calidad y cantidad del esperma.

    - Los niños de madres fumadoras pesan menos al nacer, aumenta el riesgo de parto de feto muerto y de muerte neonatal, seguramente por la absorción de plomo, cadmio y cianuro del humo.

    - Como síntomas inmediatos, aparecen tos matinal, deficiencia en la respiración, fatiga, producción de esputo, ronquera, aumento del pulso, manchas en la piel y los dientes, aumento en frecuencia, duración y gravedad de los resfriados.


    Ø Abstinencia:

    En ocasiones los fumadores consideran que el daño ya está causado y no tiene sentido dejar de fumar, pero en realidad no es así: dejar de fumar provoca beneficios inmediatos y a largo plazo. La expectativa de vida es más larga en pacientes que dejan el consumo después de un diagnóstico de enfermedad, que en los que continúan fumando. El riesgo de enfermedad cardíaca atribuible al tabaco en el primer año de abstinencia se reduce un 50 por ciento y al año siguiente llega al nivel de personas que no han fumado nunca.


    Los vicios vienen como pasajeros, nos vistan como huéspedes y se quedan como amos

    Confucio

    Adela Sánchez-Escribano

    Residente del Servicio de Psicología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Efectos del estrés en nuestro rendimiento: ¿enemigo o aliado?

    El estrés es una respuesta de nuestro organismo que moviliza recursos fisiológicos y psicológicos con la finalidad de afrontar alguna demanda. Se podría afirmar que es una respuesta adaptativa, es decir, beneficiosa de cara a ponernos en marcha y ayudaros a funcionar en situaciones exigentes.

    Seguramente todos tenemos la idea de que el estrés es dañino, algo a evitar. Incluso ya hemos hablado en este mismo blog de los efectos perjudiciales que puede tener para nuestra salud. Entonces… ¿Por qué también decimos que es una respuesta adaptativa y beneficiosa?

    2019 09 09 Efectos del estrés en nuestro rendimiento, enemigo o aliado 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 09 09 Efectos del estrés en nuestro rendimiento, enemigo o aliado 1

    Es el exceso de estrés lo que realmente resulta dañino. El sobrefuncionamiento al que se somete nuestro organismo cuando la respuesta de estrés esta crónicamente activada va a ser lo que provoque que nuestra salud se resienta. Y no sólo será nuestro estado físico y mental los que se vean afectados, ya que esto nos llevará a un descenso de nuestro rendimiento en nuestra actividad laboral, académica o deportiva. Por lo tanto, podemos ver que estrés, salud y rendimiento van de la mano.

    A lo largo de nuestro día a día podemos enfrentarnos a infinidad de situaciones potencialmente estresantes que nos vayan afectando según nuestra capacidad de afrontamiento y la actitud que adoptemos ante dichas situaciones. Pero no son sólo situaciones de "exceso" la que nos pueden generar estrés, también las situaciones de "privación" pueden ser estresantes, como por ejemplo un trabajo rutinario y sin alicientes, encontrase en el paro, sufrir una lesión que limite nuestra actividad normal.

    Debemos aprender a convivir con el estrés ya que es una respuesta humana totalmente normal y de la que podemos sacar provecho si sabemos escucharla y observar de qué nos está avisando. Por ejemplo, estar preocupado por un examen puede hacer que dediques más tiempo a su preparación y que saques una buena nota; estar más alerta cuando conduces bajo la lluvia puede hacer que moderes la velocidad y prestes más atención a la carretera evitando un posible accidente… Son situaciones en las que el estrés está cumpliendo su finalidad adaptativa y beneficiosa movilizando nuestros recursos.

    El hecho de que el estrés resulte en una respuesta perjudicial o adaptativa para nosotros depende de muchos factores, veamos algunos ejemplos:

    ·Nuestra personalidad (impacientes, competitivos, hostiles…)

    ·Habilidades de afrontamiento de las que disponemos

    ·Nuestras creencias y actitudes ante los problemas

    ·La valoración que hagamos de las situaciones cómo amenaza o cómo reto

    ·El apoyo social que percibimos de los otros

    ·Predisposición biológica

    La combinación de estos factores será la responsable de que sintamos un nivel de activación que influya en nuestro rendimiento y nuestro estado de salud físico y mental.

    2019 09 09 Efectos del estrés en nuestro rendimiento, enemigo o aliado 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 09 09 Efectos del estrés en nuestro rendimiento, enemigo o aliado 2

    Una baja respuesta de estrés ante situaciones que nos demanden movilizar mayores recursos puede hacer que nuestro rendimiento sea inferior al esperado. Por ejemplo, si tengo una enfermedad diagnosticada, pero ésta no me preocupa, no me movilizaré de cara a llevar un tratamiento correcto. Si una oferta de trabajo no me "activa" para enviar mi currículum y acudir a una entrevista, perderé una oportunidad profesional valiosa…

    Una respuesta excesiva de estrés también perjudicará nuestra actividad cotidiana ya que nos generará angustia, tensión, dificultad en la toma de decisiones… y por tanto también nos impide un rendimiento normal y nos genera perdida de oportunidades.

    Es el nivel óptimo de activación o estrés el que nos dará la energía y capacidad de movilización necesaria para afrontar demandas con un adecuado rendimiento y sin comprometer nuestra salud.

    En esta línea la psicología puede ser una gran ayuda de cara a saber gestionar este nivel de estrés para que no se convierta en algo patológico. Entender y aceptar las emociones y las respuestas fisiológicas que estas provocan es una de las claves para perder el miedo a sentir estrés y ansiedad. El aprendizaje de habilidades de afrontamiento como pueden ser la relajación, la solución de problemas, comunicación asertiva, puede hacer que nos enfrentemos a las situaciones demandantes del día a día sintiéndonos más capaces y con más confianza en nuestros recursos.

    Dr. Francisco Javier Bonilla Rodríguez

    Residente del Servicio de Psicología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Duelo perinatal: fallecimiento de mi bebé

    Pérdida perinatal: pérdida ocurrida en cualquier momento de la gestación hasta el primer mes de vida del bebé, que incluye: abortos espontáneos o inducidos, embarazo ectópico, reducción selectiva (aborto inducido de uno o más fetos en una gestante múltiple), muerte de un gemelo en gestación, feto muerto intraútero o durante el parto, muerte de prematuro o de neonato. Así como la cesión de un niño en adopción.

    2019 08 21 Duelo perinatal, fallecimiento de mi bebé 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 08 21 Duelo perinatal, fallecimiento de mi bebé 1

    Duelo perinatal: Respuesta natural de padres y familiares ante una pérdida perinatal. Implica la pérdida de otros aspectos, p.ej., expectativas truncadas, pérdida del hijo proyectado, pérdida de una etapa de la vida y de identidad como padre/madre, duelo por la infertilidad, pérdida de compartir la vivencia con el entorno que sí tiene o espera hijos…

    Se considera que un 22 por ciento de las madres que han tenido una pérdida perinatal sufre algún trastorno psicológico como depresión o ansiedad, y un 15-20 por ciento de las parejas tienen problemas para superar el duelo.

    Aunque no hay acuerdo acerca de cuándo termina el proceso de duelo perinatal, hay autores que afirman que puede durar de dos a cuatro años, aunque al cabo de seis meses-un año del acontecimiento ya no suele constituir el centro de la vida emocional de los padres.


    Manifestaciones frecuentes:

    • Emocionales: Tristeza.Añoranza.Culpa.Rabia.Autocrítica.Desesperanza.Miedo intenso/pánico.Soledad.Vacío interior.Alivio, en casos de embarazos no deseados o embarazos de riesgo.Sensación de duelo socialmente desautorizado.
    • Físicas: Dolor.Trastornos del sueño y alimentarios.Cansancio, fatiga, debilidad.Molestias gástricas.Opresión en el pecho.Nudo en la garganta.Dificultad para tragar o para hablar.Falta de aire.Hipersensibilidad al ruido.
    • Cognitivas: Búsqueda del significado de la pérdida. Ambivalencia ante la idea de un nuevo embarazo. Bloqueo mental. Incredulidad. Confusión. Desorganización. Dificultades de atención, concentración y memoria. Pensamientos e imágenes recurrentes.
    • Perceptivas: Pseudo-alucinaciones visuales, auditivas o movimientos fetales fantasmas.Sueños relacionados con el bebé y percepción de ralentización del tiempo.
    • Conductuales: Desapego y evitación social, sobre todo de mujeres embarazadas y bebés.Hiperactividad o hipoactividad.Mantenimiento de la conexión con el bebé perdido.

    Proceso de duelo en la pérdida perinatal (Payás, 2010)

    • Aturdimiento y choque: Aparecen como síntomas frecuentes ansiedad, lloros, desesperación, agresividad, aturdimiento e incredulidad.
    • Evitación y negación: Puede producirse minimización de la importancia de la pérdida, mantenimiento de la actividad para manejar la sintomatología, culpabilidad con pensamiento rumiativo, sustitución de la pérdida decidiendo tener otro hijo inmediatamente, aislamiento social, tratar de esclarecer la pérdida buscando las causas y los posibles culpables, etc.
    • Conexión e integración: En esta etapa los padres pueden no oponer tanta resistencia a expresar abiertamente sus sentimientos. Sienten la necesidad de hablar de lo sucedido, de su relación con el bebé y lo que echan de menos. Ya no se culpan ni responsabilizan a nadie. Aparece la tristeza y los rituales de conexión con el bebé: visitar o pasear por el sitio donde está su cuerpo, planificar una pequeña ceremonia familiar el día de su aniversario…
    • Crecimiento y transformación: Aparece la integración y los cambios, extrayendo de forma continua los frutos de la relación perdida y su aplicación en la vida presente y futura.

    2019 08 21 Duelo perinatal, fallecimiento de mi bebé 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 08 21 Duelo perinatal, fallecimiento de mi bebé 2

    ¿Qué se puede hacer si tenemos cerca a una persona que está pasando por un duelo perinatal?

    • Permitir la expresión emocional de la pérdida y normalizar las reacciones. Escuchar sin juzgar sus sentimientos, ni interpretarlos. Escuchar, más que a hablar. Facilitar la comunicación con preguntas acerca de su estado de ánimo. Preguntar en qué se les puede ayudar, no intentar adivinar sus necesidades.
    • Apoyar a ambos miembros de la pareja equitativamente. Se suele considerar que los padres no sufren, ni deben llorar o mostrar su dolor. Asimismo, se suele ignorar a las madres en los trámites administrativos. Ambas actitudes suponen una exclusión en los asuntos relacionados con sus bebés y pueden constituir factores de riesgo para el desarrollo de un duelo complicado.
    • Favorecer la compañía de familiares cercanos si los padres lo desean, ya que para los abuelos y otros familiares también es una pérdida. Al igual que asegurar la intimidad de los padres y de los familiares para facilitar la despedida y el duelo.
    • Los padres a veces no han pensado si quieren tener recuerdos o si quieren nombrar a su bebé. Se debe apoyar las decisiones que tomen, ya que puede ser importante la posibilidad de obtener y conservar objetos relacionados con el recién nacido; sin embargo, también hay que respetar que algunos padres no quieran interactuar con su bebé, tomar fotografías, conservar recuerdos o celebrar un funeral.
    • Evitar frases hechas: "No os preocupéis, tendréis otro bebé"; "Mirad el lado positivo, hubiera nacido con problemas graves…"; "Debéis ser fuertes por su otro hijo/familia…"; "Es voluntad de Dios"; "el tiempo lo cura todo" y frases culpabilizadoras: "Tendría que haber venido antes al hospital…"; "No tendría que haberse tomado la medicación…".
    • No se debe recomendar una nueva gestación hasta que no se haya producido una recuperación física y psicológica. El embarazo tras la pérdida perinatal está asociado con un aumento de la ansiedad materna y vulnerabilidad emocional, sobre todo cuando el intervalo entre los embarazos es corto. El periodo de espera tras una pérdida es variable, por lo tanto, no pueden establecerse recomendaciones dogmáticas al respecto y el periodo de espera dependerá de diferentes factores individuales.

    Habla si tienes palabras más fuertes

    que el silencio, de lo contrario,

    guarda silencio (Eurípides)


    Adela Sánchez-Escribano Martínez

    Residente del Servicio de Psicología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Problemas de sueño: qué factores nos impiden dormir y cómo combatirlos

    Todos estaremos de acuerdo en que dormir es un placer, pero además es una de las funciones corporales básicas de nuestro organismo. Mientras dormimos se cumplen funciones de regulación y recuperación fundamentales. Gracias al sueño nos reponemos del desgaste físico y mental que conlleva nuestra actividad diaria. De hecho, dormir es tan importante que en, condiciones normales, pasamos un tercio del día en la cama. Cuando tenemos problemas para dormir de forma recurrente, nuestro estado físico, cognitivo y anímico se verán afectados de forma negativa.

    2019 07 01 Problemas de sueño 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 07 01 Problemas de sueño 1

    Aunque lo más común es que sea suficiente dormir entre siete y ocho horas al día, las necesidades de sueño varían mucho dependiendo de diversos factores. A continuación, pasaremos a enumerar algunos de ellos y cómo nos afectan a la hora de dormir.

    • La edad. La frase "dormir como un bebé" está bien justificada, ya que cuando nacemos podemos dormir 18 horas al día, descendiendo el número de horas que necesitamos dormir a medida que avanza la edad. Es a partir de los 20 años cuando las necesidades de sueño se mantienen más constantes hasta llegar a la tercera edad donde la necesidad de dormir se reduce a unas seis horas y la profundidad y continuidad del sueño se ven afectadas. En esta etapa dormir algo menos y tener más despertares durante la noche entraría dentro de lo normal.
    • El género. Los problemas de insomnio afectan a mayor número de mujeres que de hombres.
    • La situación vital y estresores puntuales. Situaciones como el cambio de domicilio o el nacimiento de hijos afectarán a las horas que podemos dedicar al sueño. Los estresores, cómo un proyecto laboral o estar en época de exámenes, pueden ocasionarnos peor descanso debido a disponer de menos tiempo para dormir y al nivel de activación acumulado durante el día. Estos estados de cambio y estrés suelen estar acompañados de preocupaciones que nos dificultarán dormir si nos vamos con ellas a la cama; por tanto, cuidado con consultarle cosas a la almohada.
    • Problemas físicos. Padecer enfermedades agudas o crónicas son factores que predicen peor descanso nocturno. De hecho, la vivencia del dolor suele empeorar por las noches y es una de las condiciones que más acompaña a los problemas de sueño. Un caso especial es el síndrome de apnea obstructiva del sueño, que es una forma de trastorno del sueño relacionada con la respiración. Los dolores de cabeza, irritación de garanta y los intensos ronquidos indican la presencia de este síndrome en el que se obstruyen las vías respiratorias.
    • Cambios en las rutinas habituales. Los cambios de turno en el trabajo, viajes a países de zona horaria diferente o las transiciones que suponen los periodos de vacaciones pueden afectar a nuestro ritmo habitual de sueño. De hecho, cualquier hábito que suponga tener un horario irregular de sueño es un factor de riesgo para padecer insomnio.
    • Estado de ánimo. El insomnio es uno de los síntomas presentes en los trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad generalizada. Es importante saber que el insomnio no tratado supone un factor de riesgo para sufrir una recaída en una persona que ha padecido depresión.

    2019 07 01 Problemas de sueño 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 07 01 Problemas de sueño 2

    Estos son solo algunos de los factores que pueden influir en la cantidad y calidad de nuestro sueño, pero hay que tener en cuenta que estos actúan de diferente forma en cada persona. Es normal que a lo largo de nuestra vida pasemos por periodos en los que algunos de estos factores nos impidan descansar, pero el problema viene cuando esta falta de sueño se perpetúa en el tiempo.

    Para evitar que esto ocurra o revertir el problema una vez instaurado, contamos con diversos tratamientos. Uno de los más utilizados son los fármacos que, aunque su uso está muy extendido y cuentan con algunas ventajas, realmente no solucionan el problema. Las benzodiazepinas suponen un alivio inmediato que suele traer consecuencias al dejar de usarlas: el temido efecto rebote y el riesgo de dependencia.

    Uno de los tratamientos con más evidencia son las técnicas de relajación. Una de las más estudiadas es la relajación muscular progresiva de Jacobson. Mediante estas estrategias se reduce el elevado nivel de activación que nos impide conciliar el sueño durante la noche.

    Lo ideal es combinar estrategias como la relajación con otras técnicas conductuales como el control de estímulos. Esta técnica tiene como base algunas recomendaciones, como por ejemplo acostarse solo cuando se tenga sueño sin permanecer más de 15 ó 20 minutos despierto en la cama, tener unos horarios regulares de irse a dormir o usar el dormitorio sólo para dormir, y no para realizar otras actividades como ver la televisión.

    A continuación, nos detendremos un poco más en las pautas de higiene del sueño que intentan modificar nuestros hábitos inadecuados y los factores ambientales que pueden estar manteniendo nuestros problemas de descanso nocturno:

    • Cafeína. No ingerir bebidas estimulantes durante la tarde-noche.
    • Alcohol. Ingerir bebidas alcohólicas suele provocar que tengamos más pesadillas y despertares durante la segunda mitad de la noche.
    • Alimentación. Evitar cenas pesadas.
    • Deporte. El ejercicio durante el día nos puede ayudar a tener un mejor descanso, siempre que no lo practiquemos pocas horas antes de dormir.
    • Nicotina. Tiene efecto estimulante, por lo que se desaconseja fumar justo antes de irse a la cama.
    • Condiciones de la habitación. Controlar aspectos como la temperatura o el ruido.
    • Móviles y tablets. La exposición a la luz de estos aparatos puede dificultar coger el sueño. Estar contestando mails o mensajes antes de dormir puede hacer que demos vueltas a la cabeza a diversos asuntos que nos impidan descansar.

    En ocasiones, cumpliendo estas sencillas pautas que instauren unos adecuados hábitos y rutinas seremos capaces de recobrar un sueño normalizado. De todas formas, para los problemas de insomnio mas cronificados y complejos, puede ser necesaria la ayuda de un profesional de la salud mental que evalúe nuestro sueño y los factores que puedan estar afectándolo para proponernos un tratamiento adecuado a nuestra situación.

    Dr. Francisco Javier Bonilla Rodríguez

    Residente del Servicio de Psicología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • ¿Qué hago con mi hijo para que se porte bien?

    Para comenzar, es importante señalar que no hay "pautas", "herramientas" o una "llave mágica" que solucione los problemas que pueden presentar los niños, por lo que responder a las preguntas "qué hago cuando…" es difícil, e incluso puede llegar a ser contraproducente por las particularidades de cada niño, porque no existe la forma correcta de actuar.

    2019 05 06 Qué hago con mi hijo para que se porte bien 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 05 06 Qué hago con mi hijo para que se porte bien 1

    Cada familia vive unas circunstancias distintas, donde entran en juego también las propias experiencias personales de cada padre y madre, como pareja, como individuos, el pasado de cada uno, sus resistencias, sus fortalezas, etc. De forma que es importante poder mirar qué cosas nuestras intervienen en el día a día con los hijos, en las interacciones, en los momentos que se nos hacen más difíciles cuáles son las barreras personales que tenemos, e ir descubriendo aquellas dificultades que impiden sobrellevar la situación. Aprender a observarnos a nosotros mismos, ver cómo hemos estado actuando, si hay alguna cosa que creemos que se podría hacer de forma distinta, si algo de lo que hemos estado haciendo hasta ahora contribuye a que la situación no cambie.

    Es importante tener en cuenta que los diagnósticos que puedan tener nuestros hijos no implican conductas inmutables, se debe intentar no etiquetar a los niños, no achacar como causa de su comportamiento el que le hayan diagnosticado autismo, TDAH, etc. Hay que hablar de ellos en relación a cómo actúan o reaccionan, como niños que son.

    Por otro lado, es fundamental tener en cuenta que el concepto de portarse bien tiene un significado ambiguo que no especifica qué se espera de los niños. Es imprescindible que los pequeños sepan qué conductas pueden o no realizar, lo que también entraña el peligro de caer en dar múltiples órdenes que sean difíciles, e incluso imposibles, de ejecutar, las cuales podrían ser "estate quieto", "no hagas eso", "no molestes".

    A pesar de que, en ocasiones, existen varias conductas que se deberían cambiar en los niños, lo recomendable sería comenzar con tres o cuatro reglas sobre cómo hacer las cosas y, a medida que éstas se vayan introduciendo en su forma de operar, ir añadiendo otras paulatinamente.

    También es indispensable tener en cuenta qué castigos ponemos a nuestros hijos, ya que, en ocasiones, se puede entrar en la dinámica de que estas consecuencias resulten excesivas o inverosímiles, como "estás castigado seis meses"; de forma que el resultado sea el contrario a lo que buscamos, porque ¿para qué va a hacer las cosas de otra manera, si ya está castigado seis meses…? Además, es muy importante tener en cuenta, a la hora de intentar modificar su comportamiento, el no caer en la manipulación de sus emociones con frases tan lapidarias como "ya no te quiero", "mira a tu hermano qué bien se porta…"

    Para que los niños se den cuenta de que lo que están haciendo no es lo correcto, las consecuencias deben estar ajustadas, lo primero, al momento evolutivo por el que pasan, y también es importante que estén relacionadas, en la medida de lo que se pueda, con lo que queremos modificar, de forma que, por ejemplo, si ha roto algo, debe recogerlo y contribuir a que ese objeto sea repuesto. Otro aspecto a tener en cuenta es que el castigo debe ser inmediato y corto, de manera que al día siguiente tenga oportunidad de volver a empezar de cero y hacer las cosas de forma más ajustada a lo que se espera de él.

    2019 05 06 Qué hago con mi hijo para que se porte bien 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 05 06 Qué hago con mi hijo para que se porte bien 2

    A la hora de enfrentarse a los conflictos cotidianos que ocurren en casa es importante poder mirar qué les estamos pidiendo a nuestros hijos que nosotros no hacemos como, por ejemplo, en lo relacionado a la explosión de emociones: es común ver en consulta a padres que reconocen gritar a sus hijos al querer que se tranquilicen, llegando incluso a la agresión física del muy mal entendido ‘cachete educativo’, de forma que le estamos pidiendo a un niño que tenga una gestión emocional y conductual que los adultos no tienen, llegando a enseñarles que la violencia física es una forma de control emocional y de conseguir que el otro haga lo que queremos.

    Además, el concepto de obedecer es otro que entraña dificultades, porque ¿es bueno que obedezcan siempre? Hay ciertas características que incomodan, como por ejemplo el que no obedezcan, pero, ¿deberían obedecer a todo el mundo?, ¿a todos los adultos?

    A veces aquello que creemos es un defecto del niño, no lo es al cien por cien. En consulta se ven casos de niños que sufren abusos, muchas veces por parte de alguien al que consideran que deben de obedecer, como una autoridad, alguien cercano o de la familia, y no dicen nada porque les han dicho que no digan nada y obedecen. En ese caso, ¿es positivo que el niño obedezca? Hay niños que se oponen más, que protestan, que son más críticos… a veces esto es un incordio, sobre todo en el día a día con los padres, pero quizás esos niños no se irían con un desconocido, no permitirían que un compañero les agrediera, etc.

    La sociedad nunca se ha cuestionado el formarse en campos ocupacionales, pero en algún momento de la historia se implantó la idea de que educar a los hijos debe ser algo "natural" y necesitar ayuda era admitir la ineptitud de los padres. La verdad es que los buenos padres son los que se dan cuenta de sus errores, los que se forman, hacen preguntas y piden ayuda cuando la necesitan.

    "Nuestra juventud gusta del lujo y es maleducada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos" (Sócrates, s. V a.C)

    "Esta juventud está malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura" (Escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia, 4.000 años de existencia)


    Adela Sánchez-Escribano Martínez e Inés Menéndez Cuiñas

    Residentes del Servicio de Psicología

    Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

10 resultados
Páginas: 1 2 Página siguiente
Buscador de Psicología y salud
Sobre este blog

Hábitos beneficiosos para nuestra salud mental y bienestar psicológico. Educación sobre nuestras emociones y pensamientos. Consejos para promover el bienestar psicológico...

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.