Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Mª Jesús García-Dihinx. Cirugía Plástica y Reparadora. Hospital de Día Quirónsalud Zaragoza

  • Aumento de senos con prótesis: respuestas a las preguntas más frecuentes

    post mamaspost mamas

    Tomar la decisión de realizarse un aumento de senos es una de las decisiones más importantes en la vida de una mujer. Su importancia radica tanto en las consecuencias estéticas como en los posibles riesgos que pueda entrañar dicha operación. Por ello, a toda persona que opta por un aumento de senos mediante prótesis le surgen numerosas preguntas que encontrarán respuestas en este post.

    ¿Cada cuánto tiempo se han de cambiar los implantes?

    Aunque la tecnología está avanzando a pasos agigantados, y los diferentes fabricantes se afanan en alargar la vida útil de las prótesis mamarias, lo cierto es que en la actualidad no se puede garantizar con total seguridad que estas no se deban cambiar con el paso del tiempo. Tampoco existe una norma que dicte cada cuánto hay que sustituir dichas prótesis, pues ello depende tanto del material de las mismas como múltiples factores. Lo que sí parece seguro que es muy probable que deban ser sustituidas, al menos, una vez a lo largo de la vida de la paciente en cuestión.

    ¿Cuánto tiempo dura la recuperación tras la operación?

    Depende del tipo de operación, pues si los implantes se han colocado a nivel submuscular, la recuperación durará unos quince días. No obstante, si se han colocado a nivel subfascial, esta será tan solo diez días.

    ¿En qué consiste el postoperatorio?

    Como en toda intervención con cirugía, el postoperatorio es de vital importancia. Durante estos días la paciente ha de tomar analgésicos, antiinflamatorios y, por supuesto, antibióticos para evitar posibles infecciones. Esta etapa es bastante llevadera en este tipo de operaciones, aunque la paciente experimentará agujetas pectorales y una sensación de hinchazón, aunque no dolor.

    ¿Cuánto tiempo hay que estar sin hacer deporte?

    No hay que olvidar que se trata de una operación quirúrgica con su correspondiente postoperatorio. Aunque este varía en función de cada paciente, suele ser recomendable no realizar actividades deportivas o de cualquier otra índole similar durante un mes aproximadamente, siempre que la recuperación haya transcurrido sin problemas.

    ¿Cuánto tiempo hay que estar sin practicar sexo?

    La respuesta de la pregunta anterior es perfectamente válida para esta pregunta. Si todo sale bien, lo aconsejable es esperar un mes.

    ¿Cómo afecta el embarazo a las prótesis?

    Las prótesis no se van a ver afectadas por el embarazo, por lo que no existe ningún riesgo al respecto. No obstante, como es lógico, la lactancia y los cambios hormonales propios del embarazo sí que producen cambios en la apariencia de los senos. Tanto la talla como la turgencia de los pechos de la mujer cambian durante esta etapa, por lo que al pasarla es muy probable que los mismos presenten un aspecto algo "caído". Sin embargo, siempre se pueden realizar determinados retoques para devolverle a los senos el aspecto que se desee.

    ¿Impiden las prótesis amamantar a los bebés?

    En realidad no, aunque hay que tener en cuenta que el tipo de operación escogida influye en la lactancia. Así, en las prótesis colocadas por el surco o por las axilas no suelen suponer ningún impedimento para dar el pecho. Por su parte, las colocadas por la areola pueden disminuir la sensibilidad del pezón, haciendo que la producción de leche también disminuya.

    ¿Se pueden romper las prótesis mamarias? ¿Cuáles serían sus consecuencias?

    Es poco probable que se rompan, pues no se rompen por la presión, sino por la incisión. Es decir, se puede hacer cualquier cosa como si no se llevasen las prótesis. Si por algún motivo llegase a romperse la prótesis, su material no se mezclaría con los tejidos corporales, pudiéndose retirar mediante operación sin mayores riesgos.

    Tal y como se ha expuesto, el aumento de senos con prótesis es una técnica completamente digna de confianza.

  • El aumento de pecho y las preguntas más comunes

    postpostSi estás pensando en someterte a una cirugía que aumente el volumen de tus senos, es probable que te surjan un montón de dudas al respecto.

    Buscando en internet es difícil saber qué información es certera y cuál busca únicamente convencerte de que tomes la decisión, por lo que en este artículo intentaremos dar solución a las preguntas más comunes respecto al aumento de pecho.

    ¿Duele el proceso de recuperación?

    Cualquier tipo de intervención quirúrgica a la que te sometas tendrá cierto impacto en tu cuerpo y este reaccionará a él. Esto significa que es normal sentir molestias durante los días siguientes a tu paso por el quirófano.

    De todas maneras, con un equipo médico de calidad y con la atención correspondiente al caso, podrás recibir un tratamiento post operatorio que disminuya cualquier tipo de dolor al mínimo.

    ¿Se verán las cicatrices?

    Otra pregunta que suele surgir cuando hablamos de cirugías estéticas y en especial del aumento de pecho tiene relación con las cicatrices.

    Es importante señalar que independiente del tipo de procedimiento siempre quedará alguna marca en el cuerpo y por eso es importante ponerse en manos de cirujanos experimentados.

    Ellos realizan intervenciones con la mínima incisión y en los lugares que menos a la vista quedan, por lo que jamás tendrás que preocuparte de que alguien pueda ver tu pequeña cicatriz.

    ¿Cuánto cuesta la operación?

    Es importante señalar que establecer un precio a priori resulta bastante complicado. Son muchos los factores que entran en juego al momento de realizar un cobro por este servicio, partiendo por las características de cada paciente y sus expectativas de la operación.

    El prestigio del cirujano, las condiciones que ofrezca la clínica, el tipo de aumento de pecho que preferirás y todo el proceso de atención en general influirán de manera directa en la tarifa final de tu operación.

    Lo mejor que puedes hacer para solucionar estas dudas es acudir a una consulta y comenzar tu proceso de investigación con la supervisión de un cirujano.

    ¿Implante o Grasa?

    Cuando se comienza a investigar sobre el aumento de pecho siempre te encuentras con los diferentes métodos que existen para lograr los resultados esperados. Muchas mujeres se debaten entre si es mejor realizarse un implante o si utilizar la técnica del lipofilling.

    La primera de estas es la más clásica y consiste en instalar un implante al interior del seno. La calidad de estos productos aumenta con el pasar de los años y la tecnología moderna evita cualquier tipo de complicación.

    De todas maneras es importante destacar que siempre existen riesgos leves que podrían requerir un tratamiento posterior, como es el caso de la contractura capsular.

    En el caso del lipofilling, el cirujano procederá a retirar grasa de otra parte del cuerpo para luego incorporarla al interior de tus senos. Este procedimiento evita los posibles rechazos que el cuerpo puede tener y genera un aspecto mucho más natural.

    Eso sí, deberás aguantar dolores en dos zonas distintas de tu cuerpo.

    ¿Qué es la contractura capsular?

    Durante el proceso de adaptación de los implantes puede ocurrir que estos no se adhieran de manera correcta y que se cree una sobrepoblación de tejido en la zona. Esto causará inflamación, dolor y deformidad en el pecho.

    Por suerte para ti estos casos se presentan de manera muy poco común y, en el caso de que aparezcan, pueden ser tratados con una prescripción de antibióticos.

    Implante liso o rugoso

    Otra duda que suele aparecer de cara a esta operación se encuentra en el tipo de implante a utilizar. Para simplificar, la prótesis rugosa ofrece menor índice de riesgo en cuanto a la aparición de la contractura capsular.

    Esto se debe a que se adhiere de mejor manera a los tejidos internos, a diferencia del implante liso que tiene mayores posibilidades de desplazamiento.

  • Sensibilidad en el pecho después de una cirugía plástica

    La sensibilidad del pecho después de la cirugía es uno de los temas centrales a tratar durante la consulta con el profesional que hará la intervención, ya que es una de las mayores preocupaciones que tienen los pacientes que deciden realizar un aumento de pecho.

    dolor mamasdolor mamasUna de los mitos que se extiende alrededor de la mamoplastia de aumento es la pérdida de sensibilidad en la zona. Si bien es importante aclarar que las primeras semanas los pacientes notan falta de sensibilidad en la región, es algo absolutamente normal y con el transcurso del tiempo se recupera el sentido del tacto sin ninguna dificultad.

    En este sentido, es importante aclarar que durante la intervención quirúrgica se producen alteraciones en las terminaciones nerviosas del tejido, por lo tanto, algunas ramas sensitivas se ven afectadas debido a la incisión qué efectúa el cirujano plástico durante la operación.
    Luego de un tiempo de efectuada la cirugía el paciente recupera la sensibilidad debido a que las terminaciones nerviosas de las ramas sensitivas se regeneran con absoluta normalidad. En este período también se pueden sentir calambres y pinchazos, pero es parte de una recuperación normal de las diferentes lesiones que sufrió el tejido durante la intervención quirúrgica.

    Asimismo, la pérdida de sensibilidad afecta diferentes áreas que corresponden a la vía de acceso para el implante seleccionada. Justamente, cuando la vía de acceso elegida es el borde de la areola el riesgo es menor que cuando se realiza en la areola-pezón. Sin embargo, cuando se opta por la vía axilar la pérdida de sensibilidad se da en el brazo, la cual es absolutamente temporaria.

    De este modo, hablar con el profesional que va a realizar la cirugía estética es de crucial importancia para que el paciente pueda evaluar los pros y los contras que tendrá y sobre todo los cuidados que deberá tener durante el postoperatorio.

    Sin embargo, si bien la pérdida de sensibilidad es poco frecuente puede ocurrir, ya que cada paciente es absolutamente distinto, por lo cual, las cirugías se plantean de forma absolutamente individualizada.

    Tener el pecho que siempre se soñó es posible y si se somete a una cirugía con profesionales de renombre no se corre el riesgo de poner en juego la salud. Precisamente, una cirugía estética es una intervención quirúrgica que debe llevarse a cabo con absoluta responsabilidad y con conocimiento, para que la calidad de vida del paciente no se vea afectada en lo más mínimo.

  • ¿Es usted una buena candidata para la reducción de mama?

    reduccionreduccionLa reducción de pecho es una intervención quirúrgica que sirve para reducir el tamaño del pecho de las pacientes la que, en la mayoría de casos, tiene un volumen excesivo con relación al cuerpo. Normalmente, esta operación es solicitada por mujeres descontentas con el tamaño de su pecho, que pueden padecer problemas médicos como dolores de espalda y cuello, problemas de respiración o deformidades en el esqueleto, además, también se realiza en hombres que sufren de ginecomastia (tejido mamario super desarrollado). Con esta técnica se elimina el tejido graso, tejido mamario y piel y se eleva la posición de las mamas. El tamaño de la aureola también puede ser reducido si este es excesivamente grande. La finalidad de esta intervención es proporcionar unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.

    ¿Quién es buen candidato?

    Como os hemos comentado anteriormente, más que por motivos estéticos, la mayoría de la gente acude a este tipo de cirugía por problemas físicos. En la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque también puede realizarse antes si estos problemas físicos son muy importantes. Este procedimiento no está recomendado en mujeres que quieran dar el pecho después del embarazo.

    Los motivos más frecuentes por los que una mujer se somete a esta intervención de reducción son:

    • Dolores en la parte superior de la espalda, en el cuello o los hombros.
    • Erupciones recurrentes debajo de las mamas.
    • Problemas nerviosos crónicos causados por la mala postura, que ocasionan entumecimiento u hormigueo en brazos y manos.
    • Estrías en los senos.
    • Problemas respiratorios.
    • Infecciones recurrentes de quistes mamarios.

    Además, las mamas no son únicamente una fuente de alimento. También son un rasgo distintivo de la sexualidad humana y por ello, puede suponer una gran carga emocional para aquellas mujeres que tienen senos grandes, especialmente para las más jóvenes. Por ello existen varias motivaciones psicológicas que llevan a las mujeres a una intervención de reducción:

    • Atención indeseada que la hace sentirse avergonzada.
    • Limitaciones para poder realizar deportes al aire libre.
    • Traumas derivados de su sexualidad.

    La mejor solución para saber si eres un buen candidato para una reducción de pecho es consultar con un cirujano, el cual evaluará el tamaño y la forma de las mamas y el estado general de salud. Se explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y forma que tendrán las mamas después de la operación y todos los procedimientos que sean mejores para ti. También le explicará que tipo de anestesia se utilizará y la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía. Alguna de la información que debes decirle a tu cirujano es si eres fumador o no, el número de embarazos previos y si está en tu mente volver a quedarte embarazada o dar de mamar.

Buscador de Tendencia estética
Sobre este blog

En el blog la Doctora García-Dihinx además de hablar de las técnicas más innovadoras y últimos avances medico estéticos, queremos ofrecer consejos y respuestas a aquellos pacientes que están interesados en realizarse algún tratamiento de cirugía plástica y cirugía estética

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.