Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Carmen Ponce de León, de Trastornos de la Alimentación de Hospital U. Quirónsalud Madrid

  • Los horarios de las comidas y sueño, nuevo factor a tener en cuenta en trastornos alimentarios

    hay que cuidar los horarios de comida en TCAhay que cuidar los horarios de comida en TCA

    Las interrupciones en el sueño son frecuentes entre los pacientes con trastornos de conducta alimentaria: a veces se despiertan de madrugada y desarrollan conductas compulsivas, otras veces tienen un sueño ligero y frecuentemente interrumpido. Hasta ahora pensábamos que la hiperactividad nocturna se debía al deseo de hacer ejercicio físico sin ser vistas, pero también se da en pacientes que no tienen que esconderse. Algo parecido ocurre en pacientes con bulimia cuyos episodios se dan más frecuentemente por la tarde y por la noche. Siempre hemos pensado que se daban a esa hora porque era cuando los pacientes llegaban a casa, pero también ocurre así en personas que pasan el día en su domicilio. En definitiva, estas observaciones y otras más complejas (aportadas por la investigación neurobiológica), indican que hay factores asociados al ritmo circadiano -el reloj biológico- que deben tenerse en cuenta para mejorar los tratamientos.

    Las investigaciones sobre ritmo circadiano y reloj biológico realizadas por Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, premiados con el Nobel de Medicina en 2017, abren nuevas perspectivas para el tratamiento de los pacientes con trastornos de la alimentación. En las entrevistas con los pacientes tenemos en cuenta factores como su ansiedad, el miedo a engordar, sus preocupaciones… Ahora bien, debemos aprender más sobre sus horarios: cuándo se levantan, a qué hora se acuestan, cuánto duermen, qué relación existe entre los ciclos de luz solar y las emociones y conductas de estas pacientes. Esta información puede permitirnos mejorar el tratamiento, además de conocer mejor el mundo de la paciente. Los cambios terapéuticos pueden llegar a incluir fármacos que intervienen en el ritmo de vigilia y sueño, como los relacionados con la leptina o melatonina, que hasta ahora no habían sido considerados en los tratamientos de trastornos de conducta alimentaria.

  • Anorexia nerviosa y bulimia: nueve hechos comprobados

    TCA


    Los trastornos de conducta alimentaria (TCA) son las patologías mentales más comentadas. Gran parte de los ciudadanos tiene opiniones sobre la anorexia y la bulimia nerviosas, pero la mayoría de las veces están basadas en informaciones sesgadas o erróneas.

    Algunos expertos se han comprometido a traducir los resultados de la investigación al lenguaje de todos, para divulgar el conocimiento de estas patologías y combatir la vergüenza y la culpa que sufren individuos y familias afectadas. De esta forma se facilita el reconocimiento del problema y el inicio del tratamiento.

    A día de hoy, los expertos destacan nueve verdades:

    Muchas personas con Trastornos de Conducta Alimentaria tienen un aspecto completamente normal.

    • Las familias no tienen la culpa del trastorno, y pueden ser los mejores aliados para la recuperación.
    • La aparición de un Trastorno de Conducta Alimentaria supone un problema sanitario que altera el funcionamiento personal y familiar.
    • Los Trastornos de Conducta Alimentaria no son el resultado de una decisión, sino enfermedades graves y determinadas biológicamente.
    • Los TCA afectan a hombres y a mujeres de todas las edades, culturas, razas, pesos o formas corporales, orientaciones sexuales y niveles socioeconómicos.
    • Las personas con TCA tienen un riesgo alto de complicaciones médicas y de suicidio.
    • En el desarrollo de los Trastornos de Conducta Alimentaria intervienen los genes y también los factores ambientales.
    • La genética por sí sola no determina que una persona sufra un Trastorno de Conducta Alimentaria.
    • La recuperación total de los Trastornos de Conducta Alimentaria es posible. La detección y el tratamiento precoces son fundamentales.

    Más información en el siguiente enlaceEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

  • Comunicación

    comunicacioncomunicacion

    Continuamos con el programa DICE para la Prevención de Anorexia y Bulimia Nerviosas en los más jóvenes.

    Ya repasadas las recomendaciones sobre Dieta y sobre Imagen Corporal, llegamos a la letra C, C de Comunicación.

    Los padres nos sentimos indefensos frente a enfermedades como la Anorexia y Bulimia Nerviosas, que pueden afectar a nuestros hijos y cuyo origen es difícil comprender. La mejor ayuda que podemos ofrecer es una DETECCION PRECOZ y para ello es fundamental que los más jóvenes se sientan libres para expresar sus preocupaciones y deseos en casa.


    Cinco claves para mejorar la comunicación en familia

    • Las vías de comunicación con los hijos deben estar abiertas, para ello conviene estimular el diálogo sin presionar y ser receptivo a sus iniciativas.

    • Hay que escuchar sin prisa por educar, sin intentar modificar la actitud o la opinión del otro (ya habrá tiempo).

    • Cuando los hijos expresan preocupación o conflicto es necesario comprender bien todos los matices y motivos de su vivencia antes de intentar resolver o actuar.

    • Los menores necesitan confidencialidad cuando se comunican con los adultos acerca de temas íntimos o personales.

    • Compartir los propios intereses, gustos o aficiones con los hijos y ampliarlos en la relación con ellos es una manera de desarrollarse como adulto.

  • Signos para detectar un trastornos de conducta alimentaria

    signos alertasignos alerta

    En primer lugar hay que tener en cuenta que una misma persona puede tener síntomas o conductas de ambos trastornos y también que es posible pasar de una situación a la otra (de una Bulimia a una Anorexia o al contrario). Por otra parte, resulta difícil que todos estos signos se den al mismo tiempo, es mucho más común que existan sólo algunos, a no ser que el trastorno este muy establecido.







    Anorexia nerviosa

    • Pérdida de peso.
    • Quejas acerca de molestias relacionadas con la digestión (dolor, pesadez, gases…)
    • Reducción de la ingesta alimentaria.
    • Actividades que denotan interés en áreas relacionadas con la comida, como comentarios sobre recetas, elección de programas de cocina en TV, búsquedas sobre nutrición, imagen corporal o adelgazamiento en la web.
    • Cambios en los hábitos de permanencia en el cuarto de aseo (más tiempo o de forma repetitiva, en horarios concretos o después de las comidas).
    • Rechazo a determinados alimentos y preferencia acentuada por otros.
    • Quejas de nerviosismo o de dificultad para concentrarse.
    • Evitación de relaciones sociales, con elección de comportamientos que implican rendimiento (estudiar, ordenar, tareas domésticas).
    • Deseo manifiesto de comer en soledad.
    • Aumento de la motivación para realizar cualquier tipo de trabajo o ejercicio físico.


    Bulimia nerviosa

    • Cambios en el peso (ascensos y pérdidas).
    • Intentos de hacer dieta y cambios frecuentes en el tipo de dieta.
    • Saltarse comidas para intentar paliar los excesos, así como episodios de ayuno.
    • Mal humor, cambios en el estado de ánimo o quejas de angustia y tristeza
    • Indicios de vómitos.
    • Uso de laxantes.
    • Patrón de ejercicio compulsivo alternado o no con etapas en que no se realiza actividad física.
    • Cambios en los hábitos de intercambio social (relaciones a veces muy intensas y también temporadas de soledad).
    • Compras de comida, "ataques" a la nevera o a la despensa. A veces restos de comida en el dormitorio u otros lugares inadecuados.


    Es importante comprender que la mayoría de los pacientes son muy sensibles a comentarios o conversaciones acerca de sus problemas con la comida o acerca de su aspecto físico, lo que hace recomendable un acercamiento delicado a cualquiera de estos temas.

    No debe utilizarse esta información para "diagnosticar". Se trata tan solo de un conjunto de indicios que deben llevar a quien los observa a interesarse por el bienestar de la persona que los está manifestando.

  • ¿Cómo aplicar el programa D.I.C.E. a la Prevención de Anorexia y Bulimia en el ámbito familiar?

    En primer lugar, como siempre que pretendemos una PSICOEDUCACIÓN, debemos describir el escenario fundamental desde el que luego se generalizará lo aprendido.Descripción de DICEDescripción de DICE

    En este caso el escenario es la mesa. La mesa concebida como lugar para compartir descanso y satisfacción.

    Ambiente en la mesa

    • Fomentar las comidas familiares.
    • Favorecer que la ingesta se realice siempre en el lugar destinado a ello.
    • Procurar un ambiente relajado, de conversación y de disfrute a la hora de comer.
    • Desalentar la tendencia a comer en soledad.
    • Educar en maneras en la mesa (uso de cubiertos, respeto a los demás comensales, postura, etc).
    • Evitar tratar conflictos a la hora de comer ("ahora estamos comiendo...ya lo hablaremos en otro momento")

    Dieta

    • Procurar, en lo posible, una dieta variada e igual para todos los miembros de la familia.
    • Evitar el hábito de tomar bebidas con sabores. El mejor líquido es el agua. Los zumos son un alimento.
    • Establecer horarios y orden en las comidas, permitiendo cierta flexibilidad ocasional.
    • No calificar las comidas de forma absoluta (buenas vs malas; basura vs sanas, etc.)
    • No utilizar la comida como premio o amenaza.
    • Es tan nocivo prohibir los dulces como mantener una permanente disponibilidad de los mismos.
    • La idea de que hay que practicar la fuerza de voluntad para evitar comer excesivamente, es errónea y puede favorecer una percepción alterada de la alimentación.
    • A no ser que lo haya prescrito un médico, no debe limitarse el aporte calórico de niños y adolescentes.

    Si deseas más información sobre el programa D.I.C.E., síguenos. Próximamente nos referiremos a IMAGEN CORPORAL y el resto de pilares para la prevención

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Trastornos de la alimentación
Sobre este blog

Se calcula que cada 18 meses, más de un 4% de adolescentes españolas inician conductas anoréxicas o bulímicas. El equipo de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, liderado por la Dra. Carmen Ponce de LeónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quiere acompañaros y ayudaros en este camino. Intentaremos desde este blog resolver dudas y serviros de apoyo. Esperamos vuestras preguntas y sugerencias.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.