Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Carmen Ponce de León, de Trastornos de la Alimentación de Hospital U. Quirónsalud Madrid

  • Signos para detectar un trastornos de conducta alimentaria

    signos alertasignos alerta

    En primer lugar hay que tener en cuenta que una misma persona puede tener síntomas o conductas de ambos trastornos y también que es posible pasar de una situación a la otra (de una Bulimia a una Anorexia o al contrario). Por otra parte, resulta difícil que todos estos signos se den al mismo tiempo, es mucho más común que existan sólo algunos, a no ser que el trastorno este muy establecido.







    Anorexia nerviosa

    • Pérdida de peso.
    • Quejas acerca de molestias relacionadas con la digestión (dolor, pesadez, gases…)
    • Reducción de la ingesta alimentaria.
    • Actividades que denotan interés en áreas relacionadas con la comida, como comentarios sobre recetas, elección de programas de cocina en TV, búsquedas sobre nutrición, imagen corporal o adelgazamiento en la web.
    • Cambios en los hábitos de permanencia en el cuarto de aseo (más tiempo o de forma repetitiva, en horarios concretos o después de las comidas).
    • Rechazo a determinados alimentos y preferencia acentuada por otros.
    • Quejas de nerviosismo o de dificultad para concentrarse.
    • Evitación de relaciones sociales, con elección de comportamientos que implican rendimiento (estudiar, ordenar, tareas domésticas).
    • Deseo manifiesto de comer en soledad.
    • Aumento de la motivación para realizar cualquier tipo de trabajo o ejercicio físico.


    Bulimia nerviosa

    • Cambios en el peso (ascensos y pérdidas).
    • Intentos de hacer dieta y cambios frecuentes en el tipo de dieta.
    • Saltarse comidas para intentar paliar los excesos, así como episodios de ayuno.
    • Mal humor, cambios en el estado de ánimo o quejas de angustia y tristeza
    • Indicios de vómitos.
    • Uso de laxantes.
    • Patrón de ejercicio compulsivo alternado o no con etapas en que no se realiza actividad física.
    • Cambios en los hábitos de intercambio social (relaciones a veces muy intensas y también temporadas de soledad).
    • Compras de comida, "ataques" a la nevera o a la despensa. A veces restos de comida en el dormitorio u otros lugares inadecuados.


    Es importante comprender que la mayoría de los pacientes son muy sensibles a comentarios o conversaciones acerca de sus problemas con la comida o acerca de su aspecto físico, lo que hace recomendable un acercamiento delicado a cualquiera de estos temas.

    No debe utilizarse esta información para "diagnosticar". Se trata tan solo de un conjunto de indicios que deben llevar a quien los observa a interesarse por el bienestar de la persona que los está manifestando.

  • Imagen corporal

    Estereotipos socialesEstereotipos socialesCuando criticamos la delgadez excesiva, todos dirigimos la atención a los medios de comunicación, a la moda, a lo flacas que son las mujeres consideradas bellas. La mayoría estamos de acuerdo en que vivimos en una sociedad obsesionada por la imagen física, por las dietas y el gimnasio. Una sociedad en la que la DELGADEZ es un VALOR.

    Por eso, desde la Unidad de Trastornos de Conducta Alimentaria de Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva, deseamos llamar la atención sobre cómo, sin quererlo, somos cómplices y transmisores de esos
    estereotipos sociales, que afectan a niños y adolescentes hasta el punto de hacerles enfermar:

    • Cuando se sigue una dieta o se desea adelgazar, es mejor no hacer de ello un tema de conversación con los hijos.

    • Los comentarios muy positivos o negativos sobre la apariencia de las personas, dan lugar en quienes los escuchan a dificultades en la aceptación del propio cuerpo.

    • Las comparaciones sobre su cuerpo pueden causar un exceso de evaluación negativa de la imagen corporal del niño y del adolescente.

    • Bromear sobre la belleza o fealdad produce, en las víctimas de las burlas, sentimientos de vergüenza e inadecuación social que, con frecuencia, requieren ayuda psiquiátrica.

    • Las confidencias acerca de cuanto nos molesta nuestro aspecto ("¡qué gorda/o estoy!" "tengo que adelgazar") pueden herir a quienes están aprendiendo a vivir y nos ven como guías o modelos.
  • ¿Cómo aplicar el programa D.I.C.E. a la Prevención de Anorexia y Bulimia en el ámbito familiar?

    En primer lugar, como siempre que pretendemos una PSICOEDUCACIÓN, debemos describir el escenario fundamental desde el que luego se generalizará lo aprendido.Descripción de DICEDescripción de DICE

    En este caso el escenario es la mesa. La mesa concebida como lugar para compartir descanso y satisfacción.

    Ambiente en la mesa

    • Fomentar las comidas familiares.
    • Favorecer que la ingesta se realice siempre en el lugar destinado a ello.
    • Procurar un ambiente relajado, de conversación y de disfrute a la hora de comer.
    • Desalentar la tendencia a comer en soledad.
    • Educar en maneras en la mesa (uso de cubiertos, respeto a los demás comensales, postura, etc).
    • Evitar tratar conflictos a la hora de comer ("ahora estamos comiendo...ya lo hablaremos en otro momento")

    Dieta

    • Procurar, en lo posible, una dieta variada e igual para todos los miembros de la familia.
    • Evitar el hábito de tomar bebidas con sabores. El mejor líquido es el agua. Los zumos son un alimento.
    • Establecer horarios y orden en las comidas, permitiendo cierta flexibilidad ocasional.
    • No calificar las comidas de forma absoluta (buenas vs malas; basura vs sanas, etc.)
    • No utilizar la comida como premio o amenaza.
    • Es tan nocivo prohibir los dulces como mantener una permanente disponibilidad de los mismos.
    • La idea de que hay que practicar la fuerza de voluntad para evitar comer excesivamente, es errónea y puede favorecer una percepción alterada de la alimentación.
    • A no ser que lo haya prescrito un médico, no debe limitarse el aporte calórico de niños y adolescentes.

    Si deseas más información sobre el programa D.I.C.E., síguenos. Próximamente nos referiremos a IMAGEN CORPORAL y el resto de pilares para la prevención

  • Programa D.I.C.E. para la prevención: Hábitos y Creencias que favorecen Enfermedades

    Programa D.I.C.E. para la prevención: Hábitos y Creencias que favorecen EnfermedadesPrograma D.I.C.E. para la prevención: Hábitos y Creencias que favorecen EnfermedadesLa Medicina preventiva se enfrenta hoy al gran reto de actuar sobre una verdadera epidemia de obesidad infantil, extendida en Occidente, y combatir al mismo tiempo los Trastornos de Conducta Alimentaria.

    Para ello debe asumir un primer fracaso: ni los mensajes sencillos dirigidos a la sociedad en su conjunto, ni las grandes campañas informativas en el ámbito escolar, han logrado disminuir el número de casos de Anorexia o Bulimia y mucho menos de Obesidad.

    Estas campañas se han visto contrarrestadas por otras más ciegas y poderosas. Hoy sabemos que ciertos hábitos y creencias, que suelen divulgarse en los medios y que promueven una estética corporal ligada al éxito, están directamente relacionados con el aumento de la prevalencia de los trastornos de conducta alimentaria.

    El equipo de Trastornos de Conducta Alimentaria del Hospital U. Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva entiende que la prevención resulta posible cuando identificamos los estereotipos e intentamos construir entre todos formas sanas y más ciertas de acercamiento a la realidad.

    Confíamos plenamente en que para prevenir, debemos aprender de los errores, y divulgar nuestra experiencia y conocimientos.

    El Programa D.I.C.E. es una especie de manual de instrucciones para quienes desean prevenir, tanto Trastornos de Conducta Alimentaria, como Obesidad. Se apoya en cuatro elementos representados por las letras de la palabra DICE:

    Dieta, Imagen Corporal, Comunicación, Ejercicio Físico.

    Si quieres más información sobre el programa, síguenos. Póximamente publicaremos nuevas entradas...



    Dra Carmen Ponce de LeónDra Carmen Ponce de LeónDra Carmen Ponce de León

    Jefa de servicio de Trastornos de la Conducta Alimentaria.

    Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

  • Cuidado con los sentimientos negativos frente a los alimentos

    Cuidado con los sentimientos negativos frente a los alimentosCuidado con los sentimientos negativos frente a los alimentosLos trastornos de la alimentación más frecuentes son aquellos que casi llegan a la anorexia o a la bulimia nerviosa. Es decir, aquellos hábitos de alimentación que suponen preocupaciones y sentimientos negativos hacia la alimentación y/o el peso, pero no llegan a la gravedad de los dos trastornos mencionados.

    Se calcula que cada 18 meses, más de un 4% de adolescentes españolas inician conductas anoréxicas y/o bulímicas, es decir, practican la restricción de alimentos o intentan eliminar lo que han ingerido mediante vómitos autoprovocados.

    Mientras estos comportamientos no son muy frecuentes ni muy intensos, no les damos el nombre de anorexia o bulimia, pero igualmente requieren tratamiento, ya que son peligrosos e interfieren el desarrollo físico y psicosocial.

    Los sentimientos negativos son pautas de relación con la alimentación y con la propia imagen física que producen limitación y sufrimiento. La frustración derivada de no gustarse físicamente puede ser tan intensa que los pacientes limiten sus relaciones al ámbito familiar. Las preocupaciones por la comida o la necesidad de controlar el peso pueden ocupar muchas horas del día y causar interferencia en el estudio, el desarrollo profesional y las relaciones con los demás.

    La incidencia de los trastornos de la alimentación varía a lo largo de la vida. En la adolescencia son más frecuentes bulimia y anorexia nerviosa. En la juventud es más común la bulimia. A partir de los 30 años predomina la ingesta compulsiva (episodios en que se ingiere gran cantidad de comida con sensación de descontrol e intensa ansiedad).Contando con todo el conjunto de trastornos, la prevalencia a lo largo de la vida se puede situar en un 7 a 10 % entre las mujeres de cultura occidental.

    El tratamiento intenta reeducar la conducta alimentaria y se tratan las complicaciones médicas si existen. Además, se corrigen las alteraciones psicológicas, familiares y sociales presentes en la vida del paciente, tanto si son anteriores al trastorno de alimentación como si son consecuencia del mismo. El tratamiento debe realizarse por un equipo multidisciplinar en el que participan psiquiatra, médico nutricionista y psicólogo.

    Existe posibilidad de prevenir estos comportamientos a través de campañas. Las que han dado mejores resultados son las que se realizan en el ámbito escolar y reposan sobre dos pilares: combatir las críticas dirigidas a la imagen corporal y favorecer la asociación entre diversión y ejercicio físico (destacar los aspecto lúdicos y de cooperación del deporte frente a los elementos de competitividad). En suma, la prevención más eficaz es aquella que fomenta valores como el compañerismo y el respeto entre los escolares.


    Dra Carmen Ponce de LeónDra Carmen Ponce de LeónDra Carmen Ponce de León
    Jefa de servicio de Trastornos de la Conducta Alimentaria.

    Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

26 resultados
Buscador de Trastornos de la alimentación
Sobre este blog

Se calcula que cada 18 meses, más de un 4% de adolescentes españolas inician conductas anoréxicas o bulímicas. El equipo de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, liderado por la Dra. Carmen Ponce de LeónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quiere acompañaros y ayudaros en este camino. Intentaremos desde este blog resolver dudas y serviros de apoyo. Esperamos vuestras preguntas y sugerencias.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.