Contacto con el Servicio de Pediatría

La displasia broncopulmonar (DBP) es una patología de los pulmones propia de niños que han sido prematuros extremos (nacidos con menos de 32 semanas , aunque la mayoría de los que la desarrollan nacieron antes de las 28 semanas). Se debe a la inmadurez de los pulmones al nacer, junto a factores externos que inciden sobre el pulmón y producen una inflamación crónica, y que a veces se inician intraútero: infecciones, ventilación asistida, falta de líquido amniótico antes del parto). Cuanto más prematuro fue el niño y más problemas respiratorios tuvo en sus primeros días de vida, mayor es el riesgo de BDP. En España, un 30% de los niños nacidos con menos de 28 semanas son diagnosticados de DBP.

La DBP provoca fatiga al respirar, y, según el grado, incapacidad para mantener una oxigenación correcta. En estos casos se precisa dar oxígeno suplementario (con ‘gafitas). Otros tratamientos que se suelen dar de forma intermitente son los corticoides y los broncodilatadores inhalados, y en ocasiones corticoides por vía oral.