El lóbulo rasgado se origina cuando se produce un alargamiento brusco o progresivo del agujero del pendiente. Las causas pueden ser aguda por traumatismo – por arrancamiento total o parcial del pendiente- o bien paulatina en pacientes con atrofia cutánea. A estos pacientes se les suele rasgar el lóbulo al utilizar pendientes pesados o pendientes sin descanso, incluso para dormir. Además, se añade no sólo la pérdida cutánea, sino también del volumen subcutáneo, produciendo un lóbulo extremadamente fino que con el peso puede llegar a rotarse.

Lóbulo-de-la-orejaLóbulo-de-la-oreja


El Servicio de Cirugía plástica, estética y reconstructiva del Hospital Universitari Dexeus (Institut Ruiz Castilla) corrige el lóbulo rasgada con soluciones específicas según el nivel del alargamiento del lóbulo

  • LEVE

En este caso, el alargamiento del orificio del pendiente es mínimo, pudiendo pasar desapercibido con pendientes con forma de botón. La mejor solución de estos lóbulos es la de solventarlo mediante técnicas localizadas en el mismo orificio, sin ninguna cicatriz más allá del propio orificio.

  • MODERADO / GRAVE

En estos casos, los orificios del lóbulo de la oreja pueden estar rasgados hasta casi el borde, y las técnicas reparadoras precisarán cicatrices a lo largo del desgarro, que además reparen el contorno del borde libre. En este grado, también nos encontramos los lóbulos extendidos por aros dilatadores, y para repararlos, es necesario una cirugía técnica más intensa al haber perdido el volumen del lóbulo.

  • LÓBULO BILOBULADO o BÍFIDO

Así se llama al lóbulo de la oreja que ha llegado a romperse hasta el borde libre, es decir que está dividido en dos partes. En este caso, realizamos la reparación del defecto y del borde libre, recuperando el contorno redondeado.

¿Cómo se puede reparar el lóbulo rasgado de la oreja?

La solución definitiva en todos los casos es quirúrgica. A pesar de que algunos pacientes, sobre todo aquellos que padecen grados leves y en aquellos que no quieren someterse a un cirugía, optan por soluciones médico-estéticas, como la infiltración de ácido hialurónico o bien grasa propia, disimulando su aspecto, aunque no reparan el orificio.

¿Cómo es la cirugía?

La cirugía se realiza mediante una técnica rápida que se lleva a cabo bajo anestesia local y sin necesidad de ingreso. La intervención tiene una duración aproximada de entre 30-40 minutos por lóbulo.

La lobuloplastia no requiere baja médica. Una vez reparados, puede llevarse a cabo una vida normal. Pero deberá de evitarse el ejercicio intenso y los baños en piscinas y en el mar hasta que tu médico que lo indique.

Postoperatorio

Hay que desinfectar, limpiar y secar diariamente las heridas. Una vez transcurridos 7-10 días se suelen retirar los puntos. A partir de entonces y una vez transcurrido un mes, la paciente /el paciente, puede acudir a la consulta para hacerse unos nuevos orificios por un médico, y evitar así, cualquier desgarro precoz.