El Hospital Universitario Dexeus cuenta con una Unidad de Diagnóstico Avanzado y Cirugía de la Epilepsia, destinada especialmente al tratamiento quirúrgico de esta enfermedad. Esta unidad permite ofrecer un tratamiento eficaz a los pacientes resistentes a los fármacos antiepilépticos. Dexeus cuenta con la presencia y el trabajo del Dr. Rodrigo Rocamora, neurólogo y especialista en epilepsia de dilatada trayectoria nacional e internacional, y del Dr. Gerardo Conesa, uno de los neurocirujanos de referencia actuales en cirugía de la epilepsia en España.


La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas crónicas más frecuentes. Cerca del 1% de la población sufre de epilepsia –en torno a 500.000 en España–. Aunque, por fortuna, la mayor parte de los pacientes se controlan adecuadamente con un tratamiento farmacológico, cerca del 30% son resistentes a los medicamentos y siguen teniendo crisis. El grupo de pacientes farmacorresistentes, es decir, aquellos que permanecen con crisis a pesar de haber probado dos o más fármacos antiepilépticos, además de tener una menor calidad de vida, sufren otras complicaciones. "La cirugía de la epilepsia es el procedimiento más efectivo en determinadas formas de epilepsia. Consiste en extirpar totalmente la zona epileptogénica, es decir, el área de la corteza cerebral en la que se origina la crisis", cuenta el Dr. Rodrigo Rocamora, director de esta nueva unidad. "Todo paciente que permanece con crisis epilépticas a pesar de haber probado dos o más fármacos durante el transcurso de un año, debe ser derivado a una unidad de epilepsia para su monitorización. Desgraciadamente, aun hoy en día, los pacientes tardan más de diez años en promedio en ser derivados por sus médicos".


La opción del tratamiento quirúrgico precisa de un enfoque muy especializado, y es para estos pacientes con epilepsia resistente al tratamiento con fármacos, que se abre esta unidad: para otorgar un diagnóstico avanzado de la enfermedad, evaluar otras modalidades terapéuticas que pueden llegar a ser curativas –como la posibilidad de ofrecer la alternativa quirúrgica– y evitar las complicaciones sociales y personales de una epilepsia que no se puede controlar.


Los síntomas que se padecen en un episodio epiléptico, como pueden ser las convulsiones, la pérdida de conocimiento súbita o momentos de desconexión con movimientos repetitivos, entre otros, reducen la calidad de vida de los pacientes, pues interfieren en el colegio, en el trabajo, en su autonomía y en sus relaciones sociales. Además, esta condición incrementa el riesgo de accidentes, depresión y suicidio y favorece la atrofia progresiva de la corteza cerebral y el deterioro cognitivo.


Para que el paciente no sufra las consecuencias antes señaladas, la nueva Unidad de Diagnóstico Avanzado y Cirugía de la Epilepsia llevará a cabo un diagnóstico prequirúrgico y diferencial. Es decir, que por una parte determinará si el paciente es resistente al tratamiento farmacológico y si se trata de una epilepsia focal, que es aquella en que la actividad eléctrica anormal permanece limitada a una zona del cerebro, y es la más común. Y, por otro lado, clasificará correctamente el tipo de episodios epilépticos que sufren los pacientes. Para ello, Dexeus trabajará en estrecho contacto con las unidades primarias de Pediatría y Medicina Interna; con las unidades de asistencia complementarias de Anestesia, Psiquiatría y Unidad de Cuidados Internos (UCI); y con las unidades diagnósticas de Neurorradiología, Medicina Nuclear, Laboratorio y Anatomía Patológica.


 Documento PDF Flyer informativo sobre la Unidad de Epilepsia (185 KB) (2 páginas) 



AF_HUDexeus_FacebookAds_1200x628px_Epilepsia_05042017