Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

¿Qué debemos saber de las Lesiones en Deportes de Invierno?

El Dr. Gonzalo Samitier Solís, Cirujano Ortopédico especialista en lesiones de Rodilla, Hombro y Deportivas de Centro Médico Quironsalud Aribau nos explica todo lo que debemos saber acerca de este tipo de lesiones y cómo podemos prevenirlas.



En España hay aproximadamente 5 millones de esquiadores habituales de los que aproximadamente 2-3 de cada 1000 van a sufrir una lesión.


Hay una gran variedad de lesiones que pueden ocurrir durante la práctica del esquí, entre las más frecuentes de importancia están las lesiones ligamentosas de rodilla y en concreto, la lesión del ligamento cruzado anterior. Con el snowboard hay más lesiones proporcionalmente a nivel de miembros superiores al protegerse de la caída con las manos o impactar sobre el hombro, así pues, estos van a tener más luxaciones y fracturas de hombro, clavícula o de muñeca; el diseño de botas más altas ha reducido el número de lesiones de tobillo, y el uso del casco el de los traumatismos craneoencefálicos.


La lesión del ligamento cruzado anterior suele producirse por un mecanismo torsional y se acompaña de un chasquido e inflamación; en la mayoría de las ocasiones esta lesión va a requerir una reconstrucción quirúrgica. La luxación de hombro en primera instancia requiere un estudio radiológico confirmatorio y la reducción de la cabeza humeral dentro de la articulación; posteriormente debemos buscar ayuda especializada, pues los episodios de luxación van a continuar produciéndose en los deportistas más jóvenes, haciendo necesaria una intervención quirúrgica.


Otra lesión muy característica en la mano es el denominado pulgar del esquiador, que se produce al quedarse anclado el dedo con nuestro bastón y producirse un mecanismo de extensión forzada dañando el ligamento colateral cubital medial.


"La pregunta es si podemos evitar estas lesiones y la realidad es que si en muchos casos si seguimos una serie de recomendaciones."


En los meses previos a la temporada de esquí hemos de acondicionar nuestro físico a la actividad del esquí y fortalecer la musculatura de piernas y tronco, sobre todo si nos vamos a exigir esquiar a un gran nivel. Al inicio de un día de esquí es recomendable realizar un calentamiento previo y también es muy recomendable no apurar las últimas bajadas hasta el final del día, que es cuando la nieve suele estar en peores condiciones y nos encontramos más fatigados; también, hemos de nutrirnos y beber correctamente durante el día, de manera que esto no afecte a nuestros reflejos y rendimiento; los días más concurridos como los festivos, suele haber también más accidentes.


Sobra decir que hemos de ser conscientes de nuestras capacidades técnicas y no debemos realizar bajadas o esquiar muy por encima de nuestro nivel; tomar clases por un instructor cualificado que incluso puede enseñarnos sobre como caer es altamente recomendable.

"Debemos seguir las recomendaciones de las instalaciones, y sobre todo no quedarnos aislados, de forma que podamos recibir asistencia rápida ante un eventual accidente grave."


Es inteligente invertir en una vestimenta con las protecciones adecuadas, incluyendo gafas, casco, guantes y el almohadillado de la ropa, además de en el equipo. Hay que recordar que, con bajas temperaturas y viento, la sensación térmica puede ser de hasta 10 a 20º menos que la temperatura ambiente aumentando el riesgo de sufrir congelaciones e hipotermia.


La buena noticia es que los deportes de nieve en general, si se practica de forma moderada no se considera un deporte de gran impacto y por tanto es bien tolerado por el organismo, incluso en fases de recuperación de una rodilla u hombro, por lo que excepcionalmente los profesionales vamos a desaconsejar su práctica si se hace de forma moderada.

Etiquetas: lesiones deportivas | deportes invierno | Dr. Samitier