Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

¿Cómo disfrutar de las vacaciones con nuestros hijos?

La psicóloga infantil Paloma Méndez de Miguel, del Hospital Quirónsalud San José, ofrece unas pautas para que la familia al completo lo pase bien en verano

Ya estamos inmersos en el periodo estival, una época que, por lo general, se espera con deseo y expectativas positivas por parte de los adultos y con mayor motivación aún por los pequeños. Pero no todo el mundo puede salir de vacaciones fuera de casa; en ocasiones, no cuadran las fechas y, en otras, no lo hacen los números. Lo que sí es seguro es que, con independencia de lo que hagamos durante el verano, los niños disponen de más tiempo y de un menor número de responsabilidades. Para que estos meses sean un tiempo feliz y relajado para toda la familia, la psicóloga infantil Paloma Méndez de Miguel, del Hospital Quirónsalud San José brinda unos sencillos consejos.

Si nos quedamos en casa

Para el caso de que permanezcamos en el hogar, las sugerencias de esta especialista son las siguientes:


Planificar y estructurar el tiempo: en verano, los días son más largos; por eso, es importante dotar la jornada de cierta estructura para que el aburrimiento y la apatía no la envuelvan.

Flexibilidad: cierta dosis de flexibilidad es buena siempre, pero si hay una época proclive a ciertas concesiones esa es el verano. Aunque el día a día esté marcado por algunas rutinas, no pasa nada por tener algún momento de anarquía.

Buscar actividades a realizar: dentro de una misma ciudad se pueden vivir muchos tipos de vida. Durante el año escolar, los niños se someten a una rutina marcada por el colegio y las actividades extraescolares. En verano se pueden descubrir muchas cosas de nuestra ciudad que resulten atractivas. Hay infinidad de campamentos urbanos, piscinas, parques, museos, etc.

Compartir ocio activo con los niños: es momento para no hacer deberes y utilizar ese tiempo extra para disfrutar con los niños, adaptando nuestros intereses a sus gustos para poder compartir experiencias.


Si salimos fuera de casa

Si finalmente decidimos salir fuera de casa, hay algunas pautas, según Paloma Méndez, quien pertenece al Departamento de Pediatría y Neonatología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y del Hospital Quirónsalud San José, que no deberíamos dejar de lado:

Lugar: adaptar el destino de las vacaciones a la edad y los intereses de los hijos es importante, pues garantiza que haya menor estrés y que podamos disfrutar del período. En ocasiones, el viaje no resulta gratificante porque optamos por opciones desajustadas a sus años. Por ejemplo, si planificamos ir a Roma en agosto con niños de 6 a 8 años, es posible que se quejen del calor, de caminar, de lo aburrido que es visitar monumentos, etc. Lo mejor es optar por un lugar que tenga alternativas que gusten a ambas partes (padres e hijos). Es muy importante que el destino cuente con opciones de entretenimiento para los pequeños.


Actividades compartidas: disfrutar en familia y compartir la vida deben ser objetivos de las vacaciones. Por eso, es importante practicar actividades juntos, como ir a la playa o de excursión, tomar un helado, jugar a las cartas, etc.


Niños de su misma edad: a veces, los propios hermanos son suficiente para hacer actividades con niños de su misma edad. No obstante, es bueno acudir a lugares donde sepamos que puede haber otros pequeños para, así, compartir actividades y forjar nuevas amistades.


Ajustar expectativas: en ocasiones iniciamos las vacaciones arrastrando la maleta de las prisas y la eficiencia que llevamos el resto del año. Esto hace que uno quiera exprimir su estancia, visitar todo lo posible, hacer excursiones y aprovechar el tiempo en su totalidad. Es necesario frenar, entender que los niños llevan otro ritmo, más sano, y que no precisan de tantas novedades. De este modo reduciremos el estrés y disfrutaremos más de la temporada vacacional.

Etiquetas: Paloma Méndez de Miguel, Hospital Quirónsalud San José, Psicología, Psicología infantil, Vacaciones en familia