Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Los especialistas recomiendan respetar la distancia de seguridad en las mascletàs para evitar daños en el oído

Antes de que comiencen es aconsejable bostezar, tragar saliva o hacer la maniobra de Valsalva para equilibrar la presión en el tímpano

"Respetar la distancia de seguridad en las mascletàs evita que se produzcan lesiones en el oído medio, como la rotura del tímpano, o daños irreversibles a nivel interno en el nervio auditivo, especialmente en niños y mayores de 65 años", según informa la doctora Maite Urchueguía, especialista de la Unidad de Otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud Valencia.

Los niveles auditivos a los que puede llegar una mascletà alcanzan los 130-140 decibelios, "un grado peligroso que puede producir dolor, acúfenos y lesiones en el oído. Estas lesiones se originan en el oído medio y generan una perforación timpánica, que puede ser reversible con tratamiento médico y quirúrgico. Pero también ocurren en el oído interno, a nivel del nervio auditivo. En este caso son irreversibles, no existe tratamiento y hay una pérdida de la capacidad de oír las frecuencias agudas de alrededor de 4.000 Hz", advierte la especialista.

La doctora Urchueguía aconseja que antes de comenzar la mascletà se equilibre la presión del oído medio con la atmosférica, para reducir el riesgo de perforación timpánica. "Esto lo podemos hacer bostezando, tragando saliva o haciendo la maniobra de Valsalva, es decir, proceder a una espiración forzada pero con la boca y la nariz tapadas para equilibrar la presión en el tímpano", explica. Durante la mascletà también podemos abrir la boca, aunque lo más efectivo es masticar chicle, apunta.

Una vez finalizada la exhibición pirotécnica, también debemos protegernos de la pólvora que permanece en suspensión en el aire, ya que puede generar irritación en la mucosa respiratoria y afectar especialmente a personas con asma o alergias. Para estos casos, la experta recomienda hidratarnos y beber mucha agua.