Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

El Hospital Quirónsalud Zaragoza pone en marcha el primer sistema de alimentación íntegramente saludable en Aragón

El Hospital Quirónsalud Zaragoza pone en marcha, por primera vez en un centro médico de Aragón, un proyecto de alimentación íntegramente saludable, un importante compromiso con los pacientes y su calidad de vida. Una dieta variada y equilibrada es la base de una buena salud. De ahí que se haya decidido promover una dieta sana en todos los ámbitos del hospital: menús de pacientes ingresados, cafetería y máquinas expendedoras. Para determinar la oferta gastronómica se ha contado con la colaboración de más de 100 especialistas del área de la nutrición del Grupo Quirónsalud, como endocrinos, internistas y nutricionistas.

El proyecto de alimentación saludable consiste en ofrecer en todos los espacios del hospital una cocina de mercado, que apuesta por los productos de temporada, menús limitados en grasas saturadas, trans y colesterol, con control de los azúcares añadidos y menús bajos en sodio, así como una cuidada calidad del proceso de elaboración y una presentación más atractiva.

Aunque en la cocina del hospital siempre se han ofrecido dietas saludables bajas en grasas perjudiciales y con formas de cocinado adecuadas para los pacientes, el centro ha querido dar un paso más. Para ello se han incorporado otros alimentos que por sus propiedades nutricionales resultan interesantes, como la quínoa, las pastas integrales, las hierbas aromáticas o las vinagretas cítricas, dándoles un toque especial de alta gastronomía y cuidando especialmente la presentación de los platos. "Alternamos productos básicos como legumbres, pastas, cereales y arroces con todo tipo de verduras y hortalizas. Incluimos pescados variados, huevos y carnes magras para completar nuestros menús, así como fruta de temporada y postres caseros. También ofrecemos panes hechos en el día en obrador y de diferentes sabores", detalla Irina Lyubenova, jefe de cocina del centro hospitalario. Con estos menús, más apetitosos y saludables, de lo que se trata es de prevenir la malnutrición hospitalaria cuya incidencia varía entre los pacientes hospitalizados según patologías, y se agrava por pruebas y tratamientos.

Máquinas expendedoras

En la zona de máquinas expendedoras, el centro ha eliminado los productos que aportaban grandes cantidades de azúcares simples y que son nocivos, tanto desde un punto de vista odontológico como para el mantenimiento de la glucemia y el peso corporal. En este grupo se encontraban bebidas refrescantes, zumos azucarados, golosinas, productos de bollería industrial, etc. Como explica Mª Pilar Gómez Villena, nutricionista de Quirónsalud, "se han seleccionado solamente los que tuvieran un perfil más saludable, huyendo de grasas trans y elevadas cantidades de grasa saturada, azúcares y calorías. Además, hemos añadido una línea de alimentos frescos, como la fruta y los smoothies, y optado a su vez por harinas integrales para los sándwiches o bocadillos".

Consejos para una dieta saludable

  • Repartir la energía realizando varias comidas al día.
  • Tener una dieta abundante en verduras y hortalizas, y fruta fresca, incluyéndolas diariamente.
  • Seleccionar cereales integrales por su aporte de fibra, así como las legumbres como fuente de proteínas vegetales, vitaminas y minerales, ingredientes de nuestra apreciada dieta mediterránea.
  • Alternar el consumo de carnes magras con pescados y huevos.
  • Limitar el uso de productos procesados de la industria.
  • Hidratarse correctamente, priorizando el agua como bebida principal.