Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

La mayoría de las mujeres que han superado un cáncer de mama tiene dificultades para reincorporarse a la vida normal

Día Internacional de la Mujer (8 de Marzo)

El cáncer de mama es el tumor que con más frecuencia se manifiesta en mujeres, pero también es cierto que su detección en las primeras fases, gracias al diagnóstico precoz, permite alcanzar un índice de supervivencia a los cinco años de casi el 90%. Casi desde el diagnóstico, el enfermo de cáncer y su familia desean que la vida vuelva a la normalidad. Sin embargo, cuando el oncólogo comunica la feliz noticia de que el tratamiento ha finalizado, puede ser que empiece otro gran reto: volver a la vida donde se paró.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra mañana miércoles, 8 de marzo, Nuria Javaloyes, especialista en psicooncología del Hospital Quirónsalud Torrevieja, ofrece sus reflexiones y consejos sobre distintos trastornos que afectan en mayor medida a las mujeres tras superar un cáncer de mama.


Durante meses la realidad obliga a cambiar la vida, las necesidades y prioridades. Por ello, la adaptación al entorno familiar, social y laboral una vez superada la enfermedad no es fácil. En estos momentos es bastante frecuente sentirse desprotegido y vulnerable. Aparecen entonces nuevos retos como volver al trabajo o enfrentarse a la pérdida del mismo, vivir con algunas secuelas físicas, regresar a tener una vida social activa, a cambios en las relaciones familiares, etc. Todas estas situaciones dificultan la "normalización" de la vida, ya que es frecuente sentirse como en una montaña rusa de emociones constantes.


Después de haber pasado por la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía, las incertidumbres, las esperas o el miedo, según la especialista Nuria Javaloyes, "la persona que ha sobrevivido al cáncer ya no es la misma. Muchos aspectos internos y externos pueden haber cambiado y retomar las rutinas cotidianas tras superar un cáncer de mama puede resultar algo más difícil de lo que se pensaba. De hecho, muchas mujeres tienen que enfrentarse día tras día a las secuelas físicas que puede haber dejado la enfermedad, provocando que ciertas actividades de la rutina diaria se conviertan en complicadas cuando antes no lo eran".


Algunas de las dificultades físicas que pueden aparecer son:

  • Linfedema: es una acumulación de líquido linfático en los tejidos adiposos justamente debajo de la piel. Puede producir hinchazón en uno de los brazos y suele ir acompañado de dolor a la movilización. Es además limitante ya que está desaconsejado hacer fuerza con el brazo afectado, llevar peso etc..
  • Menopausia precoz producida por el tratamiento, lo que origina sequedad vaginal excesiva, con las consecuentes dificultades en las relaciones sexuales.
  • El "chemo brain" en español literalmente "quimio-cerebro". Este término hace referencia a cambios cognoscitivos provocados por haber recibido quimioterapia y que incluyen dificultad con la memoria a corto plazo, trabajos múltiples, el aprendizaje nuevo, comprensión de lo que se lee, trabajar con números y una disminución en la capacidad de la concentración. Aunque estas dificultades suelen desaparecer a corto-medio plazo, pueden provocar complicaciones en la incorporación a la vida laboral habitual.

Sin embargo, estos cambios, sobre todo los internos, también pueden ser a mejor. Las prioridades, los valores, la importancia del auto-cuidado, la percepción de los detalles que antes podían pasar desapercibidos cambian.

Nuria Javaloyes ofrece algunas recomendaciones para que la adaptación a la vida normal sea posible y satisfactoria después de un cáncer:


  1. Vivir en el presente, aquí y ahora. La práctica de mindfulness contribuye a ello.
  2. Pasar más tiempo con los seres queridos. El cáncer suele ser como un tamiz que selecciona las relaciones personales auténticas de las que no lo son.
  3. Reflexionar sobre lo que ha pasado. El tratamiento, las emociones vividas, han pasado de forma rápida sin mucho detenimiento, pararse a digerirlas ayuda a poder integrarlas y encajarlas en nuestra vida.
  4. Hablar sobre los sentimientos. Expresarlos de alguna manera, ponerles nombre, miedo, alegría, tristeza, ilusión etc…
  5. Mejorar en el autocuidado. Cuidar la alimentación, el sueño y descanso, practicar ejercicio físico,…
  6. Reflexionar sobre el cambio de valores. ¿Hacia donde quiero que vaya mi vida? ¿en qué quiero invertir mi tiempo?
  7. Mantener una conducta proactiva respetando el propio ritmo. Poco a poco, sin prisas, traducir en conducta los cambios que hemos planeado hacer.

En definitiva, pese a las dificultades, es posible volver a la vida normal después de un cáncer, no igual que antes sino mejor.

Fuente: Quironsalud Torrevieja
Etiquetas: oncología, cancer de mama, psiconcología