Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Los niños, los más vulnerables al cambio horario

El próximo domingo día 26 de marzo se producirá el cambio horario, a las 2:00 serán las 3:00, y por lo tanto tendremos una hora menos. Los niños son especialmente vulnerables a este cambio, ya que tienen una capacidad de adaptación menor. Aunque los efectos son transitorios, el cambio horario trae consigo una alteración en la intensidad y la duración de la luz diurna, lo que puede provocar de forma temporal irritabilidad, inquietud, fatiga y dificultad para concentrarse, según Ramiro BlancoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, pediatra del Hospital Quirónsalud A Coruña.Este enlace se abrirá en una ventana nueva


Ramiro BlancoEste enlace se abrirá en una ventana nueva señala que "el cambio de horario rompe el ritmo del niño y aunque esto es transitorio, hay que evitar que se transforme en insomnio. Para ello puede ser de utilidad modificar e ir adaptando el cambio horario poco a poco, antes de que empiece su rutina escolar". Hay que tener en cuenta que la secreción de la hormona del crecimiento en los niños se produce durante determinadas fases del sueño nocturno.


Los especialistas coinciden en que las horas de sueño varían de un niño a otro, pero por regla general, entre los 2-3 años se ajustan a las 10-11 horas, más una siesta al mediodía, hábito que suele desaparecer sobre los 5-6 años. Desde esta edad, hasta la adolescencia suele oscilar entre las 9-10 horas, aunque en esta fase es habitual que haya una tendencia al retraso de fase; es decir, se tiene sueño más tarde y se levantan más tarde.


Según recientes estudios, uno de cada tres niños sufre de insomnio infantil, por lo que es importante mantener los hábitos y rutinas saludables. Según Blanco, "el sueño es esencial para el desarrollo del niño, está demostrado que los niños que duermen bien tienen un mejor rendimiento escolar y menores problemas de comportamiento e irritabilidad."

Consejos:

  • Evitar bebidas con cafeína.
  • Favorecer un ambiente de relajación en las horas previas a dormir, la lectura de un libro puede ser un buen aliado.
  • Transmitir determinación respecto a los horarios del sueño.
  • Es muy importante que los niños sepan dormirse solos y en su cama desde bien temprano ya que solo de esta forma el niño aprenderá a sentirse seguro y relajado.
  • No irse a la cama con la sensación de hambre o habiendo comido en exceso.