Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Pautas en insuficiencia renal

Los riñones son los encargados de eliminar las sustancias de desecho de la sangre y de regular los líquidos en nuestro organismo. En enfermedades renales graves, los riñones dejan de hacer estas funciones con normalidad, por lo que debemos controlar la ingestión de líquidos y de algunos alimentos.

La alimentación es vital para una correcta evolución de la enfermedad y para prevenir la aparición de otras enfermedades asociadas como la diabetes, la hipertensión o la obesidad.

Insuficiencia renalInsuficiencia renal

A continuación, dejamos una serie de recomendaciones nutricionales para personas que padecen insuficiencia renal, aunque hay que adaptarlas a cada paciente. Estas modificaciones dietéticas pueden resultar difíciles de llevar a cabo, pero son muy importantes en la evolución de su enfermedad.

  • La dieta tiene que ser variada, de esta manera, se obtendrán todos los nutrientes necesarios y se evitará la monotonía y aburrimiento a la hora de comer.
  • Se deben de realizar 4 ó 5 comidas al día, así se evitará picotear entre horas.
  • Debe pesar los alimentos, especialmente al principio hasta que se acostumbre a su medida visual o casera (cucharadas, rebanadas…)
  • Debe de limitar el aporte de proteínas, aunque puede comer carne y pescado en cantidades normales, siempre y cuando su médico se lo aconseje.
  • - Se debe de controlar la cantidad de proteínas porque someten al riñón a un excesivo trabajo, pero son necesarias para estar bien nutridos. Por ello, debemos de adaptar el consumo de alimentos que contengan proteínas de alta calidad: carnes magras, huevos y pescados.
    - Se puede consumir cualquier tipo de verdura y hortaliza, evitando las alcachofas, habas, guisantes y brotes de soja por su elevado contenido proteico.

  • Sin embargo, debe seguir limitando un consumo excesivo de potasio o fósforo según las indicaciones de su médico.

- Controlar el consumo de legumbres, verduras y frutas.

- Aplicar siempre remojo y doble cocción.

- Hay que evitar el consumo de alimentos integrales, frutos secos y refrescos de cola.

- El pan, cereales y pasta pueden consumirse moderadamente, evitando los productos integrales, que tienen alto contenido en fósforo.

- Puede consumir cualquier tipo de fruta, salvo las ciruelas, dátiles, higos (sobre todo secos), aguacates, coco, y plátano que se consumirán muy ocasionalmente.

  • Se debe de controlar el consumo de sal, ya que el sodio favorece la retención de líquidos que el riñón no puede eliminar. Para ello, debemos de cocinar con muy poca o sin sal. Se puede condimentar los platos con especias, hierbas aromáticas.
  • Debe limitar al máximo el consumo de líquidos, tanto bebidos como para cocinar según la cantidad pautada por su nefrólogo.

- Utilice trucos que disminuyan la cantidad de agua propia de los alimentos: tostar el pan, saltear en una sartén las verduras hervidas.

  • A la hora de cocinar, se recomienda aplicar las técnicas de remojo y doble cocción al cocinar. Estas técnicas se deben de aplicar a las hortalizas, verduras, patatas, setas y legumbres. El potasio pasará al agua, con lo que se consigue reducir su contenido a casi la mitad.

Insuficiencia renalInsuficiencia renal

- REMOJO:

Pele y corte en trozos pequeños y finos los alimentos que lo permitan, déjelos en remojo durante 12-24 horas en abundante agua y cambie el agua totas las veces que sea posible.

- DOBLE COCCIÓN:

Tire el agua del remojo y ponga a cocer el alimento en abundante agua. Cuando rompa a hervir, tire esa agua y pase el alimento a otra olla con agua hirviendo para que termine de cocerse mediante una ebullición prolongada.

Deseche el caldo de la cocción y no lo consuma nunca. El caldo de estas verduras se desechará, no se aprovechará en ningún caso para hacer salsas o sopas.

  • Utilice verdura congelada.

Tiene menos potasio que la fresca. Para congelarla en casa, córtela y escáldela en agua hirviendo unos minutos antes de introducirla en el congelador. Aún así, cocínelas con ebullición prolongada y cambie el agua a mitad de cocción.

  • Desale los vegetales en lata. Escúrralos y póngalos en remojo durante 2 ó 3 horas.
  • Cocine las frutas o consúmalas en conserva. Es aconsejable tomarlas hervidas, en almíbar (sin su jugo), en confituras, mermeladas o compotas. Tenga en cuenta que si se asan en el horno o microondas no pierden el potasio.
  • Debemos de asegurar el consumo de calcio y vitamina d, puesto que son imprescindibles para proteger los huesos.
  • Los alimentos se cocinarán preferiblemente a la plancha, hervidos, al horno, papillote, asados, al vapor, evitando fritos y rebozados.
  • Realice ejercicio físico moderado. Practicar ejercicio con frecuencia ayuda a aumentar la calidad de vida, mejora la circulación, el estado físico general y la autoestima.

Es recomendable desde caminar (que se puede realizar en cualquier momento), hasta otro tipo de deporte como natación, montar en bicicleta, gimnasia suave…