Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Las personas sin sobrepeso tienen un 30% menos de probabilidades de padecer cáncer

El ejercicio físico ha demostrado ser una herramienta eficaz para mejorar la calidad de vida. Según expertos oncólogos de los hospitales Quirónsalud de Torrevieja y de Valencia, las personas con un índice de masa corporal normal tienen aproximadamente un 30% menos de incidencia en los cánceres más comunes relacionados con el sobrepeso como los de colon, mama, próstata, pulmón y útero.

Según el doctor Antonio Brugarolas, director de la Plataforma de Oncología del Hospital Quirónsalud Torrevieja, "el sobrepeso tiene un efecto negativo en la salud, especialmente por problemas cardiológicos y metabólicos. La obesidad está relacionada con depresión, diabetes, hipertensión, colesterol, cáncer y envejecimiento. Todos los indicadores de salud demuestran que es aconsejable controlar el peso corporal para evitar la muerte prematura causada por el sobrepeso".

La recomendación médica de practicar ejercicio corporal es muy amplia y cualquier tipo es válido: tareas domésticas, caminar, subir escaleras en los desplazamientos u otro. Las actividades incluyen un componente aeróbico (para potenciar la circulación y la actividad cardiaca), uno de fuerza muscular y un último de estiramientos (para potenciar el funcionamiento osteoarticular).

El tiempo recomendable de ejercicio semanal para una persona sana es de 30 minutos, cinco días con ejercicio moderado, o bien 20 minutos de ejercicio intenso tres días. Entre los moderados se encuentran: pasear a paso rápido, ciclismo con poco esfuerzo, danza, golf, tenis o ping-pong, patinar o esquiar, nadar, montañismo, etc.

El doctor Antonio Llombart, especialista de la Unidad de Oncología del Hospital Quirónsalud Valencia, destaca que "hacer ejercicio tres o más horas a la semana reduce el riesgo de cáncer de mama en las mujeres entre un 20 y un 30%". "Según explica el experto, "el ejercicio es un poderoso antiinflamatorio y hace maravillas en el sistema inmunológico. Los científicos estamos empezando a entender que el cáncer tiene un componente de inflamación y, desde luego, precisa de debilitar o engañar al sistema inmune para poder desarrollarse". Efectuar ejercicio acelera el sistema de transporte de glucosa a los músculos y, como consecuencia, los niveles de esta e insulina son más bajos en gente físicamente activa. Complejos mecanismos moleculares han relacionado la elevación de insulina en sangre con un mayor riesgo de cáncer de mama.

Así, la pregunta correcta es cuánto ejercicio debes hacer; y no parece haber una respuesta clara a esa medida. Los datos apuntan a que cuanto más se practique, mayor será la protección. Una hora al día, cuatro o cinco veces a la semana, parece un objetivo razonable. Sin embargo, se tiene que seguir con el ejercicio durante toda su vida.

El ejercicio como parte imprescindible en el tratamiento del cáncer

Se han hecho varios estudios que demuestran que el deporte mejora los resultados del tratamiento del cáncer. Según el doctor Brugarolas, "los pacientes con cáncer de mama, de colon o de pulmón que hacen ejercicio tienen un porcentaje mayor de curaciones, después de la terapia, o, en caso de tener cáncer avanzado y metastásico, presentan una mayor supervivencia".

También se ha comprobado que hacer ejercicio durante o después del tratamiento favorece la recuperación, potencia la sensación de bienestar y ayuda a mejorar la fatiga y otros efectos secundarios que produce la quimioterapia intravenosa u oral.

Para las personas con poca disposición se recomienda hacer una tabla de 15 minutos diarios que incluyan flexiones de las piernas, abdominales y subir y bajar escaleras, además de andar otros 15 minutos.