Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

El placer mental excesivo puede convertirse en un gran malestar

Algunos viajeros pueden sufrir el llamado Síndrome de Stendhal al contemplar obras de arte de gran belleza

La contemplación de obras de arte de gran belleza y, en consecuencia, el placer mental que provoca esta actividad puede provocar a algunas personas síntomas como vértigo, mareos, palpitaciones e incluso alucinaciones. Es lo que se conoce como Síndrome de Stendhal o estrés del viajero.

lola_moralesImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoSegún la neuróloga del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, la doctora María Dolores Morales Martínez "estos síntomas pueden aparecer ante la exposición de obras de gran belleza en un periodo corto de tiempo y es una reacción psicosomática que se produce cuando esta belleza sobrepasa la capacidad de percepción que tenemos".

"Es indiscutible que muchas expresiones artísticas despiertan emociones: llorar al escuchar una canción o que se te pongan los vellos de punta al ver un paso en Semana Santa, pero un placer mental excesivo puede convertirse en un gran malestar", afirma la neuróloga.

Del mismo modo, la doctora Morales señala que "no es un trastorno mental específico y definido y, además, las circunstancias del turista, como el cansancio, el hambre o la falta de hidratación, pueden agravar estas sensaciones". Por ello, en el caso de ser una persona sensible, recomienda "dosificar las visitas, respetar el horario de comidas, dormir y descansar bien".

Aunque no hay un tratamiento concreto, en el caso de padecer estos síntomas lo mejor es "sentarse, beber agua y hacer técnicas de relajación como respirar hondo o contar hasta diez"; y continúa: "En el caso de que los síntomas no mejoren o vayan a peor, es recomendable acudir al médico para que le prescriba algún ansiolítico ".

Finalmente, asegura que "este síndrome es cada vez menos frecuente, ya que ahora tenemos muchos medios que nos permiten ver y conocer una obra o un lugar mucho antes de acudir a verlo in situ".