Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

El Programa del Paciente Frágil del Hospital Rey Juan Carlos cumple objetivos y mejora el estado del paciente al alta

La iniciativa ha sido premiada como Práctica de Humanización por la Consejería de Sanidad


Dr. Javier Martínez PeromingoDr. Javier Martínez Peromingo

  • Sólo el 2,2 por ciento de los pacientes incluidos el programa había perdido la deambulación durante su estancia hospitalaria, frente al 21,7 por ciento de otras unidades
  • El 2,6 por ciento de los pacientes de la Unidad de Fragilidad habían perdido la continencia urinaria al recibir el alta, frente al 8 por ciento ingresado en hospitalización convencional

El Programa de Paciente Frágil del Hospital Universitario Rey Juan CarlosEste enlace se abrirá en una ventana nueva, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, está cumpliendo sus objetivos, puesto que ha conseguido mejorar el estado del paciente en el momento en que reciben el alta.

Este programa está dirigido a evitar el deterioro funcional en los pacientes mayores durante su estancia hospitalaria para que al alta, al margen de la solución de la patología por la que ingresan, su situación funcional sea lo más parecida posible a la que tenían en el domicilio de forma previa a su hospitalización.

Según explica su coordinador, el Dr. Javier Martínez Peromingo, la iniciativa pretende revertir una evidencia científica, según la cual alrededor de un tercio de los pacientes mayores empieza a manifestar deterioro de su movilidad o delirium tan solo 48 horas después del ingreso hospitalario. En gran parte esta situación se debe a que pasan casi la totalidad de su tiempo en la cama o sillón de la habitación, de forma que, aunque menos del 5 por ciento tiene prescritas medidas de reposo, solo uno de cada cuatro camina durante la hospitalización.

Los datos obtenidos durante la primera mitad del año indican que la implementación de esta iniciativa ha conseguido que solo el 2,2 por ciento de los pacientes incluidos el programa -con una edad media de 87 años- haya perdido la deambulación durante su estancia hospitalaria, frente al 21,7 por ciento de pacientes con las mismas características ingresados en otras unidades hospitalarias.

Asimismo, únicamente el 2,6 por ciento de los pacientes de la Unidad de Fragilidad del centro habían perdido la continencia urinaria al recibir el alta hospitalaria, frente al 8 por ciento ingresado en hospitalización convencional que sufría la misma situación al regresar a su domicilio. Además, los pacientes que ingresaron en la Unidad de Fragilidad presentaron una estancia media más de un día inferior, y una mortalidad menor.

Estos datos del Programa del Paciente Frágil, implementado en pacientes ingresados en Medicina Interna o Geriatría, avalan su eficacia, ya que demuestran que la movilización precoz de éstos, la labor de auxiliares y enfermeras y la forma distinta de trabajar, es la que consigue los efectos beneficiosos en los pacientes.

Práctica de Humanización premiada

Durante la Jornada sobre balance y experiencias del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, en la que se analizó el trabajo realizado en este sentido por todos los hospitales públicos de la región y se premiaron las mejores iniciativas puestas en marcha con este objetivo, se destacó el citado programa del hospital mostoleño, reconociéndolo por esta Práctica de Humanización.

La estrategia contemplada en el Programa del Paciente Frágil para combatir este problema se basa en tres pilares: la identificación precoz de los pacientes que más riesgo tienen de presentar deterioro, la aplicación de acciones para evitar el deterioro funcional en el paciente (adaptación de los horarios de administración de la medicación, toma de muestras constantes y otros cuidados para favorecer el descanso nocturno, promoción de la micción programada y de la higiene diaria del paciente en el baño e incentivación de la movilidad con la colocación de una pulsera de monitorización y la promoción de la deambulación, entre otros); y la implementación de un plan de prevención del delirium (presencia de objetos personales, reloj y calendario en la habitación…) para disminuir el riesgo de cuadro confusional.

Sobre el Hospital Universitario Rey Juan Carlos

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos da cobertura sanitaria a cerca de 178.00 habitantes de 18 municipios (Móstoles, Navalcarnero, Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias, Villa del Prado, Navas del Rey, Villaviciosa de Odón, Cenicientos, Rozas de Puerto Real, Pelayos de la Presa, Aldea del Fresno, Sevilla la Nueva, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales, Chapinería, Colmenar de Arroyo y El Álamo).

El Hospital cuenta con 292 habitaciones individuales, 18 dobles, 134 consultas, 36 puestos de hospital de día médico y 14 puestos de diálisis. En el área quirúrgica dispone de 12 quirófanos, 6 salas de dilatación-paritorio, 32 gabinetes de exploración, 78 puestos de urgencias, 21 salas de radiología, 10 puestos neonatología y 18 puestos de UCI.

El programa incentiva la movilidad de los pacientes con numerosas alternativas
La labor de auxiliares y enfermeras es clave en el éxito de esta iniciativa
Una pulsera de monitorización transfiere a la historia clínica los pasos que anda el paciente, la frecuencia cardiaca y las horas de sueño diariamente