Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

El simple chapoteo en la piscina puede provocar una crisis de broncoespasmo en menores con asma

La doctora Ortega Casanueva, alergóloga infantil del Hospital Quirónsalud San José, ofrece algunos consejos para niños asmáticos o con hiperreactividad bronquial

Hemos comenzado el verano con una ola de calor y la única forma de aguantar en espacios exteriores es hacerlo a remojo. Ahora –y en los próximos meses- es un hecho que niños y mayores pasen más tiempo dentro que fuera del agua de las piscinas.

Además de todas las recomendaciones que hay que seguir sobre la seguridad y la integridad de los más pequeños a la hora del baño, desde la Unidad de Alergia y Neumología Infantil del Departamento de Pediatría y Neonatología del Hospital Quironsalud San José, la doctora Cristina Ortega Casanueva ofrece algunos consejos para todos aquellos niños que sean asmáticos o tengan hiperreactividad bronquial.

Algo tan inofensivo y frecuente como es el chapotear puede desencadenar una crisis de broncoespasmo (tos, pitidos en el pecho o fatiga respiratoria). Si los niños, especialmente los más pequeños, tragan o inhalan el agua de la piscina, al entrar en contacto su vía aérea con los productos irritantes que contiene se origina una crisis.

"Las piscinas con exceso de cloro o cloramina pueden irritar la mucosa nasal y producir una rinitis (moqueo constante), ya que en elevadas concentraciones, estos productos desinfectantes resultan irritantes", comenta la responsable de la Unidad de Alergia y Neumología Infantil del centro madrileño.

Además, incide la doctora, "aunque los niveles de cloro sean los adecuados, pasar demasiado tiempo en el agua puede producir los mismos efectos; por lo tanto, se debe controlar cuánto tiempo pasa el niño dentro del agua".

CO2

No hay que olvidar, no obstante, que los niños asmáticos pueden realizar cualquier deporte, incluida la natación. Al recordar estas pequeñas medidas se pretende evitar una crisis de asma, comenta la doctora Ortega Casanueva, quien insiste en la importancia de que los padres "lleven siempre la medicación de sus hijos, es decir, el broncodilatador (con la cámara espaciadora en caso de los niños pequeños)".


Etiquetas: Doctora Cristina Ortega Casanueva, Unidad de Alergia y Neumología Infantil, Departamento de Pediatría y Neonatología, Hospital Quirónsalud San José, Asma y piscinas, Crisis de asma, Cloro y asma