Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Vitrificar los óvulos con treinta años es una idea fantástica

La doctora Miren Mandiola dirige las Unidades de Reproducción Asistida de Quirónsalud de Gipuzkoa y Navarra. En Donostia, esa Unidad lleva más de treinta años funcionando, un tiempo en el que han logrado más de 5.500 embarazos. Como en cualquier otra área de la salud, las necesidades cambian y la tecnología avanza. Ahora, por ejemplo, los embarazos múltiples tienden a remitir y la necesidad de donación de óvulos aumenta porque la mujer que acude a ellos suele tener cada vez mayor edad.

En esta entrevista, la doctora Mandiola repasa la actualidad de su especialidad y analiza también el impacto que el COVID-19 ha tenido en la reproducción asistida. Además, deja una interesante reflexión: «Es una muy buena idea vitrificar los óvulos alrededor de los treinta años porque cuando años después queramos quedarnos embarazadas, esos óvulos tendrán la calidad de cuando los vitrificamos. Es fantástico».

¿Cómo suele ser la primera toma de contacto con una mujer o una pareja que acuden a su unidad?

Cuando una paciente acude a nuestra Unidad de Reproducción suele hacerlo con muchas ganas de contarnos todo su historial de esterilidad, que suele ser más o menos extenso. Nosotros le escuchamos, revisamos todo el historial que tienen y le planteamos si necesita completar su dossier médico porque, una vez lo esté, podemos llegar a una conclusión y les podemos indicar el tratamiento más adecuado para ellos.


-«Ninguna paciente ni pareja son iguales que otras; nuestra respuesta siempre es personalizada»

¿Cuáles suelen ser sus mayores preocupaciones?

Cuando ya conocen ese tratamiento, es cuando llegan más preguntas: ¿Qué posibilidades de embarazo tengo? ¿Me embarazaré a la primera? En cada caso, tenemos que personalizar la respuesta, porque ninguna paciente ni ninguna pareja son iguales que otras. Todo depende de lo que hayamos visto en su historial; sólo a partir de ahí podremos dar una respuesta a sus posibilidades de embarazo, las contraindicaciones que pueda tener, si puede haber algún efecto secundario…

En ese sentido, ver el bagaje de esta Unidad seguro servirá para darles confianza…

En nuestra Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Donostia llevamos casi 30 años trabajando, un tiempo en el que hemos logrado más de 5.500 embarazos. Son cifras importantes que nos dan un bagaje a la hora de resolver los problemas.

Covid y fertilidad


¿Cuál ha sido el impacto del coronavirus en los tratamientos?

Por el COVID-19, el año ha sido bastante convulso. El comienzo de 2020 fue terrible, porque tuvimos que suspender los tratamientos y tanto los pacientes como nosotros teníamos mucho miedo. La incertidumbre era para todos. Con el tiempo, tomando las medidas necesarias, ya hemos cogido una rutina segura y estamos interiorizando y normalizando algo que en realidad no es normal.

¿Le preguntan mucho por la vacunación y su influencia en los tratamientos de fertilidad?

Sí. Ahora la máxima preocupación está relacionada con la vacuna. En principio, nosotros les indicamos que se vacunen si pueden y, en estos momentos, dos semanas después de la segunda dosis, puedes someterte a cualquier tratamiento de fertilidad.


-«La idea es que los embarazos múltiples vayan disminuyendo y, casi, desapareciendo»

¿Qué tipos de tratamientos son los más frecuentes?

Tenemos todo el abanico de tratamientos que existen en estos momentos, aunque cada vez recurrimos más a tratamientos sofisticados y programas de donación, porque el perfil de nuestras pacientes está cambiando. Cada vez nuestras pacientes son de mayor edad y no nos queda otro remedio que recurrir a gametos ajenos donados. Aunque resulte sorprendente, son los tratamientos que mejores resultados dan. Muchas veces damos grandes satisfacciones.

Por lo tanto, su programa de donación de óvulos será muy potente…

Lo es, porque el perfil de nuestras pacientes ha cambiado y muchas tienen alrededor de 45 años y quieren ser madres. Por ello, hemos tenido que apostar por este programa. El perfil de la donante de óvulos tiene que ser, por ley, menor de 35 años, porque cuanto más joven sea, de mayor calidad serán esos óvulos que han nacido con ella. Nosotros buscamos a donantes menores de treinta años y realizamos todos los estudios genéticos, familiares y de enfermedades infecciosas que hay que hacer. Cuanto más joven sea la donante, la capacidad de los óvulos de formar embriones cromosómicamente correctos y generar tasas de embarazo más altas son mayores.


Vitrificar tus propios óvulos


Hablemos de la vitrificación: ¿En qué consiste?

Las herramientas de reproducción asistida están cambiando y el programa de vitrificación de óvulos propios que utilizamos a diario tiene una aplicación muy importante para conservar la fertilidad en una mujer que sabe que algún día querrá ser madre. Como hoy se retrasa tanto la maternidad, una muy buena idea es, cuando tenemos alrededor de treinta años, vitrificar nuestros propios óvulos. Así los conservaremos y cuando, por ejemplo, diez años después queramos quedarnos embarazadas, esos óvulos tendrán la calidad y posibilidades de embarazo del momento en el que los vitrificamos, lo cual es fantástico. Es un programa muy interesante, aunque es cierto que a la gente joven le cueste pensar en ello.

En el apartado de los temores, ¿qué lugar ocupa el de los embarazos múltiples?

La tendencia y la idea es que vayan disminuyendo y, casi, desapareciendo. ¿La razón? Debemos pensar que somos imitadores de la naturaleza y si en ella en el 90 y pico por ciento de los casos los embarazos se dan de uno en uno, es porque así debe ser. Un embarazo ya es una sobrecarga para el organismo y con un bebé por embarazo es suficiente. El único caso que no podremos evitar es cuando un embrión se divida en dos, con gemelos idénticos.

¿Y si, en el caso contrario, es la pareja la que quiere un embarazo de gemelos?

Ahí, nuestra misión como médicos es transmitirle que esa idea no es la adecuada. Si sucede estará bien y la medicina y obstetricia controlan los embarazos de riesgo de una manera maravillosa, pero siempre es mayor el riesgo de complicaciones. Si nosotros trasladamos ese mensaje a la paciente, lo entenderá y querrá tener uno ahora y el otro más adelante.


-«La selección del sexo sólo se permite para enfermedades relacionadas con el cromosoma X»

Elección de sexo del bebé


¿Es posible la elección de sexo del bebé?

La selección de sexo por motivos sociales, es decir, porque tengas varios niños y quieras una niña o al revés, está prohibida en España por la Ley de Reproducción Asistida. La selección del sexo sólo se permite para enfermedades familiares relacionadas con el cromosoma X, que estén asociados al sexo del bebé. Realmente los casos que nos vienen no son muchos y no producirían un desequilibrio en la población entre hombres y mujeres, pero la selección está prohibida por la ley.

En el caso de enfermedades hereditarias ¿Cómo se logra esa solución si es el cromosoma X el culpable?

La ventaja que tenemos las mujeres es que tenemos dos cromosomas X, por lo que si sólo tenemos uno defectuoso, el otro podría llegar a compensarlo, por decirlo de una manera sencilla. En el caso de los varones, sólo tienen uno y si tiene la mala suerte de heredarlo defectuoso, no puede compensarlo y es entonces cuando desarrolla la enfermedad. Hoy en día ya no se eligen embriones de mujer, sino que se busca directamente la mutación. En una familia que tenga esa enfermedad, se busca qué embriones, sean masculinos o femeninos, no tienen esa enfermedad.