Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El 13 de junio es el día mundial de la prevención del cáncer de piel. ¿Hasta que punto se puede prevenir?

dermatólogo con lupadermatólogo con lupa

El día 13 de junio es el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Piel y, aunque es un tema sobre el que cada vez estamos más concienciados, nunca está de más recordar las recomendaciones básicas y tomar nota de algunos consejos menos extendidos que nos ofrecen nuestros especialistas.

La Doctora Maribel Martínez, dermatóloga del Hospital Quirónsalud Vitoria, nos aclara a continuación todas las dudas sobre el tema.

En este caso, como casi siempre, se puede decir aquello de "más vale prevenir que curar". ¿Cuáles serían las recomendaciones básicas para evitar exponernos al cáncer de piel?

Todos sabemos a estas alturas que lo más importante para prevenir los efectos de la radiación ultravioleta es utilizar una crema de protección solar 50 plus cada dos horas, gafas de sol o ropa que nos proteja y evitar la exposición directa al sol durante las horas centrales del día, sobre todo en primavera y verano.

Sin embargo, frecuentemente olvidamos que en los días nublados la radiación ultravioleta también atraviesa las nubes hasta en un 90% y que sigue siendo igual de importante protegerse aunque no haga sol.

Por otra parte, otra situación de "riesgo" se produce cuando vamos a practicar deportes de nieve puesto que la nieve refleja e intensifica la radiación solar y, además, la radiación aumenta con la latitud y con la altura.

Aun sabiendo todo esto, el cáncer de piel es uno de los más frecuentes. ¿A qué se debe?

Sí. Según la Organización Mundial de la Salud, se trata del cáncer más frecuente del mundo. De hecho, en las últimas décadas, su incidencia está aumentando de manera exponencial, más rápidamente que cualquier otra neoplasia maligna.

Esto se debe a dos razones principales. Por una parte, hace años no éramos conscientes de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta, no había campañas de prevención, etc. Por lo que se podría decir que ahora estamos "recogiendo los frutos" de los malos hábitos del pasado.

Por otra parte, como actualmente la gente está mucho más concienciada e informada, se hacen muchas más consultas, lo que, por suerte, favorece que haya más diagnósticos precoces.

¿Es necesario haberse quemado muchos veranos para padecer este tipo de cáncer?

Es evidente que cuanto más te quemas, más probabilidades tienes de sufrir cáncer. Sin embargo, es cierto que hay personas que nunca se han quemado o que se han quemado muy poquitas veces y lo desarrollan y otras que se han quemado muchas veces que nunca les aparece.

¿Por qué aparecen los lunares?

Hay algunos que aparecen por la exposición solar pero, en realidad, el número de lunares está principalmente determinado por los genes. De hecho, esa es la razón por la que pueden aparecer lunares en lugares donde nunca nos ha dado el sol.

¿Hay pacientes considerados "de riesgo"?

Sí. Las personas de fototipo claro tienen más riesgo de padecer este tipo de cáncer. Son aquellas personas con piel muy blanca, ojos claros, rubios o pelirrojos y personas con muchos lunares. Por otra parte, también hay más probabilidades de contraer esta enfermedad si la ha sufrido algún familiar de primer grado o en personas inmunosuprimidas con las defensas bajas, bien por enfermedad o por medicación.

¿Cómo es de grave el cáncer de piel?

Se trata de un tumor que puede producir mortalidad. Esta mortalidad aumenta sobre todo en la medida en que va aumentando el espesor en profundidad del tumor.

La buena noticia es que si se diagnostica pronto, se cura en un alto porcentaje, en torno al 90-92%, mediante la extirpación quirúrgica completa. Esto ocurre cuando el tumor tiene un espesor de menos de dos milímetros.

Sin embargo, cuando el espesor es de más de 4 milímetros, la tasa de supervivencia se reduce hasta el 50%. De ahí la vital importancia de un diagnóstico precoz, que es lo que nos puede salvar la vida.

¿Y cuáles son las recomendaciones para poder llevar a cabo este diagnóstico precoz?

Nosotros recomendamos revisiones anuales con el dermatólogo una vez al año en aquellas personas que hemos determinado como personas de riesgo.

Para el resto de personas, existen dos reglas básicas que pueden aplicar en casa:

A la primera regla la llamamos "La regla del patito feo" y viene a decir que hay que identificar al lunar que sea diferente al resto. Es decir, si vemos algún lunar que llama la atención entre todos los demás por ser de diferente color, textura o tamaño, sería conveniente que lo controlara un especialista.

La segunda regla es "La regla del ABCDE" que consiste en controlar los siguientes aspectos de nuestros lunares:

A de asimetría.

B de bordes irregulares.

C de color. Conviene controlar los que sean muy oscuros o de varios colores.

D de diámetro. El diámetro no debería ser mayor a 6 milímetros.

E de evolución. Sería necesario controlarlo si vemos que cambia o va creciendo de manera brusca.

¿Cuál es el tratamiento para este tipo de cáncer?

El tratamiento es principalmente quirúrgico. Se extirpa el tumor con márgenes de seguridad. En función de la fase en la que se encuentra el diagnóstico, de lo avanzado o no que está, puede requerir tratamientos asociados como radioterapia, quimioterapia, interferon o inmunoterapia.

¿Tiene algo de bueno tomar el sol?

Claro que sí. Una exposición solar controlada y limitada es necesaria para el organismo. El sol es la principal fuente de vitamina D, mejora la salud ósea y tiene efectos beneficiosos en enfermedades caridiovasculares, en procesos autoinmunes y en infecciones.

Lo que no se debe hacer es tomar el sol como si fuera la fuente única de vitamina D puesto que se tiene la certeza de que la radiación ultravioleta es el principal factor implicado en el cáncer cutáneo.

Lo saludable es combinar una exposición solar limitada junto con una adecuada alimentación y la administración de suplementos alimenticios si fueran necesarios.