En 1985 volvió definitivamente a España, al Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" del que era Director Honorario. En 1987 ingresó en la Real Academia de Medicina de España, y fue nombrado presidente de la fundación Jiménez Díaz. Murió el 1 de noviembre de 1993.
Fuente: Universia