imagen_alergias_oculares_quironImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa alergia es una reacción exagerada de nuestro organismo ante un agente externo (alérgeno). Cuando este entra en nuestro organismo se une a la inmunoglobulina E, presente en la sangre, se activan unas células llamadas mastocitos capaces de liberar mediadores inflamatorios como la histamina responsable de los síntomas de la alergia.


En primavera se produce un aumento de la incidencia de alergia ocular debido al aumento de polen en el aire. Al entrar en contacto con la superficie del ojo, son reconocidas como una sustancia extraña y desencadenan la reacción inflamatoria.


En España, los responsables del mayor número de alergias por polinización son los árboles como el roble, el ciprés, el olmo, el plátano o el olivo y, en verano, hierbas como las gramíneas y otros arbustos. Los síntomas suelen iniciarse en la infancia o juventud, es frecuente la existencia de antecedentes familiares de alergia en más del 70% de los casos, y asociarse con alergias en otras partes del cuerpo.


El doctor Emanuel Barberá, oftalmólogo del Centro Oftalmológico Quirón A Coruña, nos indica que, "el síntoma principal de la alergia ocular es el picor que aparece en el 90% de los pacientes y en la mayoría de los casos se acompaña de ojo rojo, escozor y lagrimeo. Los pacientes a menudo también refieren sensación de cuerpo extraño, fotofobia, edema palpebral y secreción mucosa."


La mejor manera de prevenir la alergia ocular es evitar el contacto con el alérgeno que la desencadena del entorno, por tanto, es muy importante identificar de cuál se trata, y acudir a un alergólogo para que realice las pruebas correspondientes.


En caso de presentar síntomas, los pacientes polínicos deben tomar algunas prevenciones y evitar el contacto con el polen.


Es importante que conozcan el polen al que son alérgicos y su época de polinización, y que hay menor concentración en el interior de los edificios y cerca del mar y, por último, sepan que los peores días son aquellos de viento, secos y soleados. El doctor Barberá aconseja en estos días mantener las ventanas del dormitorio cerradas, viajar con las ventanillas del coche subidas, evitar salidas al campo en plena propagación y utilizar gafas de sol.


CONSEJOS


Para evitar el contacto con el polen, en primavera y verano, se pueden establecer una serie de consejos:


1. Lavarse frecuentemente los ojos con suero fisiológico o utilización de lágrimas artificiales con el fin de eliminar el alérgeno de la superficie ocular, y aplicar compresas frías para aliviar los síntomas.

2. Durante las crisis, no usar lentes de contacto, mejor las gafas.

3. No frotarse los ojos, ya que puede empeorar el picor.

4. Mantener las ventanas cerradas por la noche y/o utilizar aire acondicionado con filtros.

5. Disminuir las actividades al aire libre desde las 5 a 10 de la mañana y de 7a 10 de la noche, períodos de tiempo en que la cantidad de polen es mayor en la atmósfera.

6. Mantener cerradas las ventanillas cuando se viaja en el coche. Instalar filtros en el sistema de aire acondicionado del coche y cambiarlos con frecuencia.

7. En los días en que la concentración de pólenes es mayor, permanecer el mayor tiempo posible en casa. Evitar salir en los días de viento cuando la polinización es alta.

8. No secar la ropa en el exterior en esos días.

9. Ponerse gafas de sol al salir a la calle.

10. Evitar tumbarse en el césped.


Si a pesar de todo, los síntomas persisten es aconsejable acudir al oftalmólogo el cual le dará el tratamiento más adecuado para su caso.