Cada mañana, los cuatro protagonistas de este reportaje se levantan con una misión entre ceja y ceja: dar disgustos al prójimo.
Fuente: La Razón