No se ha podido demostrar si la obstrucción de las vías respiratorias altas en el niño condiciona el desarrollo alterado de la cara y los dientes.
Fuente: Gaceta Médica