"Esto es debido a que se ponen en marcha procesos oxidativos e inflamatorios en la pared vascular que alteran sus funciones fisiológicas y aumentan su fragilidad frente a las agresiones externas", explican los autores de la investigación, realizada en el Departamento de Farmacología y Terapéutica de la UAM y en el Hospital Universitario de Getafe, por dos grupos de investigación dirigidos respectivamente por Carlos F. Sánchez Ferrer y Leocadio Rodríguez Mañas.
Fuente: SINC