niño crema solar espalda copiarImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl banco de protección solar de Canarias, ubicado en Hospital Quirón Costa Adeje, ha repartido en el último año un total de 2.000 cremas fotoprotectoras a jubilados y personas sin recursos que acuden a consulta, con el doble objetivo de concienciar a la población del sur de Tenerife de los peligros de la exposición constante al sol y evitar que la falta de recursos económicos les impida protegerse de las radiaciones solares.

En febrero de 2013 Hospital Quirón Costa Adeje se convirtió en la sede del Banco de Fotoprotección de Canarias y su principal reto es contribuir a concienciar a la población sobre la necesidad que hay en las islas de protegerse del sol los 365 días del año, ya que es fundamental para prevenir la aparición de lesiones malignas en la piel. Es por ello que, aunque permanece activo todo el año, en invierno este proyecto adquiere especial intensidad, sobre todo porque es cuando este tipo de hábitos saludables se relajan.

'El clima de las islas convierte a toda la población residente en un grupo con alto riesgo de padecer cáncer cutáneo melanoma y no melanoma, y en un colectivo especialmente predispuesto al fotoenvejecimiento y a otras reacciones provocadas por los rayos ultravioleta. Por ello, en el archipiélago resulta primordial protegerse del sol durante todo el año', subraya la dermatóloga de Quirón Costa Adeje e impulsora de esta iniciativa, la doctora Marina RodríguezEste enlace se abrirá en una ventana nueva, que agradece la colaboración de la farmacéutica Leti.

'Todos los residentes de las islas deben tener derecho a acceder a una adecuada fotoprotección solar con independencia de los recursos económicos de los que dispongan', opina la dermatóloga, para luego aclarar que cada vez es mayor el grado de conocimiento de la población sobre la importancia de limitar el tiempo en que nos exponemos. No obstante, resulta crucial seguir desarrollando campañas de concienciación que promuevan hábitos correctos de fotoprotección para contribuir a reducir la incidencia del cáncer de piel en las islas.

La doctora Rodríguez recuerda que las personas con la piel y los ojos claros, que tienen muchas pecas, más de 50 lunares en el cuerpo, con antecedentes de melanoma en la familia o que se han sometido a numerosas sesiones de rayos UVA son especialmente vulnerables al sol. Asimismo, hace hincapié en que es fundamental tener en cuenta que la exposición frecuente al sol y las quemaduras solares en la niñez pueden causar un daño irreversible, que en etapas posteriores de la vida puede desembocar en un cáncer de piel.