La configuración que se ha tenido hasta hace poco de la osteoporosis, como una enfermedad estática, cuyo estudio se centraba en las propiedades físicas de los materiales que componen el hueso está siendo ampliada sustancialmente por el conocimiento biológico. En este sentido, "se están empezando a comprender mejor las bases moleculares y celulares por las que funciona el tejido óseo y, como consecuencia, los mecanismos claves de la enfermedad frente a los que desarrollar nuevas intervenciones farmacológicas", indica el Prof. Gabriel Herrero-Beaumont, del servicio de Reumatología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, y organizador del simposio, junto con los Dres. Santos Castañeda Sanz, del servicio de Reumatología del Hospital de la Princesa, de Madrid; Sergio García Pérez, de la sección de Reumatología del Hospital Universitario Puerta del Mar, de Cádiz; y el Dr. Manuel Rodríguez Pérez, de las secciones de Enfermedades del Metabolismo Óseo y Mineral y Reumatología del Hospital Regional Universitario Carlos Haya, de Málaga.
Fuente: Noticias de Salud