Un estudio español publicado en International Journal of Radiation concluye que los pacientes con cáncer de próstata localizado mantienen mejor calidad de vida al ser tratados con braquiterapia que con cirugía o radioterapia.
Fuente: El País