manchas2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEn las dos últimas décadas, la incidencia del cáncer de piel se ha incrementado en todo el mundo. Solo en España, ha sufrido un incremento de un 10% anual, aumentando un 38% en los últimos cuatro años. Los especialistas de Hospital Quirón Murcia y Torrevieja nos ofrecen consejos de cómo protegernos del sol. La doctora Nuria Latorre, especialista en dermatología de Hospital Quirón Torrevieja, advierte que 'es importante concienciarnos de que la prevención es posible y que necesitamos la colaboración de todos'. Se está ante el tumor más frecuente en el cuerpo humano; de hecho, en nuestro país se detectan 50.000 nuevos casos cada año, de los que casi la mitad son melanomas (la forma más agresiva). En el Día Mundial del Cáncer de Piel, la buena noticia es que se puede prevenir.
La doctora Latorre recomienda acudir anualmente al dermatólogo a partir de los 50 años, o si se detecta alguna anomalía al hacer un autocontrol de toda la superficie corporal. Al mismo tiempo, 'es importante insistir en el papel fundamental del diagnóstico precoz, pues reduce drásticamente la gravedad de la afección que, en la mayoría de estos casos, puede tratarse mediante cirugía'.
Los días de vacaciones nos invitan a pasar más tiempo al aire libre, sobre todo en las zonas de costa. Así mismo, las personas con piel, cabellos y ojos claros, y muchos lunares, corren mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad, pero también está cambiando el perfil de los afectados, ya que el melanoma ha aumentado entre la población más joven, independientemente de sus características físicas, debido a que estar moreno se considera sinónimo de belleza en la sociedad actual.
La importancia del diagnóstico precoz
Si tenemos sospechas de que podemos tener una lesión grave en la piel, es importante que el diagnóstico sea lo más temprano posible, para evitar consecuencias más graves. Lo importante es acudir al especialista en cuanto detectemos una lesión nueva.

El cáncer de piel se manifiesta de múltiples formas, incluso para un mismo tipo de tumor. Puede presentarse como un pequeño granito que crece lentamente o como un bulto que aumenta rápidamente. También como una pequeña herida no cicatrizada o como una mancha rosada y escamada. Este tipo de cáncer no suele dar síntomas hasta fases muy avanzadas, pero que no lo haga no significa que no sea grave. Ante cualquier duda o temor se debe consultar al dermatólogo.


Preparar la piel para el sol

'La herramienta que tenemos a nuestro alcance para prevenir el cáncer de piel es actuar sobre la protección solar', destaca la doctora Silvina Ganglio, especialista en dermatología de Hospital Quirón Murcia.

El concepto de fotoprotección está cambiando y debemos entender que la fotoprotección integral debe incluir también la prevención del daño oxidativo generado por las radiaciones ultravioletas. Por esto, continúa la doctora Gaglio, 'es prioritario fortalecer los sistemas antioxidantes naturales. Existen sustancias antioxidantes que, administradas de forma tópica o sistémica, son capaces de contrarrestar los efectos lesivos derivados de las especies reactivas de oxígeno'.

Naturalmente, los niveles de antioxidantes en la piel son mayores en zonas fotoexpuestas. Podemos fortalecerlos mediante la aplicación intradérmica con determinadas vitaminas o minerales en las zonas más expuestas, como cara, escote y dorso de las manos.


Medidas de prevención

• Evitar el sol alrededor del mediodía reduce las radiaciones ultravioletas
• Usar ropa adecuada reduce hasta un 93% de radiación incidente. La protección es mayor cuanto menores son los espacios entre hilos y cuanto mayor es el peso y el grosor del tejido.
• Usar sombreros y gafas de sol que filtren el 99% de los UVA y UVB
• Protegerse en la sombra disminuye la radiación directa, pero no la indirecta.
• Hacer un buen uso de la crema de protección solar. El fotoprotector adecuado tiene que tener más de 30 de protección, ha de aplicarse en cantidad suficiente y antes de 30 minutos de la exposición solar. Repetir la operación cada dos horas o después del baño.