Los verdaderos amantes del café lo tienen claro: la mejor forma de saborearlo es tomándolo solo sin necesidad de aderezarlo con nada. Sin embargo, desde el punto de vista de la salud, la doctora Pilar Riobó, jefe asociado de la sección de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, asegura que «puede ser muy interesante tomarlo con leche, ya que la cafeína aumenta, ligeramente, la secreción urinaria del calcio y se ha sugerido que la ingesta de café sólo podría ser un factor de riesgo para la osteoporosis».
Fuente: La Razón