Siempre hay algo que les gustaría cambiar. Cuando no es de arriba es de abajo lo cierto es que, si hay para ello, lo que se viene haciendo estos últimos años es engordar la cuenta corriente de los cirujanos plásticos que se están poniendo las botas.
Fuente: La Opinión de Zamora