Además de su elevado potencial como instrumento de regeneración en tejidos como el corazón, las células madre, y más concretamente las embrionarias, son un excelente modelo para estudiar enfermedades como el cáncer, ya que estas células se comportan como las cáncerigenas
Fuente: Diario Médico