Hace unas semanas, la revista 'The New England Journal of Medicine' ('NEJM') publicó dos trabajos que han abierto un intenso debate entre los médicos que tratan las fracturas de vértebras debidas a la osteoporosis. Ambos estudios echan por tierra una técnica empleada con frecuencia para combatir el dolor de espalda: la vertebroplastia, que consiste en inyectar una especie de cemento en la zona afectada (ver gráfico). En los pacientes a los que se aplicó este procedimiento no se apreció un alivio de los síntomas superior al que alcanzaron aquéllos en los que simplemente se simuló la administración de la terapia.
Fuente: EL Mundo